Publicado en línea el Viernes 19 de marzo de 2021, por JDF

Parecía una operación inteligente. La esperable del tándem Iván Redondo/Pedro Sánchez: moción de censura en Murcia e inicio de una nueva etapa política. Los objetivos eran visibles, agudizar el conflicto entre las derechas, debilitar el liderazgo de Pablo Casado y seguir dándole vida a Ciudadanos con la finalidad de aminorar la presencia de Unidas Podemos. Es una vieja obsesión de Pedro Sánchez, gobernar con Arrimadas y neutralizar a Iglesias. Pronto se vio que la maniobra tenía problemas y que Ayuso la iba aprovechar para convocar elecciones anticipadas en Madrid, lo que deseaba desde hace mucho tiempo. Como todo puede empeorar, el PP de Murcia se movió rápidamente para comprar a una parte del grupo parlamentario de Ciudadanos. Tan viejo como nuestras derechas.

El panorama era especialmente negativo. Ayuso tomaba la iniciativa en el momento que más le convenía, el PSOE resucitaba de nuevo a Gabilondo; es decir, reconocía anticipadamente su derrota; a su izquierda, todo eran problemas. Más Madrid y UP en horas bajas, escasa voluntad de acuerdo y con una izquierda social y cultural desmovilizada. La presidenta de Madrid lleva meses preparándose para esta confrontación política. Se ha opuesto de manera sistemática al Gobierno de Sánchez, organizando un bloque social muy amplio con todos los presuntamente perjudicados por las políticas anti pandemia y culpabilizándolo de los males de Madrid. “Madrid contra Madrid”. Se trata de otra forma de “secesionismo de los ricos” practicado por una oligarquía madrileña que ha convertido el “capitalismo de amiguetes” en una estrategia de masas.

Rápidamente las encuestas han respaldado la iniciativa de Ayuso. Las derechas pensaban que su mayoría absoluta estaba garantizada. En las izquierdas de este Madrid bajo dominio neoliberal crecía la desmoralización, el pesimismo y el hartazgo. Al final, el problema sería saber si UP tenía grupo parlamentario o desaparecería como referente alternativo de la izquierda. En resumen, continuar la tendencia ya iniciada en Galicia, en Euskadi y, en menor medida, en Cataluña.

La decisión de Pablo Iglesias de abandonar el gobierno y presentarse como candidato a las elecciones autonómicas de Madrid es una noticia importante. Por lo pronto, rompe el marco construido por Ayuso en estos días y manda un mensaje de esperanza, de aliento y de movilización en momentos nada fáciles. Una decisión como esta responde a razones complejas que aquilatan un juicio político y obligan, al final, a una definición. Hacer política es decidir. Si algo caracteriza a Pablo Iglesias es crecerse en las dificultades y no aceptar pasivamente el decurso de los acontecimientos.

¿Qué ha podido pesar para tomar una decisión tan arriesgada y audaz a la vez? En primer lugar, los límites de UP en el Gobierno de Pedro Sánchez. Por activa o por pasiva, el PSOE ha ido jugando sus cartas evitando cumplir con los aspectos más progresivos del programa acordado, retardando las reformas y debilitando sus contenidos; sigue favoreciendo -lo de Murcia es muy significativo- la relación con Ciudadanos, más para ningunear a UP que agudizar los conflictos con las derechas. Se ha hablado en estos días de adelanto de las elecciones y de una cierta tregua que tenía mucho que ver con los fondos europeos y su reparto. En segundo lugar, la situación de UP no es nada brillante. Hacía falta un revulsivo, un hecho relevante que marcara una discontinuidad, una ruptura. La decisión de Ayuso la ha posibilitado. Pablo Iglesias se la juega porque sabe que tiene que reinventarse de nuevo. No es solo Madrid, es el proyecto en sentido fuerte el que no debe ser clausurado.

No sé qué ha significado para Pablo Iglesias la acción de gobierno y la gestión de los conflictos con un partido como el PSOE. Le hemos visto, una y otra vez, criticando el inmenso poder de los grupos económicos dominantes y su fuerte control de los medios de comunicación. Ha señalado que una parte del Gobierno estaba siendo influenciado por estos grupos económicos y que las modestas reformas emprendidas no cuajaban. La identidad republicana ha sido subrayada con fuerza y no ha tenido inconveniente en poner en cuestión la calidad de nuestra democracia a propósito de un personaje como Puigdemont. Ser gobierno y, a la vez, oposición no es algo que pueda durar mucho tiempo.

Con esta decisión Pablo Iglesias manda varios mensajes a la vez: no es un político al uso y está dispuesto a arriesgar en un combate difícil, con todo en contra y con escasos triunfos a conseguir; que le importa poco la erótica del poder y los oropeles de una vicepresidencia cuando de lo que se trata es de dar la cara y apostar por una propuesta encarnada en las clases populares; que no se puede consentir, como han hecho otros, el triunfo de las derechas sin combatir, sabiendo -él lo sabe- que solo se pierden las batallas que no se dan y que un gran enemigo (la oligarquía madrileña) es lo que te hace grande.

Comienza una nueva etapa en Unidas Podemos. No sabemos cuánto durará el Gobierno de coalición sin Pablo Iglesias. La palabra clave, a mi juicio, es reconstrucción. Poner en pie un nuevo proyecto nacional-popular recomponiendo vínculos sociales, reinsertándose con más fuerza en los territorios, movilizando a las alicaídas agrupaciones. Solo la acción colectiva es capaz de generar ilusión, convertir la esperanza en fuerza política es la tarea del momento. Un acuerdo entre Más Madrid y Unidas Podemos, con todas las dificultades que ello implica, sería la señal de un nuevo inicio y de una apuesta clara por hacer política a lo grande.

Fuente: https://www.cuartopoder.es/ideas/opinion/2021/03/16/madrid-entre-el-palacio-y-la-gente/


[ Imprimir este artículo ] [ Enviar a un amigo ] [ Ir a la cabecera ]
 

 
 

   APPS

   ASIA

   DEMOCRACIA

   DERECHOS HUMANOS

   DESARROLLO/GLOBALIZACIÓN

   DIÁLOGO NORTE-SUR

   ECOLOGÍA VS ECONOMÍA

   ENLACES - LINKS

   ESTADÍSTICAS

   EUROPA

   LATINOAMÉRICA

   OLVIDADOS POR LA HISTORIA

   SOLIDARIDAD

   TRIBUNA LIBRE



LISTA DE CORREO


�Desea participar al enrequecimiento de esta p�gina?

�Quiere denunciar alguna situaci�n?

Env�enos su art�culo a esta direcci�n de correo electr�nico:

   webmaster@respublicae.org

[ Mapa del sitio ] [ Ir a la cabecera ]

 


 
En la misma sección

Leer otros artículos :
El eterno surtidor de petróleo
Priorizar la vida o la economía dictará los rumbos urbanos pospandemia
La pandemia acelera una crisis que ya existía
Israël défend son occupation illégale du Golan
Honduras Comunidad LGBT bajo ataque mortal
Perú: el sistema menos democrático de Occidente
El factor Jadue
Réunion du Conseil de sécurité sur la situation humanitaire en Syrie
Los Campamentos Dignidad denuncian el incumplimiento de las promesas del Presidente de Extremadura
La Manga Club intenta cambiar de puesto a las personas acosadas y mantiene al acosador

EN LA RED :
Discurso de Yolanda Díaz en la reunión del grupo parlamentario Unidas Podemos.
Reunión del Grupo Parlamentario de Unidas Podemos-En Comú Podem-Galicia en Común
Un vistazo a los pronósticos de los equipos de la NBA
Podemos ante la escalada de extremismo y ataques de Israel al pueblo palestino
Joe Biden réinvente le racisme, par Thierry Meyssan
Les électeurs US veulent légiférer contre Facebook et Twitter
L’Ukraine participera à l’exercice Otan Defender Europe 2022
Christopher Steele a remis un nouveau dossier Trump à la Maison-Blanche

[ Ir a la cabecera ]
 

Portada En breve Mapa del sitio Redacci�n


Respublicae.Org es un portal abierto que se nutre de los trabajos de muchos colaboradores ben�volos externos, de diferentes origen e ideolog�a. Por lo tanto, los administradores de este portal no se hacen responsables de las opiniones vertidas en los art�culos que aqu� se publican.
Copyright © RESPUBLICAE.ORG 2003-2007
Sitio web desarrollado con SPIP, un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Dise�o © Drop Zone City & Respublicae.Org