Publicado en línea el Sábado 6 de marzo de 2021, por Caty R

No le dejan verle ni le dan noticia. Desde el sábado 27 de febrero está en Tiflit, una cárcel de Marruecos famosa por sus atrocidades. Menina, la madre del periodista Haddi, fue a la cárcel el lunes. La hicieron pasar, esperar, para luego decir que no era posible la visita. El martes, tampoco. Ella ya no sabe si su hijo está vivo. “Si todavía está vivo, deberían permitirnos visitarlo; y si está muerto, deberían darnos sus restos”.

Menina se ha estado moviendo. Se ha presentado en la Dirección de la Administración Penitenciaria. Y se ha reunido con la AMDH, la Asociación Marroquí de Derechos Humanos. No hay nada todavía. Lo seguirá intentando.

Surgen iniciativas por la suerte de Haddi. La Asociación Saharaui de la Comunidad de Madrid y el Colectivo ESPISAHARA han iniciado una recogida de firmas en la plataforma change.org , pidiendo la intervención de Amnistía Internacional, el Gobierno de España y el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas. El domingo hubo manifestación ante la Embajada de Marruecos, en Madrid. El Movimiento por los presos políticos saharauis mantiene una presencia diaria ante el Ministerio de Exteriores, testimonio de la responsabilidad española. Multitud de asociaciones y parlamentarios han secundado el llamamiento de CODESA -Colectivo de defensores saharauis de derechos humanos en el Sahara Occidental- pidiendo a la Cruz Roja Internacional que actúe. El Observatorio para la Protección de los Defensores de Derechos Humanos, programa conjunto de la Organización Mundial Contra la Tortura (OMCT) y de la FIDH, pide su liberación, una investigación y firmas. La izquierda del Parlamento Europeo ha hecho una pregunta a la Comisión preocupándose por la violencia en los territorios ocupados y pidiendo que una delegación visite a Haddi. La Delegación Saharaui para España hace un llamamiento para salvar la vida de Haddi. Pide la intervención de la Cruz Roja Internacional y subraya el deber jurídico y moral que tiene España de cumplir con la legalidad internacional.

Ya, en 2017, el Grupo de Trabajo sobre detenciones arbitrarias y varios relatores especiales sobre derechos humanos, tortura, libertad de expresión, entre otros, describían las torturas y las violaciones al derecho a un juicio justo de los condenados de Gdeim Izik, grupo al que pertenece Haddi; y añadían que estas violaciones eran debidas al ejercicio por los saharauis de la libertad de expresión y de opinión. Ahí quedó todo. Un reconocimiento tan explícito no tuvo consecuencias.

Mohamed Lamin fue condenado en el juicio farsa de Gdeim Izik a 25 años, de los que ha cumplido 10. Empezó la huelga por las condiciones de la cárcel, que eran insoportables, “mejor la muerte que seguir así”. Su situación en la cárcel es desesperada. Exige, él y los demás presos saharauis, la libertad incondicional por ser un preso de conciencia, o, al menos, traslado a una cárcel de su territorio como indica el derecho internacional humanitario, el fin del aislamiento –en su caso de tres años y medio- desde que le trasladaron de la cárcel de El Arjat a la de Tiflit 2 con motivo de la dispersión forzosa del grupo de Gdeim Izik; pide el cese de la desatención médica intencionada, de los abusos de los carceleros que le acosan con humillaciones, con razzias en la celda sin medidas de seguridad contra el COVID, con requisa de sus pertenencias; quiere que le dejen estudiar; quiere higiene, comida decente; quiere no estar permanentemente a oscuras; quiere comunicación telefónica y física con la familia. Lleva un año sin que le permitan recibir visitas.

Los carceleros le faltan el respeto en momentos tan duros y llegan a preguntarle si todavía no se ha muerto. Una sanitaria no le visitó para hacer un seguimiento de su huelga -Haddi nunca ha sido objeto de control médico por su huelga- sino para amenazarle con meterle en un zulo. El director de la prisión le amenazó de muerte si no dejaba la huelga.

Marruecos lleva la represión política hasta sus últimas consecuencias. No ceder un ápice ante unas reivindicaciones justas y no permitir que una madre consiga ver a su hijo tan grave.

Fuente: https://contramutis.wordpress.com/2021/03/03/cincuenta-dias-de-huelga-de-hambre-y-ni-un-atisbo-de-humanidad-para-haddi-y-su-madre/


[ Imprimir este artículo ] [ Enviar a un amigo ] [ Ir a la cabecera ]
 

 
 

   APPS

   ASIA

   DEMOCRACIA

   DERECHOS HUMANOS

   DESARROLLO/GLOBALIZACIÓN

   DIÁLOGO NORTE-SUR

   ECOLOGÍA VS ECONOMÍA

   ENLACES - LINKS

   ESTADÍSTICAS

   EUROPA

   LATINOAMÉRICA

   OLVIDADOS POR LA HISTORIA

   SOLIDARIDAD

   TRIBUNA LIBRE



LISTA DE CORREO


�Desea participar al enrequecimiento de esta p�gina?

�Quiere denunciar alguna situaci�n?

Env�enos su art�culo a esta direcci�n de correo electr�nico:

   webmaster@respublicae.org

[ Mapa del sitio ] [ Ir a la cabecera ]

 


 
En la misma sección

Leer otros artículos :
El COPINH sigue pidiendo justicia para que el crimen de la activista indígena Berta Cáceres no quede impune
Condena histórica para un empresario por su responsabilidad durante la dictadura argentina
El pensamiento solo es hijo del pensamiento
A la caza del aliado o la muerte de la “nueva masculinidad”
Ollas de esperanza: el pueblo chileno en resistencia
Communiqué concernant les conclusions l’UE sur le forage turc en Méditerranée
1 de mayo combativo en una Francia movilizada contra la “Ley del Trabajo”
Venezuela: Una multitud con Maduro para decirle NO a Obama y su prepotencia
Podemos Andalucía destaca la responsabilidad y ejemplaridad de la exedil de Puerto Real que ha sido absuelta
Le Liban reconnaît-il la fin de la guerre en Syrie ?

EN LA RED :
El 4 de mayo, #QueHableLaMayoría
📺Entrevista a Pablo Iglesias en la Televisión Pública
Pablo Iglesias DESMONTA el victimismo de VOX en Vallecas
El 4 de mayo nos jugamos lo más importante: la libertad | Mensaje de Pablo Iglesias
La stratégie de Sécurité nationale du président Biden, par Thierry Meyssan
Invertir en Bitcoin Vs invertir en bancos
L’armée US « défenseur » de l’Europe arrive, par Manlio Dinucci
Covid-19 : échec de l’approche occidentale, par Thierry Meyssan

[ Ir a la cabecera ]
 

Portada En breve Mapa del sitio Redacci�n


Respublicae.Org es un portal abierto que se nutre de los trabajos de muchos colaboradores ben�volos externos, de diferentes origen e ideolog�a. Por lo tanto, los administradores de este portal no se hacen responsables de las opiniones vertidas en los art�culos que aqu� se publican.
Copyright © RESPUBLICAE.ORG 2003-2007
Sitio web desarrollado con SPIP, un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Dise�o © Drop Zone City & Respublicae.Org