Publicado en línea el Jueves 25 de febrero de 2021

Amnistía Internacional considera que es presa de conciencia la persona que ha sido privada de su libertad únicamente por sus convicciones profundas o por motivos discriminatorios relacionados con su origen étnico, sexualidad, género u otra identidad, y que no ha recurrido a la violencia ni ha propugnado la violencia o el odio.La afirmación de que la decisión de Amnistía sobre Aleksei Navalny se debe a presiones externas es falsa y se basa en el desconocimiento de nuestra consolidada y pormenorizada política interna.Amnistía Internacional se opuso al arresto y encarcelamiento de Aleksei Navalny en Moscú en enero de 2021, que tuvo lugar en el contexto de una campaña generalizada de brutal represión emprendida por las autoridades rusas contra activistas de actitud pacífica y miembros de la oposición al gobierno. Decenas de miles de personas fueron detenidas en manifestaciones contra el gobierno del presidente Vladimir Putin, y Amnistía emitió reiterados llamamientos para que se respetaran los derechos de quienes protestaban, y también en favor de una investigación independiente sobre el presunto envenenamiento de Aleksei Navalny.Amnistía llamó preso de conciencia a Navalny tras su detención para subrayar el carácter injusto de su detención y nuestra oposición a su enjuiciamiento infundado. Nuestra postura sobre esos actos reprobables de las autoridades rusas no ha cambiado.Posteriormente se expresó preocupación en el seno del movimiento de Amnistía por la consideración de Navalny como preso de conciencia ya que, en el pasado, había hecho comentarios que podían constituir apología del odio y, por tanto, incitación a la discriminación, la violencia o la hostilidad.Amnistía Internacional decidió reexaminar el caso y llevó a cabo una revisión exhaustiva de las pruebas. Tras considerarlo detenidamente, concluimos que habíamos cometido un error con esta designación inicial. Nos habíamos centrado exclusivamente en las circunstancias que rodeaban la injusta detención de Navalny sin tener suficientemente en cuenta algunos de sus comentarios anteriores, de los cuales no se ha retractado, hasta donde sabemos. Concluimos que varios de ellos eran equivalentes a apología del odio, lo cual es incompatible con nuestra definición de preso de conciencia, y tomamos la decisión interna de no volver a designarlo así en el futuro.Los informes que indican que la decisión de Amnistía estuvo influida por la campaña de desprestigio del Estado ruso contra Navalny son falsos. En ningún momento se tuvieron en cuenta las declaraciones falsamente atribuidas a Navalny, ni la información que tiene como único fin desacreditarlo. La propaganda de las autoridades rusas es perfectamente reconocible.La propia Amnistía Internacional ha sido objeto de campañas de desinformación por parte de las autoridades rusas y los medios de comunicación dirigidos por el Estado. Nuestro incesante activismo, investigación y campaña de actitud crítica con el gobierno ruso demuestra claramente que satisfacer al Kremlin no forma parte de nuestra agenda.Es cierto que algunos de los comentarios de Navalny en el pasado han adquirido más resonancia tras su reciente detención, en el contexto de una campaña deliberada del presidente Putin y sus simpatizantes para desacreditar a Navalny. Eso no cambia el hecho de que, al examinar estas declaraciones, Amnistía haya considerado que algunas son incompatibles con nuestras políticas. Por una cuestión de principios, no podemos ignorar la evidencia que tenemos delante.Amnistía no basa sus decisiones sobre la condición de preso o presa de conciencia en hilos de Twitter ni en el cabildeo de periodistas o simpatizantes del gobierno, sino en la base de pruebas y un análisis riguroso por parte de asesores en derecho y política y personal experto de investigación regional.El hecho de que Amnistía Internacional decidiera no referirse a Aleksei Navalny como preso de conciencia no tiene nada que ver con nuestra insistencia en que Navalny ha sido objeto de detención ilegítima, y de hostigamiento y enjuiciamiento promovidos por el Estado, por ejercer su derecho a la libertad de expresión.La evaluación en curso de los comentarios de Navalny en el pasado no está relacionada con nuestra postura sobre la brutal y progresiva campaña de represión de los derechos humanos por parte de las autoridades rusas, que incluye la detención arbitraria de Navalny y que condenamos en los términos más enérgicos.No obstante, reconocemos que esta inoportuna decisión interna ha distraído involuntariamente de la campaña en favor de la liberación inmediata de Navalny. Lamentamos profundamente cualquier daño que esto pueda haber ocasionado a la campaña por la liberación de Navalny, así como el sufrimiento causado a Navalny y a sus múltiples amistades y simpatizantes.La especulación en torno nuestra decisión interna ha desviado la atención de las crecientes violaciones de derechos humanos cometidas por las autoridades rusas y de nuestra demanda básica de que Navalny sea liberado. La controversia en torno a la consideración de preso o presa de conciencia por Amnistía Internacional ha sido instrumentalizada por el Kremlin para atacar a nuestra organización y a quienes expresan sus opiniones críticas sobre el gobierno ruso.No debe haber confusión: nada de lo que Navalny haya dicho en el pasado justifica su actual detención, que se debe a motivos puramente políticos. Navalny ha sido detenido arbitrariamente por ejercer su derecho a la libertad de expresión, y por esta razón seguimos haciendo campaña por su liberación inmediata.


[ Imprimir este artículo ] [ Enviar a un amigo ] [ Ir a la cabecera ]
 

 
 

   APPS

   ASIA

   DEMOCRACIA

   DERECHOS HUMANOS

   DESARROLLO/GLOBALIZACIÓN

   DIÁLOGO NORTE-SUR

   ECOLOGÍA VS ECONOMÍA

   ENLACES - LINKS

   ESTADÍSTICAS

   EUROPA

   LATINOAMÉRICA

   OLVIDADOS POR LA HISTORIA

   SOLIDARIDAD

   TRIBUNA LIBRE



LISTA DE CORREO


�Desea participar al enrequecimiento de esta p�gina?

�Quiere denunciar alguna situaci�n?

Env�enos su art�culo a esta direcci�n de correo electr�nico:

   webmaster@respublicae.org

[ Mapa del sitio ] [ Ir a la cabecera ]

 


 
En la misma sección

Leer otros artículos :
Opep+ pode ter reunião extra em outubro se mercado de petróleo piorar
Bielorrusia: Nuevas represalias contra activistas de la sociedad civil acentúan la feroz represión de los derechos humanos
Turquía: Absueltas personas enjuiciadas por defender la libertad de prensa
Europa: Cómo combatir la discriminación en la lucha contra el terror
Qatar no debe expulsar a activista de derechos humanos en peligro en Arabia Saudí
La vista sobre la extradición de Assange será una prueba de fuego para la justicia británica y la estadounidense
08/07/13 - Comunidad indígena amazónica sobrevive en la ciudad. Escuela intercultural bilingüe en Lima celebra aniversario
Irán: Detengan la ejecución de 12 hombres condenados por presuntos delitos de drogas
04/03/16 - [ENTREVISTA ESPECIAL] Como vivir la espiritualidad en los días actuales
08/07/16 - [Esticadores de Horizontes] Por más políticas públicas para jóvenes LGBT

EN LA RED :
Ukraine, bombe US en Europe, par Manlio Dinucci
Le coup d’État qui n’a pas eu lieu en Jordanie, par Thierry Meyssan
Le Donbass en danger
L’association qui veut juger le président el-Assad est une escroquerie
Moscou propose au Hezbollah d’ouvrir une représentation en Russie
La vérité sur le « sofagate » d’Ankara, par Thierry Meyssan
Émeutes unionistes en Irlande du Nord
Ouverture des archives présidentielles relatives au Rwanda entre 1990 et 1994

[ Ir a la cabecera ]
 

Portada En breve Mapa del sitio Redacci�n


Respublicae.Org es un portal abierto que se nutre de los trabajos de muchos colaboradores ben�volos externos, de diferentes origen e ideolog�a. Por lo tanto, los administradores de este portal no se hacen responsables de las opiniones vertidas en los art�culos que aqu� se publican.
Copyright © RESPUBLICAE.ORG 2003-2007
Sitio web desarrollado con SPIP, un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Dise�o © Drop Zone City & Respublicae.Org