Publicado en línea el Martes 9 de febrero de 2021, por Miguel Arróniz

Se ha hecho público el contrato de Messi por el Fútbol Club Barcelona: 555 millones de euros por cuatro temporadas. La gente común, no enajenada por el fútbol, la considera una absoluta irracionalidad. La sociedad burguesa es supuestamente la sociedad donde impera la razón. Y esto es un caso manifiesto de infracción de ese valor. También supuestamente la sociedad burguesa busca la igualdad y rige el principio de que la búsqueda del beneficio individual debe procurar el beneficio de la totalidad. Así que el sueldo de Messi atenta también contra esos dos valores. No obstante, han salido a la palestra pública muchas personalidades defendiendo la legitimidad y la racionalidad de ese descomunal sueldo. Entre ellos Jorge Valdano. El 5 de febrero publicó un artículo donde argumentaba la defensa de la racionalidad del sueldo de Messi. Me veo en la necesidad de criticar punto por punto sus argumentos.

El precio de un genio

Empieza Valdano hablando del precio de un genio. El lenguaje es muy importante y de Messi como de ningún futbolista se puede decir que es un genio. Un genio era Einstein, Aristóteles, Hegel, Marx, Cervantes y en general todos los colosos de la ciencia y el pensamiento. El significado original y sustancial de las palabras no se debe alterar ni adulterar. Valdano podrá argumentar que para él Messi si es un genio. Pero al igual que en la física y en la biotecnología, por ejemplo, exigimos rigor y precisión, también debemos exigirlo en la lingüística. El significado de las palabras está determinado socialmente y no individualmente. Así que insisto: Messi no es un genio. La lucha ideológica también se desarrolla en el ámbito del lenguaje y los marxistas no debemos permitir que cualquier persona utilice las palabras como quiere, aunque sea toda la comunidad futbolística.

¿Cuánto vale un jugador que es una máquina de generar prestigio y dinero?

Después de aquella primera defensa, Valdano entra en su faceta de economista y formula la pregunta que encabeza este parágrafo. La pregunta que habría que hacerle a Valdano es la siguiente: ¿Para quién genera prestigio y dinero Messi? La respuesta es clara: fundamentalmente para sí mismo. Valdano no se pregunta cómo se genera este dinero y qué hace posible la generación de tanto dinero. No debe saber que sin la globalización, que es obra de todos y de muchísimas generaciones, Messi no podría generar ese dinero. No debe saber que sin las grandes conquistas de la ciencia, en especial en el campo de los satélites de la comunicación y la televisión, Messi no podría generar ese dinero. Y sin las grandes empresas globales y la publicidad, Messi no generaría ese dinero. Sin sustancia social, sin la acumulación durante muchas generaciones de fuerzas productivas y relaciones de producción, obra de miles de millones de personas, Messi no generaría dinero alguno.

¿Cuánto vale para un club (y para una ciudad) la imagen de una leyenda que proyecta una potente imagen global?

Esta es la segunda pregunta que se hace Valdano. La publicidad y la televisión en algunas de sus facetas generan la errónea ida de que la imagen está por encima de la realidad. Así que devolvámosle la pregunta a Valdano desde el punto de vista de la realidad: ¿Cuánto vale la ciudad de Barcelona, sus infraestructuras, su riqueza urbanística y arquitectónica, las grandes obras de sus pintores y músicos, sus instituciones académicas, su sistema sanitario, sus industrias, sus museos, su lengua, y toda su larga y dilatada historia? Sin duda que muchísimo más de lo que pueda valer Messi. Barcelona hubiera seguido siendo importante en el comercio mundial, hubiera seguido siendo importante para los turistas, aunque Messi no hubiera jugado en el Barcelona. Es Messi quien debe estar agradecido por haber tenido el privilegio de vivir en esa gran ciudad que se llama Barcelona y que le ha permitido enriquecerse de forma desproporcionada. Mientras Messi le debe a Barcelona un millón de cosas, Barcelona solo le debe a Messi una poquita cosa: entretenimiento para una parte de sus ciudadanos y un poco de publicidad para la ciudad. Los turistas y los hombres y mujeres de negocio no vienen a Barcelona por Messi y gracias a Messi sino por todo lo que ofrece Barcelona en su conjunto.

¿Cuánto vale la felicidad de estar representado por un genio en una causa popular y pasional como el fútbol?

Esta es la tercera pregunta que se hace Valdano. Que yo sepa las empresas, y los clubes de fútbol lo son, venden bienes o servicios. No venden felicidad. Los clubes de fútbol venden entretenimiento y la gente paga ese servicio: yendo al campo de fútbol o contratando una cadena de televisión de pago. Y qué es eso de que el fútbol es una causa popular y que Messi es su excelso representante. ¿En qué consiste esa causa? ¿O es que Messi hace llamamientos a los aficionados al fútbol para subvertir el orden social y lograr una mejor distribución de la riqueza? Valdano utiliza el lenguaje de un modo falaz. El fútbol es un medio de enajenación de masas, un medio que permite a las grandes masas sociales olvidarse de la dura realidad, de los salarios bajos, de la falta de oportunidades, y de las dificultades para hacer una vida feliz: pletórica en términos de riqueza material y riqueza cultural. Que en el momento de estar viendo un partido de fútbol tengas algunos instantes de felicidad puede aceptarse, pero que te haga feliz no debe aceptarse. Puesto que la felicidad la componen esas tres palabras mágicas que todos los españoles conocen: salud, dinero y amor.

¿Cuánto vale la impronta que dejará en la historia su paso por el Barca?

Con esta pregunta Valdano patina de mala manera. En la historia de la humanidad, en su desarrollo y evolución, el fútbol no representa gran cosa. Y la impronta que dejará Messi en la historia real será más bien anecdótica. Y cuando dentro de cientos de años las personas de ese entonces evalúen el fútbol en el desarrollo de la humanidad y observen la adoración que una parte de los seres humanos dedicaban a Messi, no lo comprenderán. No podrán imaginarse como poblaciones enteras llegaron a tan alto grado de enajenación, cómo permitieron que un solo individuo amasara el esfuerzo de muchos, cómo aceptaron que mientras Messi ganara 385.000 euros diarios un ingeniero industrial ganara solo 70 euros. No les cabrá en la cabeza tan alto grado de irracionalidad.

Una “vaquita” para pagarle

Después de todo lo dicho, Valdano añade lo siguiente: “Una vaquita para pagarle. El Barca presume de tener 340 millones de barcelonistas en el mundo, o sea que Messi vale, para cada culé, 50 céntimos de euros por año. Tirado. ¿Quién no haría ese esfuerzo para sentir que su orgullo de hincha está defendido por un genio?” Y Valdano se queda tan fresco. Supone una disposición en la voluntad de los hinchas del Barca sin haberles preguntado por la cuestión y sin que haya un debate previo. Porque habrán muchas personas que no piensan como él. ¿Por qué no hacerle otra pregunta a los culés? ¿Prefiere usted que Messi gane 170 millones de euros al año o salvar del hambre y de la muerte a 50.000 niños? Para Valdano está tirado que los hinchas del Barcelona tengan la disposición de poner 50 céntimos de euros para enriquecer de modo desproporcionado a un solo individuo y no se le pasa por la cabeza que con ese mismo dinero se les aseguraría la vida a 50.000 niños que morirían de hambre sin ese dinero. Da por sentado que la defensa por parte de Messi del orgullo del hincha está por encima de su sentimiento de justicia social. Aquí la enajenación futbolística mercantil de Valdano llega a unos extremos que pierde de vista uno de los aspectos más esenciales en el mundo de hoy: evitar la muerte por hambre de millones de niños.

El poder de mantener encendido el televisor

Había dado por acabado el artículo cuando recordé otras de las afirmaciones apologéticas sobre Messi de Jorge Valdano: “Amigo filtrador, en la justicia capitalista donde todos estamos obligados a bailar, existe una industria del espectáculo en la que el fútbol tiene una importancia medular y el poder de mantener encendido el televisor que asegura Messi produce, y por lo tanto vale, muchísimo dinero”. Valdano que vivirá supuestamente casi todo el día en el mundo del fútbol, cree que los demás, la inmensa mayoría de los ciudadanos, son como él. En primer lugar, cree que si Messi no juega, entonces los aficionados del Barca dejan de ver al Barca, y en segundo lugar, cree que si no hay fútbol la gente deja de ver la televisión. Piensa que los aficionados al fútbol, yo soy una de ellos, solo nos alimentamos del fútbol y todo lo pensamos en clave de fútbol. La televisión es mucho más que el fútbol y gracias a que es mucho más que el fútbol. Pues el fútbol no solo enajena sino embrutece. Messi no genera ese dinero que él supone, sino que ese dinero se genera en un sistema mercantil capitalista y gracias a ese sistema mercantil capitalista. Lo que es gracias al sistema, Valdano lo supone que es gracia a los ídolos del fútbol. Sin duda, y como tal vez sea lo lógico, Valdano tiene una concepción liberal del mundo, donde la riqueza de la sociedad es gracias al individuo y no la riqueza del individuo gracias a la sociedad. http://fcoumpierrezblogspotcom.blogspot.com/


[ Imprimir este artículo ] [ Enviar a un amigo ] [ Ir a la cabecera ]
 

 
 

   APPS

   ASIA

   DEMOCRACIA

   DERECHOS HUMANOS

   DESARROLLO/GLOBALIZACIÓN

   DIÁLOGO NORTE-SUR

   ECOLOGÍA VS ECONOMÍA

   ENLACES - LINKS

   ESTADÍSTICAS

   EUROPA

   LATINOAMÉRICA

   OLVIDADOS POR LA HISTORIA

   SOLIDARIDAD

   TRIBUNA LIBRE



LISTA DE CORREO


�Desea participar al enrequecimiento de esta p�gina?

�Quiere denunciar alguna situaci�n?

Env�enos su art�culo a esta direcci�n de correo electr�nico:

   webmaster@respublicae.org

[ Mapa del sitio ] [ Ir a la cabecera ]

 


 
En la misma sección

Leer otros artículos :
Cientos de manifestantes frente a la casa del primer ministro francés
Les exercices militaires russo-biélorusses « Zapad 2017 », par Valentin Vasilescu
STERM Intersindical pide responsabilidades políticas por la carta enviada a los centros educativos con respecto a la evaluación
Violentas manifestaciones en Guadalajara por el asesinato del obrero Giovanni López
Amanda Meyer: “Este 8 de marzo no hay nada que celebrar y mucho que pelear”
Didáctica del optimismo
La presidencia de Biden, Palestina-Israel y las perspectivas de paz
Avío, petricor o jabardillo: palabras que agonizan en la ‘España vacía’
Nicolás Maduro se solidariza con Piedad Córdoba tras atentado
La presse australienne contre la censure gouvernementale

EN LA RED :
Rueda de Prensa de Isa Serra
OBJETIVO: Salvar 2021 | Balance de Pablo Echenique
Qué necesitas para hacer trading desde tu dispositivo móvil
Pablo Iglesias entrevista a Valeria Vegas
💥 Pablo Iglesias ROMPE EL TEMA TABÚ en el Congreso: EL PODER MEDIÁTICO 📺📰
Les États-Unis renouent avec le Conseil des droits de l’homme de l’Onu, par Antony Blinken
Le Panama ne reconnaît plus Guaidó, mais Maduro
La place de l’Amérique dans le monde, par Joseph R. Biden Jr.

[ Ir a la cabecera ]
 

Portada En breve Mapa del sitio Redacci�n


Respublicae.Org es un portal abierto que se nutre de los trabajos de muchos colaboradores ben�volos externos, de diferentes origen e ideolog�a. Por lo tanto, los administradores de este portal no se hacen responsables de las opiniones vertidas en los art�culos que aqu� se publican.
Copyright © RESPUBLICAE.ORG 2003-2007
Sitio web desarrollado con SPIP, un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Dise�o © Drop Zone City & Respublicae.Org