Publicado en línea el Lunes 8 de febrero de 2021, por Miguel Arróniz

Gracias a nuestros irresponsables, distorsionados y desmesurados patrones de consumo (en continuo crecimiento), hoy en día la humanidad enfrenta el dilema perentorio de optar por la construcción de un nuevo modelo civilizatorio o, simplemente, perecer, junto con toda otra forma de vida existente sobre nuestro planeta, al agotarse los recursos naturales que explota en un afán irracional de maximización de ganancias y de producción de una diversidad de mercancías que han terminado por incrementar los niveles de contaminación ambiental que se vienen observando desde, aproximadamente, cuarenta años atrás. Hay un desperdicio y un derroche de recursos, bienes y servicios estimulados por el sistema capitalista, lo cual amenaza por entero los ecosistemas existentes sin que se apliquen medidas efectivas que permitan contenerlos y adoptar una concepción del desarrollo más acorde con la naturaleza y una urgente convivencia humana.

Los efectos de esta concepción capitalista no sólo se evidencian en la destrucción creciente del entorno natural sino que también se palpan al observar cómo los niveles de pobreza, desigualdad social y crisis económica obligan a millones de personas a salir de sus países en búsqueda de mejores oportunidades de vida, lo que representa para los países de destino un incremento no calculado del gasto público mediante la utilización del sistema de salud y otros servicios que éstas requieran. Por otra parte, se halla la posibilidad no descartada de conflictividad social, dada la tendencia -auspiciada por algunos medios y dirigentes políticos- de rechazar y agredir a los migrantes bajo el pueril argumento que éstos dejarían sin empleo a la población nativa; lo cual genera xenofobia y odio racial entre muchos, gracias, en gran medida, al extremismo desatado por medio del mundo digital. Son hechos derivados de la ilusión creada por el sistema capitalista respecto al tipo de sociedad ideal imperante en Europa y Estados Unidos, con iguales oportunidades de ascenso social y económico para todos, a diferencia del resto del mundo donde imperaría, nefastamente, la desidia, la ineptitud y la corrupción gubernamentales, lo que hace que en estos países sea un rasgo permanente el subdesarrollo.

Por ello, el dilema al cual se enfrenta la humanidad del siglo 21 tiene que abordarse de un modo integral. No sólo contempla la lucha por la preservación de la naturaleza o la eliminación de las relaciones de producción actuales. Éste apunta también a la eliminación de las relaciones de poder que supedita los intereses de una mayoría a los de una minoría, lo que causa que esta última ignore los derechos colectivos y le fije precio a todo territorio, recurso o persona, convencida de su superioridad y, por tanto, de la autoridad que le confiere su elevada posición económica para hacerlo sin ninguna clase de remordimiento. A los sectores populares -siendo como son, en un amplio sentido, las víctimas sempiternas del modelo civilizatorio vigente- les corresponde librar batallas que hagan factible dirimir tan importante asunto, más allá de cualquier reivindicación parcial e inmediata que se considere.

Ésta no será, ciertamente, una tarea fácil. Ella requiere de conciencia moral de parte de quienes quieran emprenderla, de organización, de propuestas comunes a las cuales se adhieran, sin perder su autonomía, individuos y movimientos que aspiran cambiar, en igual o mayor medida, el orden establecido y, en especial, de liderazgos revolucionarios capaces de asumir la concepción y el ejercicio de la democracia participativa, protagónica y/o directa de forma integral y profunda para acceder, finalmente, a esa civilización de nuevo tipo que se estaría gestando entre todos. Todo lo cual debiera desencadenar, según brillante expresión del poeta venezolano Aquiles Nazoa, los poderes creadores del pueblo, un pueblo finalmente emancipado, es decir, que sea gestor y beneficiario directo de su propio destino.


[ Imprimir este artículo ] [ Enviar a un amigo ] [ Ir a la cabecera ]
 

 
 

   APPS

   ASIA

   DEMOCRACIA

   DERECHOS HUMANOS

   DESARROLLO/GLOBALIZACIÓN

   DIÁLOGO NORTE-SUR

   ECOLOGÍA VS ECONOMÍA

   ENLACES - LINKS

   ESTADÍSTICAS

   EUROPA

   LATINOAMÉRICA

   OLVIDADOS POR LA HISTORIA

   SOLIDARIDAD

   TRIBUNA LIBRE



LISTA DE CORREO


�Desea participar al enrequecimiento de esta p�gina?

�Quiere denunciar alguna situaci�n?

Env�enos su art�culo a esta direcci�n de correo electr�nico:

   webmaster@respublicae.org

[ Mapa del sitio ] [ Ir a la cabecera ]

 


 
En la misma sección

Leer otros artículos :
Presidente interino de la Cámara de Diputados anula tramitación del proceso de impeachment contra Dilma
Combatientes sirios y kurdos toman la ciudad de Tel Rifaat
Los informativos de Radio Nacional de España apuestan por el negocio
La Casa Real y los GAL se cuelan en la reforma de la Ley de Secretos Oficiales
¡500 años después las epidemias siguen aquí!
Aviones de guerra israelí atacan a Gaza y matan a una mujer
Se intensifican vínculos de complicidad entre el Reino de Marruecos e Israel
Puerto Rico.- Celebran cumpleaños a prisionera política Ana Belén Montes
Reflexiones sobre un Plan B para Europa
"No a la venta de 13 caminos públicos en Valdepeñas"

EN LA RED :
Rueda de Prensa de Isa Serra
OBJETIVO: Salvar 2021 | Balance de Pablo Echenique
Qué necesitas para hacer trading desde tu dispositivo móvil
Pablo Iglesias entrevista a Valeria Vegas
💥 Pablo Iglesias ROMPE EL TEMA TABÚ en el Congreso: EL PODER MEDIÁTICO 📺📰
Les États-Unis renouent avec le Conseil des droits de l’homme de l’Onu, par Antony Blinken
Le Panama ne reconnaît plus Guaidó, mais Maduro
La place de l’Amérique dans le monde, par Joseph R. Biden Jr.

[ Ir a la cabecera ]
 

Portada En breve Mapa del sitio Redacci�n


Respublicae.Org es un portal abierto que se nutre de los trabajos de muchos colaboradores ben�volos externos, de diferentes origen e ideolog�a. Por lo tanto, los administradores de este portal no se hacen responsables de las opiniones vertidas en los art�culos que aqu� se publican.
Copyright © RESPUBLICAE.ORG 2003-2007
Sitio web desarrollado con SPIP, un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Dise�o © Drop Zone City & Respublicae.Org