Publicado en línea el Sábado 6 de febrero de 2021, por Alfredo Iglesias

Bolsonaro ganó las elecciones presidenciales por la votación masiva de los canutos, de los partidos de derecha brasileños y de los incautos que se unieron contra Lula da Silva, a quien dejaron fuera de las elecciones.

Brasil, actualmente, tiene un sistema político caótico, y de aprobarse el impeachment contra el Presidente actual, sería el tercer juicio político en pocas décadas (Henrique Cardoso, Dilma Rousseff y, ahora, Jair Bolsonaro).

Bolsonaro era un diputado mediocre, salido de las filas militares por incapacidad e inutilidad; militó en más cinco partidos políticos, y como candidato presidencial no le auguraban ninguna posibilidad de triunfo en las elecciones hasta que la derecha decidió unirse en contra de Lula da Silva, previamente encarcelado por la porfía del fiscal Sergio Moro.

Algunos dicen si en verdad habla o rebuzna (sí es conocido por su frecuente insulto a las mujeres). Bolsonaro tuvo la suerte de sufrir un atentado que lo mantuvo varios días fuera de la escena política, hecho que lo salvó de su participación en los debates programados, pues los ciudadanos no pudieron darse cuenta de cuán imbécil e inepto era.

Brasil, después de Estados Unidos e India, es el tercer país con más infectados con la covid-19, con cerca de 10 millones, y con cifras superiores a 220.000 infectados diarios. En la ciudad de Manaos, distrito de Amazonas, por ejemplo, se producen 27.000 muertes diarias, y ya no tienen oxígeno para auxiliar a los pacientes críticos. El único país que ha concurrido en apoyo a Manaos es Venezuela, cuyo gobierno ha enviado centenares de balones de oxígeno, lo que demuestra la superioridad moral del socialismo sobre el fascismo.

El fascismo es una doctrina violenta y criminal que debería ser puesta fuera de la ley (ocurre en Alemania), y aún no se ha podido comprender por qué en Chile se permite la apología del asesinato pinochetista.

Imitando a su mentor (Trump), Bolsonaro es el líder del negacionismo respecto a la actual pandemia, y le importa muy poco que, día a día, se multiplique el número de muertes en Brasil; cuando se le encara como mandatario, responde que su nombre Mesías, pero no hace milagros, pues al final, todos vamos a morir.

Afortunadamente, en Brasil no impera una monarquía presidencial, sino que un país federal, y la labor de los distintos gobernadores, especialmente el de Sao Paulo, ha evitado que no quede brasileño vivo.

Tanto la izquierda como la derecha brasileña ha llevado a cabo, en los últimos días, sucesivas marchas a través de todo el país solicitando la salida de Bolsonaro del gobierno (incluso, algunos de los representantes de las iglesias protestantes han salido a la calle en demanda de su renuncia al cargo de Presidente).

Bolsonaro está convencido de que es un dios carioca y, además, se ha dedicado a pelear con los distintos ministros de Salud que han pasado por su gobierno y, ahora, contra su Vicepresidente, también militar.

El 1º de febrero comienza el año legislativo en ese país, y de partidarios de Bolsonaro en la presidencia ambas Cámaras del Congreso, salvaría al presidente del juicio político.

Ojalá la peste de Presidentes fascistas en América sea eliminada de una vez por todas, para ser juzgados por matar de hambre a sus prójimos.

Fuente: https://www.elclarin.cl/2021/02/02/jair-bolsonaro-a-punto-del-impeachment/


[ Imprimir este artículo ] [ Enviar a un amigo ] [ Ir a la cabecera ]
 

 
 

   APPS

   ASIA

   DEMOCRACIA

   DERECHOS HUMANOS

   DESARROLLO/GLOBALIZACIÓN

   DIÁLOGO NORTE-SUR

   ECOLOGÍA VS ECONOMÍA

   ENLACES - LINKS

   ESTADÍSTICAS

   EUROPA

   LATINOAMÉRICA

   OLVIDADOS POR LA HISTORIA

   SOLIDARIDAD

   TRIBUNA LIBRE



LISTA DE CORREO


�Desea participar al enrequecimiento de esta p�gina?

�Quiere denunciar alguna situaci�n?

Env�enos su art�culo a esta direcci�n de correo electr�nico:

   webmaster@respublicae.org

[ Mapa del sitio ] [ Ir a la cabecera ]

 


 
En la misma sección

Leer otros artículos :
La lucha contra los delitos fiscales y la elusión fiscal en la UE: una prioridad en tiempos de pandemia (I)
Sobre el gorro frigio, republicanismo e independencia nacional
40 años de guerras y de crisis en Iraq
EQUO exige a Arias Cañete dar explicaciones sobre la presencia de su esposa en el entramado de evasión de impuestos
Coronavirus y derechos de la infancia
Primo de Rivera y Cataluña
Comprender la continuidad
El número de desplazamientos forzosos en el mundo llegó a la cifra récord de 79 millones en 2019
Hipster con visa oro, la moda de lo ridículo y el orientalismo mal entendido
"Ni TAV ni mordaza"

EN LA RED :
OBJETIVO: Salvar 2021 | Balance de Pablo Echenique
Qué necesitas para hacer trading desde tu dispositivo móvil
Pablo Iglesias entrevista a Valeria Vegas
💥 Pablo Iglesias ROMPE EL TEMA TABÚ en el Congreso: EL PODER MEDIÁTICO 📺📰
Les États-Unis renouent avec le Conseil des droits de l’homme de l’Onu, par Antony Blinken
Le Panama ne reconnaît plus Guaidó, mais Maduro
La place de l’Amérique dans le monde, par Joseph R. Biden Jr.
Deux fautes stratégiques face à la Covid-19, par Thierry Meyssan

[ Ir a la cabecera ]
 

Portada En breve Mapa del sitio Redacci�n


Respublicae.Org es un portal abierto que se nutre de los trabajos de muchos colaboradores ben�volos externos, de diferentes origen e ideolog�a. Por lo tanto, los administradores de este portal no se hacen responsables de las opiniones vertidas en los art�culos que aqu� se publican.
Copyright © RESPUBLICAE.ORG 2003-2007
Sitio web desarrollado con SPIP, un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Dise�o © Drop Zone City & Respublicae.Org