Publicado en línea el Lunes 1ro de febrero de 2021, por Bea Morales

Muchas personas tienen la impresión de que aunque fue Lenin quien elaboró la idea de una alianza entre personas trabajadoras y campesinas, y posteriormente Mao y otros revolucionarios del tercer mundo la adoptaron, tanto Marx como Engels habían sido escépticos acerca el papel potencial del campesinado como aliado del proletariado en la transición al socialismo. La cita selectiva de observaciones sueltas de Marx sacadas de contexto también ha contribuido a confirmar esta impresión.

Los anarquistas han sido particularmente severos con el marxismo a este respecto. Bakunin había acusado a los comunistas alemanes de considerar a todos los campesinos elementos de la reacción y añadió: “El hecho es que los marxistas no pueden pensar de otra manera; como adoran el poder del Estado a cualquier precio, tienen que maldecir toda revolución popular, especialmente una revolución del campesinado, que es anárquica por naturaleza y que procede directamente a aniquilar el Estado”.

Sin embargo, esta impresión acerca de Marx y Engels es totalmente errónea. Fue el líder de la clase obrera alemana Ferdinand Lassalle quien había calificado el levantamiento del campesinado en Alemania en el siglo XVI de “reaccionario” en “esencia y principio”, a pesar de su “apariencia revolucionaria”. En este caso, al igual que en otros ámbitos, como la denominada “Ley de hierro de los salarios” postulada por Lassalle (esto es, que los salarios bajo el capitalismo nunca pueden subir por encima de cierto nivel de subsistencia física), las ideas de Lasalle se identificaron erróneamente como ideas de Marx y Engels. De hecho, el estudio de Engels sobre el levantamiento campesino en Alemania en el siglo XVI pretendía precisamente contrarrestar la tendencia dentro de la izquierda alemana, compartida incluso por líderes como Wilhelm Liebknecht, de considerar al campesinado una masa reaccionaria con la que la clase trabajadora no podía establecer una alianza.

Engels, en cambio, no solo defendía una alianza entre personas trabajadoras y campesinas para la revolución alemana que se avecinaba, sino que sugirió que el levantamiento campesino de 1525 había fracasado porque había consistido en una serie de acontecimientos locales con poca coordinación nacional entre ellos (en aquel momento Alemania no era un solo país unificado) y también porque el campesinado no habían logrado establecer alianzas, ni siquiera en el ámbito local, con las masas urbanas plebeyas (que constituía una clase protoproletaria). De hecho, consiguieron ofrecer una resistencia mucho mayor en aquellas regiones en las que pudieron establecer una alianza con las masas plebeyas, como en Thuringia, donde Thomas Müenzer había estado activo.

La guerra de los campesinos en Alemania se escribió en 1850, a la sombra de la derrota de la revolución de 1848 en toda Europa. En 1870 Engels escribió un Prefacio a la nueva edición del libro en el que estableció un paralelismo entre la revolución de 1525 y la de 1848, y elaboró más en profundidad su argumento acerca de una alianza entre personas trabajadoras y campesinas.

En el Prefacio de 1870 Engels sugería que la burguesía alemana había llegado demasiado tarde a escena en un momento en el que el desarrollo burgués por toda Europa había desarrollado simultáneamente al proletariado hasta tal punto de que incluso en esos países la burguesía estaba en retirada políticamente y tenía que reforzar su posición estableciendo puentes con otros elementos conservadores y antiproletarios; en Francia, por ejemplo, la burguesía incluso había tenido que aceptar que gobernara Louis Bonaparte. En Alemania, donde la burguesía no había hecho “avance” alguno hacia el poder político para tener que hacer una “retirada”, había tenido que establecer desde un principio una alianza con los señores feudales para forjar un frente unido en defensa de la propriedad privada, tanto burguesa como feudal.

En este proceso la burguesía traicionó necesariamente los intereses del campesinado que solo podían ser satisfechos con la llegada del proletariado al poder por medio de una alianza entre personas trabajadoras y campesinas. Era posible forjar una alianza de este tipo y, de hecho, permitiría al proletariado llegar al poder debido a la fuerza numérica combinada de ambos aliados. Por consiguiente, históricamente una alianza entre trabajadores y campesinos era necesaria y posible para hacer frente a la alianza entre burgueses y terratenientes.

Engels enumeró los segmentos de la población que en las condiciones concretas de la Alemania de finales del siglo XIX podían ser aliados del proletariado. Eran los pequeños burgueses, el lumpemproletariado de las ciudades, los pequeños campesinos y los obreros agrícolas. Esta lista incluye solo dos clases dentro de la población rural: los pequeños campesinos (Engels utiliza los términos grande, mediano y pequeño en vez de rico, medio y pobre para describir a las diferentes clases campesinas) y los trabajadores agrícolas (o lo que él denomina obreros agrícolas). Lo explica de la siguiente manera:

Los pequeños campesinos(pues los grandes pertenecen a la burguesía) son de composición heterogénea. O bien son campesinos feudales, obligados todavía a realizar determinadas prestaciones para sus señores. Después que la burguesía dejó pasar la oportunidad de liberarles de la servidumbre, como era su deber, no costará trabajo convencerles de que sólo pueden esperar la liberación de manos de la clase obrera. O bien son arrendatarios. En este caso tenemos por lo común las mismas relaciones que en Irlanda. El arriendo es tan elevado que, cuando la cosecha es mediana, el campesino y su familia apenas pueden mantenerse, y cuando la cosecha es mala casi se mueren de hambre, no pueden pagar el arriendo y quedan, por consiguiente, completamente a merced del terrateniente. Para esta gente, la burguesía sólo hace algo cuando se la obliga a ello. ¿De quién, si no es de los obreros, pueden esperar la salvación?

Quedan los campesinos que cultivan su propio pedazo de tierra. En la mayoría de los casos están tan cargados de hipotecas que dependen del usurero tanto como el arrendatario del terrateniente. Tampoco a ellos les queda más que un mísero salario, muy inestable por lo demás, ya que depende de los altibajos de la cosecha. Menos que nadie pueden esperar algo de la burguesía, pues son explotados precisamente por los burgueses, por los capitalistas usureros. A pesar de ello, las más de las veces están muy apegados a su propiedad, aunque, en realidad, esta no les pertenece a ellos, sino al usurero. Sin embargo, es preciso convencerles de que sólo podrán liberarse del prestamista cuando un Gobierno dependiente del pueblo convierta todas las deudas hipotecarias en una deuda única al Estado y rebaje así el tipo del interés. Y esto sólo puede lograrlo la clase obrera.

En todas partes donde predomina la propiedad agraria mediana y grande la clase más numerosa del campo está integrada por los obreros agrícolas. Tal es el caso en todo el norte y en el este de Alemania, y en este grupo es donde los obreros industriales de la ciudad encuentran su aliado más natural y más numeroso. El terrateniente o gran arrendador se opone al obrero agrícola de la misma manera que el capitalista se opone al obrero industrial. Las mismas medidas que ayudan a uno deben ayudar al otro. Los obreros industriales sólo pueden liberarse transformando los capitales de la burguesía, es decir, las materias primas, las máquinas, los instrumentos y los medios de vida necesarios para la producción en propiedad social, o sea, en propiedad suya y utilizada por ellos en común. De la misma manera, los obreros agrícolas sólo pueden liberarse de su espantosa miseria si, en primer término, la tierra (su principal objeto de trabajo) es arrancada a la propiedad privada de los grandes campesinos y de los aún más grandes señores feudales, y convertida en propiedad social, cultivada colectivamente por cooperativas de obreros agrícolas” (1).

Engels visualiza una revolución no en dos etapas sino en una, una revolución socialista, lo que significa que desde el día siguiente de la revolución todos los esfuerzos se deben dirigir hacia el desarrollo del socialismo en vez de un fortalecimiento inicial del capitalismo en un periodo de transición. Esa es la razón por la que excluye de la lista de los aliados revolucionarios no solo a los grandes campesinos sino incluso a los medianos. Sugiere la nacionalización de la tierra en vez de una distribución radical de esta tras la desaparición de los Estados feudales.

Como es obvio, la composición precisa de la alianza entre personas campesinas y trabajadoras, y la agenda precisa de dicha alianza variará de un país a otro dependiendo de condiciones concretas. Además, en el contexto actual, la cuestión campesina debe implicar la liberación no solo de la opresión feudal sino también del gran capital, que incluye tanto a las empresas locales como a la agroindustria multinacional. Pero como habían reconocido Marx y Engels (el libro apareció inicialmente en forma de artículos publicados en Neue Rheinische Zeitung editados por Marx que, obviamente, compartía la postura de Engels), una alianza adecuada con el campesinado es una condición esencial para lograr el socialismo.

(1) Nota de la traductora: hemos tomado aq la traducción, directamente del alemán, de la cita.

Fuente:https://peoplesdemocracy.in/2021/0117_pd/engels-peasant-war-germany

Esta traducción se puede reproducir libremente a condición de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y Rebelión como fuente de la traducción.


[ Imprimir este artículo ] [ Enviar a un amigo ] [ Ir a la cabecera ]
 

 
 

   APPS

   ASIA

   DEMOCRACIA

   DERECHOS HUMANOS

   DESARROLLO/GLOBALIZACIÓN

   DIÁLOGO NORTE-SUR

   ECOLOGÍA VS ECONOMÍA

   ENLACES - LINKS

   ESTADÍSTICAS

   EUROPA

   LATINOAMÉRICA

   OLVIDADOS POR LA HISTORIA

   SOLIDARIDAD

   TRIBUNA LIBRE



LISTA DE CORREO


�Desea participar al enrequecimiento de esta p�gina?

�Quiere denunciar alguna situaci�n?

Env�enos su art�culo a esta direcci�n de correo electr�nico:

   webmaster@respublicae.org

[ Mapa del sitio ] [ Ir a la cabecera ]

 


 
En la misma sección

Leer otros artículos :
Obama anunció el envío de 250 soldados adicionales a Siria: el decreto incluye entrenamiento de mercenarios
La culpa la tiene el peronismo
El Supremo sentencia que nacer en el Sáhara Occidental antes de 1975 no da la nacionalidad española
«Denunciamos la perfidia al Acuerdo Final de Paz y la estigmatización a la cual estamos siendo sometidos»
El sol de la Puna ya da electricidad a toda la Argentina
Las transformaciones de la sociedad española en los años sesenta
Le jihadisme contaminera-t-il l’Arménie, l’Iran et la Russie ?
Los trabajadores de la limpieza del Hospital Clínico de Valencia inician protestas diarias contra el despido de cuatro personas e incumplimientos legales
El sábado 9 de abril se celebra el XX Congreso del PCE
Fallo contra el periodista Raúl Capín

EN LA RED :
OBJETIVO: Salvar 2021 | Balance de Pablo Echenique
Qué necesitas para hacer trading desde tu dispositivo móvil
Pablo Iglesias entrevista a Valeria Vegas
💥 Pablo Iglesias ROMPE EL TEMA TABÚ en el Congreso: EL PODER MEDIÁTICO 📺📰
Les États-Unis renouent avec le Conseil des droits de l’homme de l’Onu, par Antony Blinken
Le Panama ne reconnaît plus Guaidó, mais Maduro
La place de l’Amérique dans le monde, par Joseph R. Biden Jr.
Deux fautes stratégiques face à la Covid-19, par Thierry Meyssan

[ Ir a la cabecera ]
 

Portada En breve Mapa del sitio Redacci�n


Respublicae.Org es un portal abierto que se nutre de los trabajos de muchos colaboradores ben�volos externos, de diferentes origen e ideolog�a. Por lo tanto, los administradores de este portal no se hacen responsables de las opiniones vertidas en los art�culos que aqu� se publican.
Copyright © RESPUBLICAE.ORG 2003-2007
Sitio web desarrollado con SPIP, un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Dise�o © Drop Zone City & Respublicae.Org