Publicado en línea el Miércoles 27 de enero de 2021, por Miguel Arróniz

Mientras Israel se ha situado como el líder mundial de vacunación contra el coronavirus, superando ya el 30% el porcentaje de población que ha recibido la primera dosis, la población del Territorio Ocupado Palestino no está recibiendo las vacunas COVID-19. Una distribución que es responsabilidad del Gobierno israelí, tal como se define en la IV Convención de Ginebra, que obliga a Israel, como potencia ocupante, a prestar servicios médicos a la población que vive bajo ocupación.

Para Alianza por la Solidaridad-Action Aid, que trabaja con diferentes proyectos de atención a la salud en Palestina, esta discriminación vulnera los derechos humanos fundamentales y las convenciones internacionales de derechos humanos, al poner en riesgo la vida de las familias palestinas, mientras ven cómo los colonos israelíes, que ocupan sus territorios, están recibiendo las primeras dosis de la inmunización a un ritmo acelerado.

Los últimos informes y estadísticas del Ministerio de Salud palestino indican que el número de personas que han dado positivo en los tests de COVID-19 son ya de 48.626, de los cuales 5.948 casos están activos a la hora de recabar esta información para una población de unos cinco millones de habitantes. Resulta difícil estimar con precisión la tasa de mortalidad y de contagio, dado que la capacidad de la Autoridad Palestina para realizar analíticas y pruebas está muy comprometida y, además, es una población muy joven en la que puede haber un alto número de asintomáticos.

La situación es extremadamente preocupante en la Franja de Gaza, donde UHWC, AISHA, Culture of Free Thought (CFTA) y otras organizaciones locales socias de Alianza por la Solidaridad, se esfuerzan en limitar la propagación de la pandemia y aliviar el sufrimiento a las personas de este territorio,donde los centros hospitalarios y de atención primaria sufren graves deficiencias en suministros fundamentales .

Durante la pandemia de COVID-19 en la Franja de Gaza, UHWC está destinando todas sus capacidades para limitar la propagación de la pandemia, además de aliviar el sufrimiento de las personas en la Franja de Gaza. Desde agosto de 2020 sus servicios sanitarios han realizado 48.733 atenciones, de las cuales se registraron un total de 2.620 casos positivos confirmados de COVID-19.

También AISHA ha atendido a más de 10.000 personas afectadas por coronavirus en los últimos tres meses. Sus responsables señalan las dificultades a las que se enfrentan cada día por las restricciones de movimientos, el riesgo de contagio al que se enfrenta su personal y las dificultades para comunicar con las familias y las personas afectadas, que no siempre hablan abiertamente de los síntomas.

Apoyados por Alianza por la Solidaridad-Action Aid, y gracias a fondos de la AECID y la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional al Desarrollo (AACID), en ambos casos se coordinan las visitas a domicilio para personas que deben estar aisladas, se hace seguimiento médico, se distribuyen equipos de protección personal, y se realizan servicios de información y sensibilización.

Ante esta desesperada situación y la falta de perspectivas en la vacunación de la población palestina, Alianza por la Solidaridad-Action Aid hace un llamamiento a la comunidad internacional, y más en concreto a la Comisión Europea y al Gobierno español, para que conminen al Gobierno israelí a respetar el marco legal internacional y comenzar la inmediata vacunación de la población palestina, siguiendo unos criterios los equitativos de reparto que cumplan los derechos humanos fundamentales y se basen en criterios que atiendan a la vulnerabilidad de las personas y no a su origen.

Alianza por la Solidaridad ha podido recoger algunos testimonios que reflejan la situación:

El enfermero Hassan, que trabaja para la UHWC en la franja de Gaza en el programa de visitas domiciliarias para personas en aislamiento, señala: “Las familias palestinas sufren graves presiones psicológicas derivadas de su interacción con los pacientes. En algunas viviendas hay hasta seis integrantes conviviendo en una habitación de una casa vieja y en ruinas, un hacinamiento ha provocado la infección de todos los miembros de la familia”. Por su parte, Alaa, también sanitario, explica que se siente “muy asustado y ansioso” mientras atiende a los pacientes de COVID-19, especialmente al notar los severos síntomas y el sufrimiento que padecen, las mujeres en particular.

La psicóloga Ruwaida, por su parte, menciona el aumento en el número de mujeres que reclaman servicios de apoyo psicológico, en relación con el aumento de la violencia intrafamiliar en sus familias, además de la presencia de nuevos patrones de esta violencia dirigida a mujeres y niñas dentro de la familia.

Los retos a los que se enfrenta el personal sanitario en Palestina son múltiples, dado que muchos miembros de los equipos de trabajo de primera línea se infectaron con COVID-19. Además, mencionan que han disminuido drásticamente los ingresos debido a los cierres parciales y totales impuestos por las autoridades locales para limitar la propagación de la pandemia y se enfrentan a la escasez de los equipos de protección personal necesarios para proteger al personal y a las personas que visitan las instalaciones de UHWC.


[ Imprimir este artículo ] [ Enviar a un amigo ] [ Ir a la cabecera ]
 

 
 

   APPS

   ASIA

   DEMOCRACIA

   DERECHOS HUMANOS

   DESARROLLO/GLOBALIZACIÓN

   DIÁLOGO NORTE-SUR

   ECOLOGÍA VS ECONOMÍA

   ENLACES - LINKS

   ESTADÍSTICAS

   EUROPA

   LATINOAMÉRICA

   OLVIDADOS POR LA HISTORIA

   SOLIDARIDAD

   TRIBUNA LIBRE



LISTA DE CORREO


�Desea participar al enrequecimiento de esta p�gina?

�Quiere denunciar alguna situaci�n?

Env�enos su art�culo a esta direcci�n de correo electr�nico:

   webmaster@respublicae.org

[ Mapa del sitio ] [ Ir a la cabecera ]

 


 
En la misma sección

Leer otros artículos :
Nos estamos deshumanizando
Armando Jaime: Homenaje a un militante revolucionario a sus 80 años
El déjà vu, la burbuja y el fantasma de la izquierda
El nefasto neoliberalismo de Bolsonaro
Las ocho plagas de África: cincuenta años sin rumbo
El Ejército homenajea a dos militares franquistas bautizando con su nombre un salón de actos
Feministas denuncian la "ocupación" municipal de la Casa de la Igualdad de Córdoba
En el 2021 hagamos sonar una alarma mundial contra la desigualdad
Las fisuras del gobierno de Nayib Bukele (II)
Ríos sepultados presagian ciudades inundadas en Brasil

EN LA RED :
Isa Serra DESTROZA a Ayuso en la Asamblea de Madrid
Reunión de Pablo Iglesias con la Izquierda Europea
Rueda de Prensa de Isa Serra
OBJETIVO: Salvar 2021 | Balance de Pablo Echenique
Qué necesitas para hacer trading desde tu dispositivo móvil
Pablo Iglesias entrevista a Valeria Vegas
💥 Pablo Iglesias ROMPE EL TEMA TABÚ en el Congreso: EL PODER MEDIÁTICO 📺📰
Les États-Unis renouent avec le Conseil des droits de l’homme de l’Onu, par Antony Blinken

[ Ir a la cabecera ]
 

Portada En breve Mapa del sitio Redacci�n


Respublicae.Org es un portal abierto que se nutre de los trabajos de muchos colaboradores ben�volos externos, de diferentes origen e ideolog�a. Por lo tanto, los administradores de este portal no se hacen responsables de las opiniones vertidas en los art�culos que aqu� se publican.
Copyright © RESPUBLICAE.ORG 2003-2007
Sitio web desarrollado con SPIP, un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Dise�o © Drop Zone City & Respublicae.Org