Publicado en línea el Lunes 11 de enero de 2021, por JDF

Sesenta y dos años. En ese ciclo histórico se ha podido medir cabalmente la capacidad del pueblo de Cuba y sus líderes para levantar, frente a la hostilidad feroz y sin tregua del imperio, las banderas de la libertad, la independencia, la soberanía, la unidad e integración de nuestra América, la democracia, el socialismo y la solidaridad. Incluso, tras el derrumbe de la URSS, en el “crudo periodo especial”, como ha recordado Raúl Castro, cuando “nos quedamos solos en medio de Occidente a 90 millas de Estados Unidos”.

La clave de la victoria en las primeras seis décadas de Revolución ha sido la de la estrecha unidad del pueblo en torno a su vanguardia y al liderazgo de Fidel Castro. Así se manifestó desde el mismo día del triunfo, cuando la victoria arrolladora del Ejército Rebelde fue consolidada con la gran huelga general revolucionaria del primero de enero de 1959. Hoy la unidad del pueblo y el Partido Comunista sigue siendo imprescindible.

Muy temprano comenzaron las medidas radicales de transformación revolucionaria y de inmediato las agresiones de Washington, que no tolera la independencia y la soberanía de los pueblos. Mucho menos cuando se trata de América Latina y el Caribe, a los que considera su patio trasero y donde enarbola la doctrina Monroe.

El papel de Fidel fue determinante. Él tuvo el mérito excepcional de concebir una nueva modalidad del sujeto revolucionario, adaptada a la realidad de Cuba y, en términos generales, de los países dependientes. Sin esa concepción y el uso creativo de todas las formas de lucha, incluida la armada como fundamental, no habría sido posible el triunfo revolucionario. Otro mérito extraordinario de Fidel y de su pueblo fue demostrar que en esta región del mundo era posible realizar trasformaciones revolucionarias y que estas podían ser socialistas y ser defendidas y convertidas en nueva cultura política. La prueba fue Playa Girón, donde los combatientes fueron a luchar y a morir por el socialismo y donde Estados Unidos sufrió su primera gran derrota militar en América Latina, que puso fin a la impunidad a que estaba acostumbrado en nuestra región. A partir de entonces, los pueblos latinoamericanos y caribeños fueron un poco más independientes. La Revolución fue capaz de conducir simultáneamente la campaña nacional de alfabetización y, en perfecta sincronía con ella, otros grandes movimientos de masas, como las trasformaciones agrarias, la organización y funcionamiento –sin refacciones– de la industria socialista y la creación de un gran ejército popular capaz de derrotar al enemigo imperialista. La alfabetización y el movimiento educacional que la siguió tuvieron gigantescas proporciones y desempeñaron un papel fundamental en el impulso a la revolución educacional, cultural y científica que atraviesa estos 62 años.

Un ejemplo magnífico es el de la medicina. Pocos años después de 1959 el país perdió la mitad de sus médicos. Sin embargo, ello dio pie a la formación acelerada -por iniciativa de Fidel- de decenas de miles de doctores y enfermeros y a la instauración de un sistema nacional de salud pública y gratuita, formado por instituciones que rápidamente ganaron el aprecio del pueblo. También, desde 1963, con el envío de la primera brigada médica a Argelia se inicia la cooperación médica cubana en el mundo y, sobre todo, en lo que entonces se llamaba tercer mundo. La previsión de Fidel unió a la formación de médicos la investigación científica, expresada en la creación de un sistema integrado de centros de investigación que han desempeñado un importante papel para brindar salud al pueblo y crear innovadores fármacos en medio del bloqueo. Además, junto al personal sanitario, han desempeñado un papel fundamental en el combate a la covid-19 en Cuba, con el desarrollo de una serie de exitosos protocolos clínicos que han permitido lograr un 15 por ciento más de pacientes recuperados que en el resto del planeta. En medio del egoísmo y la ausencia de solidaridad que ha caracterizado a las potencias occidentales durante la pandemia, Cuba ha enviado miles de médicos a 29 países para combatir al nuevo coronavirus. Ello ha estimulado el surgimiento de un gran movimiento internacional para conceder el Premio Nobel de la Paz a las brigadas médicas cubanas Henry Reeve.

Twitter: @aguerraguerra


[ Imprimir este artículo ] [ Enviar a un amigo ] [ Ir a la cabecera ]
 

 
 

   APPS

   ASIA

   DEMOCRACIA

   DERECHOS HUMANOS

   DESARROLLO/GLOBALIZACIÓN

   DIÁLOGO NORTE-SUR

   ECOLOGÍA VS ECONOMÍA

   ENLACES - LINKS

   ESTADÍSTICAS

   EUROPA

   LATINOAMÉRICA

   OLVIDADOS POR LA HISTORIA

   SOLIDARIDAD

   TRIBUNA LIBRE



LISTA DE CORREO


�Desea participar al enrequecimiento de esta p�gina?

�Quiere denunciar alguna situaci�n?

Env�enos su art�culo a esta direcci�n de correo electr�nico:

   webmaster@respublicae.org

[ Mapa del sitio ] [ Ir a la cabecera ]

 


 
En la misma sección

Leer otros artículos :
Carta abierta a Donald Trump
Científicas y brecha de género: el cambio debe empezar en la propia universidad
La Agencia Latinoamericana y Caribeña del Espacio estará lista en 2021
Por el camino equivocado
Petro: “El Papa Francisco muestra cómo se derrumba una ideología en todo el mundo, la neoliberal”
Bolsonaro: “soy Mesías, pero no hago milagros”
El dinero en efectivo prácticamente desaparecerá en cinco años
Diez tesis sobre su aportación a la Teoría crítica
La cause possible de l’accident du Tupolev-154 à Sotchi, par Valentin Vasilescu
Deux minutes et demi avant Minuit, par Manlio Dinucci

EN LA RED :
Pablo Iglesias entrevista a Valeria Vegas
💥 Pablo Iglesias ROMPE EL TEMA TABÚ en el Congreso: EL PODER MEDIÁTICO 📺📰
Les États-Unis renouent avec le Conseil des droits de l’homme de l’Onu, par Antony Blinken
Le Panama ne reconnaît plus Guaidó, mais Maduro
La place de l’Amérique dans le monde, par Joseph R. Biden Jr.
Deux fautes stratégiques face à la Covid-19, par Thierry Meyssan
Google, Facebook et Twitter censurent toute information sur le Carvativir
Joe Biden Imperator, par Thierry Meyssan

[ Ir a la cabecera ]
 

Portada En breve Mapa del sitio Redacci�n


Respublicae.Org es un portal abierto que se nutre de los trabajos de muchos colaboradores ben�volos externos, de diferentes origen e ideolog�a. Por lo tanto, los administradores de este portal no se hacen responsables de las opiniones vertidas en los art�culos que aqu� se publican.
Copyright © RESPUBLICAE.ORG 2003-2007
Sitio web desarrollado con SPIP, un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Dise�o © Drop Zone City & Respublicae.Org