Publicado en línea el Sábado 9 de enero de 2021, por Admin2

Foto: Victor Grigas (cc 2.0)

En este artículo analizamos la acción del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional en relación a la crisis ecológica y al cambio climático.

Aunque numerosas voces ya ponían en evidencia, desde comienzos de los años 70, los peligros de un crecimiento ilimitado y del consiguiente agotamiento de los recursos naturales, los dirigentes del Banco Mundial (BM) y del Fondo Monetario Internacional (FMI) continuaban afirmando que no era una cuestión urgente.

Lawrence Summers, economista jefe y vicepresidente del BM, desde 1991 a 1996, y a continuación secretario de Estado del Tesoro durante la presidencia de William Clinton, declaraba en 1991: “No hay (…) límites a la capacidad de absorción del planeta capaces de bloquearnos en un futuro previsible. El riesgo de un apocalipsis debido a un calentamiento global o a cualquier otra causa es inexistente. La idea de que el mundo corre hacia su perdición es profundamente falsa. También es un profundo error pensar que deberíamos imponer límites al crecimiento debido a los límites naturales; es además una idea cuyo costo social sería asombroso si alguna vez se llegase a aplicar”. En una carta dirigida al semanario británico The Economist, publicada el 30 de mayo de 1992, escribía que, según su parecer e incluso pensando en el escenario más pesimista: “Esgrimir el fantasma de nuestros nietos empobrecidos si no enfrentamos los problemas globales del medio ambiente es pura demagogia». Y agregaba: «El argumento según el cual nuestras obligaciones morales respecto de las generaciones futuras exige un tratamiento especial de las inversiones medioambientales es estúpido”.

Las afirmaciones del tipo de las de Lawrence Summers no constituyen un fenómeno aislado: reflejaban la posición dominante del gobierno de Washington en relación con las decisiones del BM y del FMI. Los numerosos discursos de Anne Krueger, economista jefe del Banco Mundial durante el mandato presidencial de Ronald Reagan y, más tarde, número dos del FMI de 2000 a 2006, aportan la prueba. En uno de ellos, pronunciado el 18 de junio de 2003 con ocasión del 7º Foro Económico Internacional de San Petersburgo, Anne Krueger declaraba: «Tomemos esta inquietud inmemorial de que un crecimiento rápido agotará los recursos de combustibles y que si ello se produce, el crecimiento sufrirá una parada en seco. Las reservas de petróleo son más importantes hoy que en 1950. En esa época, se estimaba que las reservas mundiales de petróleo se agotarían en 1970. El pronóstico no se cumplió. Hoy, las reservas conocidas pueden durar 40 años con la tasa actual de consumo. No hay duda que cuando lleguemos a 2040, la investigación y el desarrollo habrán generados nuevos avances en la producción y la utilización de la energía.

Krueger continuó: “Tampoco causamos daños irreparables al medio ambiente. Es claro que después de una fase inicial de degradación el crecimiento económico conlleva a continuación una fase de mejora. El punto crítico, a partir del cual la gente elige invertir en la prevención de la contaminación y la limpieza de las zonas contaminadas, se sitúa alrededor de 5.000 dólares de Producto Interior Bruto (PIB) por habitante”. Al afirmar eso, Krueger quería transmitir el siguiente mensaje: el crecimiento al comienzo del despegue económico de los países en desarrollo conlleva una degradación del medio ambiente pero cuando se supere el umbral fijado de 5.000 dólares de PIB por habitante, la gente, retomando su expresión, comenzarán a invertir en la prevención de la contaminación y en la limpieza de las zonas contaminadas. Por lo tanto, no es necesario, en el ámbito de los poderes públicas tomar medidas obligatorias para forzar a las empresas a respetar las normas ambientales fuertes, la autocorrección se efectuará naturalmente desde el momento en que se llega al umbral mágico de 5.000 dólares de PIB por habitante. Es solo humo. Ese umbral no se basa, para nada, en datos empíricos, se trata simplemente de propugnar el laisser-faire.

Esta cita de Anne Krueger contiene dos errores (o mentiras) manifiestos. Primero, los hechos demuestran que se han causado daños irreparables al medio ambiente. Segundo, no es cierto que después de “una fase inicial de degradación” del medio ambiente, “el crecimiento económico conlleva a continuación una fase de mejora”. Los países más industrializados han superado desde hace tiempo los 5.000 dólares de PIB por habitante, sin embargo, la mayoría de ellos continúan con una política que implica un aumento de la contaminación. Hubo que esperar las consecuencias del huracán Katrina, en agosto de 2005, para que la Casa Blanca comenzara, con desgano, a reconocer la evidencia.

El CADTM , así como otros movimientos, no esperó una catástrofe como la que golpeó a Nueva Orleans, en agosto de 2005, para reprochar al BM y al FMI las políticas que favorecieron el cambio climático y que debilitaron la capacidad de los países en desarrollo para hacer frente a las calamidades naturales. El CADTM denunció la promoción realizada por el BM y FMI de políticas que favorecen la deforestación y el desarrollo de megaproyectos energéticos destructores del medio ambiente. Del mismo modo, pidió al Banco que abandonase el apoyo a los proyectos destructores de las protecciones naturales de las costas, como son los manglares que amortiguan los efectos de los maremotos (tsunami). La organización también exigió que el Banco Mundial dejara de conceder préstamos al sector de las industrias extractivas. Denuncia el apoyo del Banco Mundial al agronegocio, a los monocultivos para la exportación, a la privatización de tierras, a los intereses de las grandes empresas de semillas, responsables de la reducción de la biodiversidad, de la emisión de gases de efecto invernadero en grandes cantidades y del empobrecimiento de las trabajadoras y los trabajadores de la tierra. Finalmente, dicha organización también cuestionó la decisión tomada en la conferencia de Río en 1992, por la que se confiaba al Banco Mundial la gestión de un fondo mundial de protección del ambiente. Y esto, sin duda, era igual que confiar a un zorro el cuidado de un gallinero. El Banco Mundial se autofelicita

En la web del BM, encontramos muchas afirmaciones sobre el extraordinario esfuerzo que ejerce en la lucha contra el cambio climático y a favor de las poblaciones. Tales como estas: “Inmediatamente después que el mundo se congregara para establecer el histórico Acuerdo de París referido al cambio climático, el Banco Mundial dio a conocer su ambicioso Plan de Acción sobre el Cambio Climático con el objetivo de intensificar el apoyo financiero y técnico a los países en desarrollo para ampliar la acción climática“. ”En ese plan, el Banco Mundial se comprometía a incrementar la proporción del financiamiento que se destina a iniciativas climáticas y llevarla del 20 % del total en 2016 al 28 % para 2020. Esta meta se superó en cada uno de los tres últimos años “. ”Como resultado del Plan de Acción, todos los nuevos proyectos del Banco se someten a un estudio inicial para determinar el riesgo climático“. ”Es importante señalar que el apoyo del Banco se ha extendido más allá de los sectores tradicionalmente identificados con la acción climática (energía, agricultura y medio ambiente) y se ha ampliado la gama del desarrollo inteligente desde el punto de vista climático para abarcar también otros proyectos, (…)“. ”No queda otra alternativa más que tener en cuenta el clima en la recuperación posterior a la Covid-19“. ”No hay duda de que la disrupción provocada por la Covid-19 pone de relieve la importancia de protegerse contra los riegos ambientales que pueden originar impactos graves y sistemáticos en la economía“. ”A través de su Plan de Acción, el Banco Mundial ha ayudado a los países a reducir el riesgo de desastres con una combinación de medidas dirigidas a generar mayor resiliencia en las personas, la infraestructura y las economías“. ”El Banco Mundial dio prioridad a las inversiones en energía renovable y eficiencia energética como elemento clave para ayudar a los países clientes a reducir las emisiones“. ”El próximo Plan de Acción sobre el Cambio Climático (2020-25), ya en curso, tiene como objetivo intensificar el apoyo a los países a fin de que encaren iniciativas climáticas ambiciosas . Para esto, se incrementará el financiamiento destinado a medidas de adaptación y se respaldará una mayor acción climática sistémica en el nivel nacional». La brecha entre el discurso del Banco Mundial y sus acciones

La brecha es enorme entre el discurso del BM y la realidad de sus acciones. Al promover las energías fósiles y/o contaminantes, la institución actúa en contra de los compromisos tomados con las Naciones Unidas. Ese es el resultado de una investigación llevada a cabo por el Consorcio internacional en el que participan tres medios de comunicación alemanes: El canal de TV NDR, el periódico Süddeutsche Zeitung y el servicio de radiodifusión internacional Deutsche Welle. En 2021, la mayor refinería de petróleo del mundo deberá comenzar a funcionar en Nigeria. La hizo construir Aliko Dangote, el hombre más rico de África. A pesar de los compromisos mundiales sobre el clima, el BM sostiene el proyecto de Aliko Dangote, financiando al menos cinco bancos que prestaron dinero al empresario. Y éste obtuvo del organismo un crédito suplementario de más de 150 millones de dólares.

Según la periodista Sandrine Blanchard, durante la investigación de los periodistas del consorcio internacional, el Banco justificó su acción afirmando que “el crédito fue concedido para ayudar a Nigeria a mejorar la revalorización de sus actividades en el ámbito de los recursos naturales, especialmente en la producción de abonos”. Pero, en realidad, Sandrine Blanchard afirmó que es difícil separar esa fábrica del resto del proyecto petrolero.

De acuerdo al Consorcio internacional de periodistas de investigación, The International Consortium of Investigative Journalists , se trata solo de un ejemplo entre otras inversiones del organismo en las energías fósiles. A veces, el Banco invierte directamente en la extracción de carbón, gas natural o petróleo. Especialmente, es el caso de Kenia, Mozambique o Guyana. De todas maneras, el Banco Mundial concede más medios financieros a las energías fósiles que a las energías renovables, lo que preocupa a Uwe Kekeritz, diputado al parlamento alemán (Bundestag), y responsable de la política de desarrollo en el seno del partido ecologista alemán. “La influencia del Banco Mundial es gigantesca y sus inversiones continuas en las energías fósiles tienen repercusiones catastróficas sobre el clima. Es inaceptable ya que se trata de un Banco dedicado al desarrollo y que debería poner el desarrollo del mundo en el centro de su política, pero no es el caso”.

El Banco Mundial concedió créditos por más de 12.000 millones de dólares a proyectos de combustibles fósiles entre 2015, año de la adopción del Acuerdo de París sobre el Clima, y 2020

Por su parte, la ONG alemana Urgewald afirmó que la institución concedió créditos por más de 12.000 millones de dólares a proyectos de combustibles fósiles entre 2015, año de la adopción del Acuerdo de París sobre el Clima, y 2020. ¿Cómo puede ser que el Banco Mundial afirme, con total tranquilidad, que puso fin, desde 2019, a la financiación de las energías fósiles? La respuesta es simple: oficialmente, el BM se limita a conceder créditos para aportar asistencia técnica a las autoridades de los países que desean desarrollar la explotación de combustibles fósiles. Según su propia versión, el BM ya no financia directamente la exploración y explotación de esos combustibles, pero, en realidad, debido a sus créditos para la asistencia técnica tiene un rol indispensable para permitir a los Estados a explotar los combustibles fósiles que se encuentran en su correspondiente subsuelo.

Si hacemos una búsqueda en su web, vemos que en 2020, este banco aprobó créditos para proyectos que están ligados directamente a actividades en la industria del carbón , proyectos en las energías renovables , así como proyectos en la explotación de gas y petróleo , teniendo mucho cuidado en mezclar inversiones llamadas “de medio ambiente” e inversiones extractivistas. El verde no es más que la prolongación de todo los que está ligado a la explotación a ultranza de la naturaleza, es simplemente un greenwashing (ecoblanqueo o lavado verde).

Ejemplos del nefasto papel del Banco Mundial

Mozambique: El megaproyecto de explotación de gas natural licuado cofinanciado por el Banco Mundial

En julio de 2020, el gigante petrolero francés Total y sus socios firmaron acuerdos de financiación por un valor de 14.900 millones de dólares para el megaproyecto de gas natural licuado (GNL) de la zona 1 de Mozambique. Ese acuerdo se celebró como la mayor financiación nunca realizada en África para un proyecto. Están implicados 19 bancos comerciales, financiaciones públicas de ocho agencias de crédito a la exportación, el Banco Africano de Desarrollo y el BM.

La contribución del BM consiste en un préstamo de 87 millones de dólares para financiar la asistencia técnica en los sectores del gas y de la explotación minera para favorecer un crecimiento generalizado. Como lo denuncia Heike Mainhardt de Ugerwald, una gran parte de la ayuda del Banco se concentra en el sostén a las zonas 1 y 4, que hacen que Mozambique sea uno de los más grandes exportadores de gas licuado (GNL) del mundo . El desarrollo de ese megaproyecto conllevará varias consecuencias muy negativas: desplazamiento de poblaciones, pérdida de medios de subsistencia de los pescadores y aumento de la crisis climática y ecológica. Por numerosas razones, como lo dice Heike Mainhardt, es importante comprender el papel del organismo internacional.

En la práctica, la asistencia técnica que ofrece financia a consultores encargados de aconsejar al gobierno sobre cuestiones tales como las políticas fiscales y reglamentarias, y la facilitación de grandes y complejos acuerdos financieros. Los consultores financiados por el Banco ayudaron al gobierno durante años a poner las bases jurídicas y a negociar los acuerdos que permitieron un paquete financiero de 14.900 millones de dólares. Durante la consulta apadrinada por el organismo, una nueva ley que cubre las actividades de las zonas 1 y4 de GNL, fue publicada en diciembre de 2014. Según el gabinete de abogados Shearmen y Sterling, entre las numerosas concesiones, esa ley prevé que ninguna preferencia debe otorgarse a los proveedores mozambiqueños para la compra de bienes y de servicios necesarios. Esa concesión aumentó considerablemente las oportunidades para las empresas de países que, teniendo Agencias de créditos a la exportación, participan en un megaproyecto, y eso, en detrimento de las empresas mozambiqueñas. El Export & Import Bank de Estados Unidos (US Exim) anunció que su préstamo de 5.000 millones de dólares para la zona 1, concierne a 66 proveedores estadounidenses y sostendrá a cerca de 16.400 empleos en Estados Unidos. Es fácil entender que este acuerdo de financiación realizado con la ayuda de consultores pagados por el Banco Mundial no favorecerá la creación de una cantidad importantes de empleos en Mozambique.

Continuando con Heike Mainhardt, según este investigador, desde 2012, el Banco otorgó préstamos a Mozambique por más de 14 millones de dólares con el fin de financiar contratos del Gobierno con, por lo menos, 12 sociedades del Consejo de ayuda para las negociaciones del paquete financiero concerniente a las zonas 1 y 4. Un cierto número de estas sociedades tienen relaciones con las compañías petroleras y, al menos, dos de ellas tienen importantes conflictos de intereses. Además de asesorar al gobierno de Mozambique, el gabinete de abogados SNR Denton también asesoró a varias compañías petroleras implicadas en la zona GNL 1 de Mozambique, como Total, ONGC Videsh Limited (OVL) y Bjarat Petro Resources.

Además, en 2016, Exxon Mobil adquirió una participación del 25 % en la zona GNL 4 de Mozambique. En 2018, el Banco Mundial financió un contrato de 2,4 millones de dólares para la asistencia en las transacciones de GNL que implicaban a un grupo de consultores, entre ellos el gabinete de abogados preferido de Exxon Mobil, Hunton Andrews Kurth. Durante ese mismo período, Exxon Mobil pagó al gabinete de abogados 500.000 dólares de gastos de presión en Estados Unidos. Es evidente que en lugar de promover una gestión que pondría al gobierno fuera del alcance de la influencia de la industria petrolera, la ayuda del organismo la facilita.

Los préstamos del Banco Mundial a Mozambique contradicen el compromiso de los dos con los objetivos del Acuerdo de París sobre el Clima

No solamente las compañías petroleras y financiarlas se ven favorecidas en detrimento de los intereses de Mozambique, sino que los préstamos del Banco Mundial también contradicen el compromiso de Mozambique y del Banco Mundial con los objetivos del Acuerdo de París sobre el Clima, que comprende la limitación del calentamiento climático a 1,5ºC. En noviembre de 2019, los investigadores de varias organizaciones de expertos, entre ellos el Programa de las Naciones Unidas para el medio ambiente, alertaron a la opinión pública internacional y afirmaron que, al ritmo que van las cosas, se produciría un 120 % más de combustibles fósiles en 2030, lo que sería incompatible con un aumento de 1,5ºC de temperatura. En otras palabras, las inversiones en la producción de los combustibles fósiles son ya demasiado importantes.

El Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) advirtió en su Informe de Brecha de Emisiones de 2019 que se necesitan reducciones de las emisiones del 7,6% anual desde 2020 hasta 2030 para cumplir el objetivo acordado internacionalmente de limitar el aumento de las temperaturas a 1,5°C en comparación con niveles preindustriales. Los científicos coinciden en que es una tarea difícil y que la ventana de oportunidad se está cerrando.

Haciendo ver que reconocía el peligro, como ya lo indiqué, el organismo anunció en 2017 que pondría fin a la financiación directa del petróleo y del gas, en exploración y producción, desde ese momento hasta fines de 2019. De todas maneras, ese compromiso excluye la asistencia técnica y los préstamos del banco para la política de desarrollo. Los préstamos y el asesoramiento del Banco Mundial estimulan la producción de petróleo y gas, saboteando de esa manera los objetivos climáticos.

Los préstamos y el asesoramiento del Banco Mundial estimulan la producción de petróleo y gas, saboteando de esa manera los objetivos climáticos

Un ámbito particularmente importante que el BM continúa apoyando es el de las incitaciones fiscales para las inversiones en combustibles fósiles. En Mozambique para atraer nuevas inversiones fuera de las zonas 1 y 4, el préstamo de 110 millones de dólares del Banco Mundial para la política de desarrollo en 2014 obligó al gobierno a aprobar una nueva ley sobre fiscalidad petrolera. La nueva ley fiscal contiene varias incitaciones a la inversión, tales como tasas de amortización aceleradas para la explotación petrolera y de gas. Esa amortización acelerada de las nuevas inversiones en capital permite a las compañías petroleras amortizar rápidamente las inversiones en capital que, de otra manera, se desvalorizarían a lo largo del tiempo. En otras palabras, las reducciones de impuestos más importantes se conceden al comienzo de la operación, lo que hace a los proyectos más rentables y aumenta el flujo de tesorería que puede dedicarse a un mayor número de perforaciones.

Surinam (Sudamérica)

Es importante señalar que el Grupo Banco Mundial aprobó una operación de asistencia técnica de 23 millones de dólares para Surinam en julio de 2019, cuyo objetivo es desarrollar las industrias extractivas, que podrían producir petróleo o gas. El BM presta medios financieros a las autoridades de Surinam para que abran el camino a las grandes compañías petroleras con el fin de explotar los recursos del yacimiento Guyana-Surinam en detrimento de la población y del medio ambiente. La advertencia del Banco Mundial de que la región se verá gravemente afectada por la crisis climática y la elevación del nivel del mar que eso generará, es más que cínica, como lo declara Jacey Bingler de Urgewald en un informe publicado en diciembre de 2020 , en la víspera del quinto aniversario del Acuerdo de París sobre el Clima.

Un último ejemplo: el Banco Mundial otorgó en 2019 un préstamo de 38 millones de dólares a Brasil destinados a contratos de asistencia técnica para desarrollar la explotación petrolera. Las deudas reclamadas por el BM y el FMI son odiosas y deber ser anuladas

El BM y el FMI reclaman a numerosos países en desarrollo el reembolso de deudas que provocaron daños incalculables a las poblaciones y a la naturaleza de esos territorios y más allá, a todo el planeta. Esas deudas forman parte de la categoría de deudas odiosas ya que fueron contraídas contra el interés de la población. Efectivamente, para ser caracterizadas como odiosas, las deudas deben haber sido utilizadas contra el interés de la población del país que las contrajo, y ese es el caso. Un criterio adicional es necesario para caracterizar las deudas como odiosas: los prestamistas sabían o no pueden demostrar que no podían saber que la utilización de sus préstamos iba en contra de los intereses de la población. Como lo demuestra este artículo y muchos estudios, incluidos los documentos producidos por el propio BM y el FMI, ellos saben perfectamente que sus préstamos servían y sirven para sostener políticas contrarias a los intereses de la población y del medio ambiente. Los pueblos tienen el derecho de reclamar su anulación. Y esto también sirve para las deudas reclamadas por los inversores privados o por gobiernos prestamistas. Conclusión

Los partidarios del modelo productivista dominante y del sistema capitalista han comenzado por negar la existencia de un problema crucial, en este caso el de los daños medioambientales y del calentamiento climático, y han continuado promoviendo con fuerza políticas que agravaban la situación. Más tarde, cuando la situación se tornó insostenible, lanzaron la primicia en los medios internacionales publicando un informe sobre el tema, intentando otorgar crédito a la idea de que las instituciones internacionales y los gobiernos de los países más industrializados tomaron conciencia de ese grave problema, de hecho voluntariamente ocultado durante décadas. En resumidas cuentas, los defensores del sistema actual hacen creer que el mismo está en condiciones de aportar una solución al problema del cuál es la causa fundamental, permitiendo así su propia perpetuación. Es urgente comprender que la única solución justa y duradera pasa justamente por el cuestionamiento de este sistema capitalista productivista, estructuralmente generador de daños medioambientales y de desigualdades galopantes.

Este material se comparte con autorización de El Salto

La entrada Los aprendices de brujo del Banco Mundial y del FMI aparece primero en Desinformémonos .


[ Imprimir este artículo ] [ Enviar a un amigo ] [ Ir a la cabecera ]
 

 
 

   APPS

   ASIA

   DEMOCRACIA

   DERECHOS HUMANOS

   DESARROLLO/GLOBALIZACIÓN

   DIÁLOGO NORTE-SUR

   ECOLOGÍA VS ECONOMÍA

   ENLACES - LINKS

   ESTADÍSTICAS

   EUROPA

   LATINOAMÉRICA

   OLVIDADOS POR LA HISTORIA

   SOLIDARIDAD

   TRIBUNA LIBRE



LISTA DE CORREO


�Desea participar al enrequecimiento de esta p�gina?

�Quiere denunciar alguna situaci�n?

Env�enos su art�culo a esta direcci�n de correo electr�nico:

   webmaster@respublicae.org

[ Mapa del sitio ] [ Ir a la cabecera ]

 


 
En la misma sección

Leer otros artículos :
Lunes caluroso se espera para Michoacán
Padres de familia guerrerenses apoyan movilización de la CETEG
PGR interroga a 400 elementos federales que participaron en la masacre de Nochixtlán;100 armas de fuego en pruebas
Otras miradas a Frida Kahlo
Andalgalá de pie frente a la megaminería
Lo que ocurre en México son crímenes de lesa humanidad en la impunidad: Nobel de la Paz
Anuncia Silvano Aureoles la suspensión de dos impuestos
AMLO dispuesto a declarar - Jenaro Villamil
Hace tres años me encarcelaron por alzar la voz y evidenciar la corrupción: Nestora Salgado
Una sola oportunidad



[ Ir a la cabecera ]
 

Portada En breve Mapa del sitio Redacci�n


Respublicae.Org es un portal abierto que se nutre de los trabajos de muchos colaboradores ben�volos externos, de diferentes origen e ideolog�a. Por lo tanto, los administradores de este portal no se hacen responsables de las opiniones vertidas en los art�culos que aqu� se publican.
Copyright © RESPUBLICAE.ORG 2003-2007
Sitio web desarrollado con SPIP, un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Dise�o © Drop Zone City & Respublicae.Org