Publicado en línea el Jueves 7 de enero de 2021, por Franck Gaudichaud

A propósito del libro

Las Calles. Un estudio sobre Santiago de Chile

(Lom ediciones, 2020).

A comienzos de octubre del año recién pasado, al tiempo que las restricciones de movimiento implementadas tras la pandemia comenzaban a cejar y nuevas protestas se tomaban las calles de Santiago conmemorando el año del “estallido social”, Lom ediciones publicaba el libro Las Calles. Un estudio sobre Santiago de Chile, donde la socióloga Kathya Araujo, a la cabeza de un equipo de ocho investigadores, nos invita a volver sobre la “experiencia ordinaria” del espacio peatonal santiaguino, el mismo que este año no dejó de convulsionarse. Fruto de una investigación grupal realizada entre el año 2016 y 2017, el libro se va desplegando de la mano de sus diferentes autores como un recorrido por las calles de Santiago: un paseo por las escenas de vida que, ancladas en la experiencia de los grupos sociales que habitan y transitan la ciudad, expresan los rasgos estructurales más profundos de la sociedad chilena. La desigualdad, el sentimiento de injusticia, las relaciones de fuerza, pero también la lucha de las y los santiaguinos por salir y ganarse cada vez su lugar en la calle. Del barrio alto a la ‘pobla’, de los migrantes a las mujeres jóvenes, el libro va encontrando a los actores y recorriendo los espacios de lo social, tirando a su vez luces para entender el modo en que ese conjunto de experiencias disímiles dan cuenta de un mismo entramado de relaciones. “Es un libro con diferentes capítulos, pero es un solo espíritu y una tesis compartida”, dice Kathya Araujo. “No son artículos separados: todos viene de un tronco común de trabajo empírico, de una reflexión teórica común, a partir de la cual se hicieron los trabajos personales.

Psicóloga de formación inicial, Doctora en Estudios Americanos, investigadora en sociología, profesora asociada a la Universidad de Santiago (Usach) y directora del Centro Núcleo Milenio Autoridad y Asimetrías de Poder, Kathya Araujo es autora de una vasta obra sociológica cuyo foco en la experiencia social ordinaria, los procesos de individuación y subjetivación, ha conseguido relevar aspectos centrales de la estructura social chilena. Sus investigaciones han quedado plasmadas en textos fundamentales para las ciencias sociales en el país, tales como El miedo a los subordinados. Una teoría de la autoridad (Lom ediciones, 2016) y Desafíos Comunes. Retrato de la sociedad chilena y sus individuos (Lom ediciones, 2012), escrito en colaboración con Danilo Martuccelli. Continuando con su línea de trabajo teórico, su último libro, sobre el que pudimos conversar en octubre, parte del principio de que las experiencias sociales ordinarias no son banales: “Es a partir ellas que las personas entienden en qué sociedad viven, que la juzgan, y que encuentran maneras de orientarse y comportarse, desarrollando un mayor o un menor vínculo con esa sociedad. Quizás hubo una época histórica en la cual los grandes relatos bastaban para aplanar un poco tu experiencia personal, que quedaba entonces un poco más subsumida. Es decir, estaba la idea de que la ideología era tan fuerte que te colonizaba; que los discursos sociales eran tan grandes que el sentido común organizaba completamente tu manera de pensar sobre las cosas. Yo creo que esto nunca fue de esa manera en realidad, pero esa distancia se fue agrandando con el tiempo. Por eso me parece que teóricamente es muy importante la dimensión de las experiencias”, aclara, “el cómo esas experiencias ordinarias tienen un impacto en las formas en que percibo, juzgo y me oriento en el mundo, determinando mi grado de adhesión con lo social. La estructura no está en ningún lado en el cielo: la estructura está básicamente en esos rasgos específicos que ordenan a la sociedad. Pero la verdad es que la reconstrucción de esos mismos rasgos, especialmente los que organizan e impactan la vida social –y eso ya lo decía Norbert Elias–, ocurre en los individuos, aquellos que tienen que enfrentarlas. Entonces, cuando tú vas a la calle, cuando vas a ver lo que pasa en la calle y hablas con la gente de ello, lo que acontece es que vas a recoger, por un lado, el impacto que tienen estas dimensiones estructurales, pero también, por otro, vas a ver el tenor de esas experiencias, y cómo es que determinan la forma de percibir la sociedad. En este libro eso es lo que hicimos. Por eso fuimos a mirar las calles.

Carcaj: ¿Cómo esta enorme diferencia de las situaciones sociales, con las experiencias urbanas que las acompañan, determinan la forma en que se constituye la percepción de la ciudad? ¿Existe algo así como una imagen común de lo que es o significa la vida en Santiago?

Kathya Araujo: Yo diría, en primer lugar, que lo que es común a todas esas experiencias de lo que es Santiago, es que son muy diferentes. Y hay un sentimiento muy claro de que si aquí las experiencias son tan diferentes, es porque hay mucha segregación, y en el fondo a través de ellas se puede dar cuenta de mundos relacionales, de lógicas vinculares, de experiencias de la ciudad que son muy distintas. Por ejemplo, aquello que te da la ciudad. Porque en los barrios altos la ciudad te da –y Brenda [Valenzuela], en su artículo, hace una discusión sobre eso– una experiencia de la calle completamente distinta de aquella que se tiene en la ‘pobla’, que tiene que ver con el peligro, con la muerte que está “a la vuelta de la esquina”, como dice Jennifer [Concha]. O sea, son mundos completamente distintos.

La segunda cosa, que yo creo que es transversal, es que en Santiago todo el mundo es como propietario de su parte. Hay un debilitamiento muy grande de la idea de lo común y del espacio público. Y eso yo creo que no tiene que ver solamente con las actitudes del barrio alto que expulsan a la gente que no es del barrio alto; lo mismo pasa en las poblaciones, te expulsan. Todo el mundo es dueño de lo suyo. Eso pasa tanto, que incluso cada quien termina siendo dueño de su vereda, dueño de su barrio, dueño de su calle; nadie puede pasar. Desde esa perspectiva, yo creo que una cuestión muy importante es la mirada: mucha mirada con sospecha, una sospecha muy grande. Y eso implica, por otro lado, que es muy difícil ser un anónimo. Porque los anónimos transitan, fluyen, viven, y pululan en la ciudad sin tenar que dejar de ser anónimos –toda esta idea de Benjamin del paseante–, pero todo eso no existe en Santiago. Tú no puedes caminar por calles que no sean tuyas, porque en ciertos barrios te van a tirar a los perros, te van a mirar con desprecio, y entonces no puedes ser un anónimo. Todo el tiempo tienes que ir mostrando algo de tu identidad: o que perteneces a la ‘pobla’ y entonces llegas de otro lado y rápidamente te pones el buzo; o que perteneces al barrio alto, y si no vienes de ahí y vas a atravesarlo, entonces, tienes que ir con tu uniforme, para que sepan que no eres un delincuente, que estás ahí porque trabajas para no sé qué compañía, o que eres del servicio doméstico, etc… Todo eso, en el fondo, es tener que mostrar identidad. Y eso anula la experiencia del anónimo.

Otra cosa, yo creo que es la crispación: las relaciones crispadas que están a lo largo del texto, y el desgaste que eso implica. Santiago es una ciudad que no solo no te ofrece o que tiene muy debilitado el espacio público, sino que las relaciones en ese espacio están además muy crispadas. Hay toda una discusión, que está en alguno de mis artículos sobre la cuestión del metro, y que Miguel [Barrientos] retoma también en su artículo, sobre cómo en ese espacio hay una crispación muy grande, que no solamente funciona ahí. El artículo de Raimundo [Frei Toledo] muestra esta cosa entre desconfianza y crispación que tiene que ver con las miradas, las miradas que te ponen en tu lugar, el uso del instrumento de la mirada que, nuevamente, te hace ver que no eres un anónimo. Cuando el mundo es el mundo del anonimato, la gente trata de no mirarte, porque respeta ese espacio, pero Raimundo demuestra que no, que la mirada es acá un mecanismo central. O cuando Camila [Andrade] muestra el desgaste, el agotamiento, la hostilidad de la calle respecto de las mujeres mayores, o Felipe [Ulloa] respecto de las mujeres jóvenes. Hay algo hostil, que pasa por estas cuestiones, y que yo creo que es un elemento central de la experiencia.

Ahora bien, eso no es lo único, las ciudades no solamente son eso: las ciudades tienen muchas funciones, y una de esas es por supuesto el placer. La ciudad libidiniza. Yo creo que aquí el problema es que todo eso placentero y libidinal que también está en las calles, está aminorado por esas dificultades que son expresivas de las relaciones, y que responden a cuestiones más estructurales: las enormes desigualdades, las enormes injusticias, pero también el reflejo de una sociedad jerárquica, verticalista, muy celosa de los privilegios, de ciertas clases respecto de las otras. Todo eso implica una respuesta muy defensiva, muy violenta, respecto de esa mirada que ningunea, que te desaparece, que te invisibiliza.

Pero también el libro intenta, creo, mostrar el trabajo de los individuos, hombres y mujeres, para hacerse de la ciudad. Como el artículo de Moisés [Godoy] sobre los ambulantes, o el de Claudia [Perez] sobre los inmigrantes, que muestran el trabajo de todos estos actores para poder hacerse de la ciudad. O el artículo de Felipe sobre las mujeres jóvenes que van a la calle y que dicen bueno, ya, es amenazante, pero salen igual y encuentran maneras de empoderarse. Yo creo que el otro aspecto de este libro, en este contexto más político y en el que hay otras cosas circulando, es que se nota ese lado en el que la ciudad y la experiencia de las calles funciona como expresión de estas desigualdades estructurales, económicas, interaccionales, etc.; que se trata de un escenario en el que, como en toda la sociedad chilena, las relaciones de fuerza y la exhibición de esa fuerza es un elemento central en las relaciones sociales; pero es también un testimonio de cuánto hacemos los individuos que vivimos acá, para tratar de ganarnos la ciudad y hacer algo con ella. Ese lado, que en las discusiones que se han hecho creo que es el que menos se subraya, yo creo que es importante, porque en realidad está bueno saber que la ciudad es dura, y que tenemos un espacio público muy disminuido, una calle poco pública, pero hay también otro lado.

Carcaj: Siguiendo las escenas que nos muestra el libro, se puede ir reconociendo un cierto panorama de la ciudad neoliberal, y del modo en que ésta se difumina y se expande, a partir del mercado inmobiliario, por ejemplo, transformando la experiencia territorial de los grupos sociales. En la relación aparentemente contradictoria que hay entre estos polos dinámicos, nos preguntábamos si hay algún lugar para la memoria histórica de esta ciudad que está siempre cambiando; como una memoria de la transformación y los devenires de la ciudad…

Kathya Araujo: Yo creo que la hay, pero este libro no está destinado a trabajar sobre eso. Si hay un relato histórico de Santiago, nosotros no lo encontramos tanto como encontramos una comparación imaginaria con las regiones, con la vida en regiones… Pero no tanto al nivel de Santiago consigo mismo. No hay memoria histórica monumental, sino una pequeña memoria. Esa es, por ejemplo, la memoria de las mujeres que disfrutaban de ir al centro, mujeres mayores, para las cuales el centro después dejó de ser ese lugar en donde podían vitrinear, porque para ir ahora te tienes que subir a unas micros de las que te puedes caer en cualquier momento, o porque te empujan, y hubo como una expoliación de ese placer, etc… Y ahí en realidad ocurren fenómenos muy disímiles, porque mientras que las mujeres mayores hablan de la expoliación de ese placer, las mujeres jóvenes hablan del placer que crecientemente le ganan a la ciudad. También podemos pensar en el metro y el peso enorme de esta cosa que sucede adentro, donde lo que se está jugando son las desigualdades y nuevas desigualdades –por lo menos el artículo está discutido así–; desigualdades donde el marcador es quién es más fuerte, y ya no es solamente una cuestión económica, sino que son los más jóvenes sobre los mayores, los más fornidos contra los menos fornidos, los hombres contra las mujeres, etc… Por eso de repente hay unas especies de paisajes del metro donde, a ciertas horas, cierto tipo de sujeto desaparece completamente: los más chiquititos, las mujeres, las personas con discapacidad física, la tercera edad, a menos que sea obligatorio. Entonces son actores muy diversos, es muy difícil decir. Los ambulantes, por poner otro ejemplo, te hablan de su presencia en las calles como de una memoria histórica familiar, porque muchos tienen familias, y una memoria traída. O está también la visión de los inmigrantes que se mezcla con la historia del barrio Franklin, que vuelve a ser como ya era antes… Esa es una cosa que Claudia [Perez Bravo] cuenta en su texto: con la modernización de las últimas décadas, Franklin de algún modo se había vuelto aséptico, pero luego llegan estos dominicanos que le ponen música, y esos peruanos que le ponen comida en la calle, y entonces vuelven a ser, comienzan a traer, de otra manera, a un Franklin que parecía ido, porque había habido esta “limpieza” del barrio. Yo creo que ese artículo [“Migrantes: estrategias de apropiación del espacio en el barrio Matadero Franklin”] es muy bonito, porque muestra una memoria de transiciones, de cosas que vuelven de otra manera y que son rechazadas, pero que al mismo tiempo recuerdan a otro momento. Entonces, el libro no habla de la memoria histórica monumental, pero sí de esas pequeñas memorias históricas que van contándote de cómo la ciudad se va transformando. Y luego también hay una memoria de las permanencias, como la de la mirada. La cita de Gabriela Mistral en el capítulo sobre la mirada [“La mirada y la calle: sobre el ser y sentirse mirado (en menos)”] de Raimundo Frei, te da cuenta de que Gabriela Mistral está identificando algo que él vuelve a reconocer hoy [“¿Por qué odia tanto el chileno? Lo único que allá en Santiago observé en la calle fue la «mirada», que es mi documento en «toda tierra». Y vi, vi las que echaban sobre mí. Fueron tres salidas, tal vez dos, y tengo presente esos ojos de curiosidad redondamente hostiles” (Gabriela Mistral, citado en p.167)]. Entonces, también, las permanencias en la ciudad; la memoria como permanencia, la memoria como algo que hay que superar para ganar, la memoria como lo perdido, pero no la memoria monumental, porque nosotros acá hablamos de la vida ordinaria.

Carcaj: Decías que no hay tanto una memoria comparativa o histórica de Santiago con respecto a sí mismo, pero sí con respecto al resto del país, y sobre todo a un “imaginario” de las regiones…. ¿Cómo funciona esta imagen de Santiago respecto de las regiones?

Kathya Araujo: Si, eso no está tan presente porque el estudio es sobre Santiago, pero en general todo el mundo en este libro habla sobre Santiago, sobre la dificultad de Santiago, sobre lo áspero de Santiago, y en ese sentido, claro, la comparación es con respecto a las otras ciudades. Cuando se dice “aquí en Santiago”, el otro lado de Santiago son las ciudades de interior, son las regiones.

En este libro, lo que realmente intentamos, es de tomarte de la mano e invitarte a pasear por la ciudad, pasear por las poblaciones, cruzar la esquina, y entonces te muestra qué hay en el piso, y luego te lleva a pasear por el barrio alto –pero lo hace con alguien que no pertenece al barrio alto y que es primera vez que va, que tiene una experiencia, y que entonces te lo hace ver de otra perspectiva… En realidad no se trata de la ciudad, sino justamente de las calles: las calles en su diferencia, las diferentes calles, los diferentes sectores, las diferentes experiencias que están ahí…. La ciudad es el conjunto, y todos estos artículos, en la medida en que intentan mostrarte que detrás de esto hay esta cuestión que es mucho más estructural y que tiene que ver con la sociedad, claro, te están hablando de Santiago en sordina. Pero en realidad, la ciudad es algo demasiado múltiple. A lo que vamos es a mirar las calles y mostrarte estas experiencias distintas que están en juego, y que son expresivas de esta realidad muy desigual, de esta sociedad con mucha injusticia, de esta sociedad que no ha construido una idea de lo público, que no ha construido una idea de lo común, que no ha construido un verdadero valor de la igualdad. Porque cuando tú tienes una sociedad que es poco considerada, donde hay poca consideración por el otro, ¡las calles son súper expresivas! La gente que pasa y te empuja, las conversaciones en la micro, las miradas, etc., todo eso expresa lo que pasa. Entonces la calle tiene una capacidad de expresividad enorme, y aquí lo que tratamos de hacer es ir a escuchar lo que la calle nos podía decir sobre la sociedad chilena.. Pero también es tratar de ver a esos individuos que son de esta sociedad, que son fuertes, y que están luchando todo el tiempo, que están tratando de ganarse la ciudad y de sacarle placer.

Carcaj: ¿Cual crees que ha sido el efecto de la pandemia sobre esa experiencia de las calles?

Kathya Araujo: Hay que hacer un análisis más detallado, pero una de las cosas esenciales con la pandemia es, yo creo, que las calles aumentaron ese potencial de desconfianza de unos con otros. La pandemia deshabita las calles, nos pone a distancia de la calle, y cuando volvemos a salir, la calle no es más ese lugar bullente. O sea, hay mucha gente, pero es un lugar que vivimos con una enorme desconfianza, porque el otro puede ser portador del virus, porque hay que tomar distancia, y si alguien pasa un poco muy cerca de ti tú lo miras, etc… En ese sentido, el uso de las miradas, las distancias, le han extraído más a las calles su capacidad de placer. Pero, al mismo tiempo, las mismas cosas le han devuelto a la gente la conciencia de ese placer que extraía de las calles. El encierro hace que aumente esta idea de que las calles son un lugar del que uno extrae libido, vitalidad –que son cosas que están también discutidas en el libro–, y yo creo que eso es algo que es muy fuerte. Hay una consciencia del placer y el peligro que conlleva la ciudad, y eso se ha puesto en el centro. Es como si fuera realmente la clave de la experiencia de la calle.

Otra de las cosas, es que buena parte de lo que nosotros sabemos de la sociedad en que vivimos, y de los otros, lo conseguimos en la calle; pero ahora la pandemia tuvo este efecto de reducirnos a que el mundo es lo que la pantalla te dice. Se trata de todo aquello que tú podías modular a través de la calle, de la calle en términos generales: el encuentro con otros, el ver cómo funcionan las cosas, el tener una experiencia de la alteridad, el ser sorprendido por las cosas; todo ese nivel de contingencia, de sorpresa, pero también de información sobre la vida social, sobre lo que está pasando, sobre lo que hay ahí. O sea, uno termina viviendo en un mundo donde si no es por el zoom o por whattsap, entonces no sabes muy bien qué está pasando, y tú tienes que decidir a quién le crees, si no lo puedes ver, porque estás muy encerrado. Todo eso es una pérdida, y yo creo que las personas lo sienten.

Carcaj: Durante la revuelta hubo cierta reivindicación dentro del movimiento social de la calle casi como una suerte de actor político: la calle como un espacio que, como tal, se podía oponer al mundo de la política y al control del Estado. ¿Cómo entenderías este uso y esta afirmación de la calle a partir del “estallido”?

Kathya Araujo: Bueno, yo creo que la experiencia del estallido o la revuelta, es ante todo una experiencia del tiempo. Es la experiencia de poblar las calles, ¿no? De poblarlas políticamente, y masivamente. Yo creo que eso no es nuevo, porque ha habido muchas manifestaciones antes, y esto de algún modo ha sido gradual. Pero lo que se da muy fuertemente en esta ocasión es que la calle se vuelve el escenario más importante de la disputa política del país. Entre el 18 de octubre y probablemente el 15 de noviembre o un poco más, algo se desplaza, y la calle queda en el centro. Del 15 de noviembre en adelante todo comenzó a retomarse, y hay otra escena de la disputa política, que es la escena del parlamento, la escena de la política institucional, la escena de la ciudadanía política, y hay algo que empieza a recomponerse. Pero durante esos primeros momentos, todo eso que justamente nosotros habíamos estado viendo, se junta en la plaza Italia o plaza Dignidad, y aparecen carteles, aparecen demandas, emerge una experiencia de lo público muy importante, y también aparece la disputa, con la violencia y todo lo demás, los enfrentamientos entre manifestantes y carabineros, etc. Se escenifica lo público, lo plural, por un lado, y que por otro lado se escenifica esta confrontación, el espíritu de confrontación, que yo creo que está desde mucho antes. Porque eso ya lo habíamos visto en las calles. Las calles son un lugar con mucha confrontación de poder, una confrontación que vuelve a aparecer de este modo.

Lo que es importante, es que se recuperó este carácter de ágora, eso que estaba muy perdido. Ha sido muy interesante ver cómo la calle conversaba directamente con la clase política. En ese sentido sí, se podría decir que no las calles, pero La Calle, o sea, eso que las interacciones y los individuos producen, se convierte en una especie de actor político. Yo creo que eso ha sido una de las cosas más importantes. O sea, la calle se convirtió en el espacio no solo para protestar sino para dirimir cuestiones políticas, y eso ha ocurrido muy pocas veces.

http://carcaj.cl/expresiones-y-experiencias-de-la-calle-en-un-pais-desigual-entrevista-a-kathya-araujo/


[ Imprimir este artículo ] [ Enviar a un amigo ] [ Ir a la cabecera ]
 

 
 

   APPS

   ASIA

   DEMOCRACIA

   DERECHOS HUMANOS

   DESARROLLO/GLOBALIZACIÓN

   DIÁLOGO NORTE-SUR

   ECOLOGÍA VS ECONOMÍA

   ENLACES - LINKS

   ESTADÍSTICAS

   EUROPA

   LATINOAMÉRICA

   OLVIDADOS POR LA HISTORIA

   SOLIDARIDAD

   TRIBUNA LIBRE



LISTA DE CORREO


�Desea participar al enrequecimiento de esta p�gina?

�Quiere denunciar alguna situaci�n?

Env�enos su art�culo a esta direcci�n de correo electr�nico:

   webmaster@respublicae.org

[ Mapa del sitio ] [ Ir a la cabecera ]

 


 
En la misma sección

Leer otros artículos :
La calidad del aire en el Estado español durante 2015
Los Lacandones: protectores mayas de la selva chiapaneca
Lula: Movilización es lección para los que pretenden socavar a la democracia
Con el covid-19 llegó la hora de la naturaleza, alerta el Pnuma
Trump-Hillary: ¿el ocaso de los estadistas?
El Programa de Transición y la estrategia revolucionaria: respuesta a Maximiliano Rodríguez
La guerra en las calles de Estados Unidos
Covid-19: Cuando la incompetencia de Piñera y Mañalich eran absolutamente previsibles
«Hay riesgos inminentes de una guerra civil en Estados Unidos»
Lección de democracia, autodeterminación y dignidad para todo el mundo

EN LA RED :
Le Venezuela aurait trouvé un médicament contre la Covid-19
Jack Dorsey aussi censure des gouvernements
Fin des interdictions d’entrée sur le territoire des États-Unis , par Joseph R. Biden Jr.
Réarmement, l’Otan se fait Banque, par Manlio Dinucci
Après l’URSS, les USA s’effondrent, par Thierry Meyssan
Le Pentagone place Israël dans la zone du CentCom
L’ayatollah Khamenei interdit les vaccins US, anglais et français
Il y a trente ans, la guerre du Golfe, par Manlio Dinucci

[ Ir a la cabecera ]
 

Portada En breve Mapa del sitio Redacci�n


Respublicae.Org es un portal abierto que se nutre de los trabajos de muchos colaboradores ben�volos externos, de diferentes origen e ideolog�a. Por lo tanto, los administradores de este portal no se hacen responsables de las opiniones vertidas en los art�culos que aqu� se publican.
Copyright © RESPUBLICAE.ORG 2003-2007
Sitio web desarrollado con SPIP, un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Dise�o © Drop Zone City & Respublicae.Org