Publicado en línea el Martes 5 de enero de 2021, por Alfredo Iglesias

No hay ningún programa organizado a nivel nacional: gobernadores y alcaldes corren solos por vacunas, agujas y jeringas, pero hay razones concretas para tener esperanza.

Se dice que “en los próximos días” se divulgará el esquema nacional de vacunación, pero no hay anuncio oficial.

Mientras, algunas provincias se dicen listas para empezar a vacunar ahora mismo, en enero. Todo depende de la autorización de la agencia nacional de salud, controlada por militares.

La militarización del mismo ministerio de Salud refleja bien la complicidad de las fuerzas armadas con el gobierno de Bolsonaro, el aprendiz de genocida. Se prevé que, en última instancia, provincias y municipios recurran al Supremo Tribunal Federal para empezar a vacunar, en caso de que se mantenga la inercia de los órganos nacionales de salud.

Bolsonaro, a su vez, sigue negando la gravedad de la pandemia, esparciendo dudas sobre la vacuna, denunciando la inutilidad del uso de tapabocas, sigue provocando aglomeraciones.

La razón para todo eso: el presidente tiene motivos para preocuparse, y mucho, con lo que podrá ocurrir en 2021. Muchos motivos, para muchas preocupaciones ya a partir de ahora.

La suspensión del “subsidio de emergencia” alcanza a unos 40 millones de brasileños. En diciembre, otros casi 15 millones volvieron a la pobreza. Los desempleados son poco más de 14 millones. Frente a semejante cuatro, la posibilidad de explosiones sociales es alta, y Bolsonaro lo sabe.

En febrero se eligen las presidencias de la Cámara de Diputados y del Senado. Tener a un aliado en esos puestos, principalmente en la Cámara, es de importancia crucial para Bolsonaro: del presidente de Diputados depende abrir (o no) uno de los casi 60 pedidos de destitución del mandatario, casi todos ampliamente amparados en crímenes previstos por la Constitución.

También las investigaciones llevadas adelante por la policía y el Poder Judicial contra dos de sus hijos, el senador Flavio y el concejal por Río Carlos, por corrupción y desvío de recursos públicos, son foco de preocupación del presidente.

Hay denuncias de manipulación de agentes de información del Estado para proteger a la pandilla familiar, lo que seguramente provocará nuevos pedidos de destitución en la Cámara.

A todo eso se suma un cuadro preocupante en la economía, algo que Bolsonaro parece ignorar en sus declaraciones laudatorias, pero que es sentido concretamente no solo por el mercado, pero también por el sector productivo. Si ya antes de la pandemia había fuertes indicios de un retroceso palpable en la economía, ahora el cuadro se agravó bastante.

La imagen del país en el escenario global se deterioró de manera drástica, lo que significó, entre otras cosas, la salida, en 2020, de poco más de 15 mil millones de dólares de capital extranjero.

Hay mucho más para enturbiar un año nuevo de doble rostro: el luminoso, con la expectativa de la vacuna, y el sombrío, del desastre general a raíz de un gobierno que no tiene proyecto ni programa, que hunde a cada día el país en tinieblas.

La destrucción del medio ambiente no será detenida, ni el destrozo de las ciencias, la educación, las artes y la cultura. No hay ninguna razón para tener una única expectativa positiva en la economía o de regreso de programas sociales abandonados.

Pero Bolsonaro tiene sus prioridades: incentivar a sus seguidores más radicales a seguir respaldando sus iniciativas, armar a la población, asegurar el apoyo de los militares y policías de rangos inferiores, librar a sus hijos de la justicia, destrozar a los mismos medios oligopólicos de comunicación que le ayudaron a llegar donde llegó y luego se volvieron contra él, mantener el poco respaldo que le resta entre los grandes empresarios y los dueños del dinero.

Y, principalmente, llegar al fin de 2021 aferrado al sillón presidencial.

Fuente: https://www.pagina12.com.ar/315129-el-ano-nuevo-de-bolsonaro


[ Imprimir este artículo ] [ Enviar a un amigo ] [ Ir a la cabecera ]
 

 
 

   APPS

   ASIA

   DEMOCRACIA

   DERECHOS HUMANOS

   DESARROLLO/GLOBALIZACIÓN

   DIÁLOGO NORTE-SUR

   ECOLOGÍA VS ECONOMÍA

   ENLACES - LINKS

   ESTADÍSTICAS

   EUROPA

   LATINOAMÉRICA

   OLVIDADOS POR LA HISTORIA

   SOLIDARIDAD

   TRIBUNA LIBRE



LISTA DE CORREO


�Desea participar al enrequecimiento de esta p�gina?

�Quiere denunciar alguna situaci�n?

Env�enos su art�culo a esta direcci�n de correo electr�nico:

   webmaster@respublicae.org

[ Mapa del sitio ] [ Ir a la cabecera ]

 


 
En la misma sección

Leer otros artículos :
Conférence de presse annuelle de Sergueï Lavrov, par Sergueï Lavrov
La oligarquía uruguaya: El gobierno de los de siempre
Trump-Hillary: ¿el ocaso de los estadistas?
Herodes sus miedos y la Revolución posible
El silencio cómplice de EEUU y la UE en los planes prorroguistas en Bolivia
¡Y si Júpiter cruzara el Rubicón!
Desmonte de la integración regional
«Se está duplicando la cantidad de muertes en el país cada 25/30 días»
Obama: la guerra y el desarme moral de Estados Unidos
Las pandemias del capital

EN LA RED :
La Lettre ouverte des anciens militaires : un complot contre la République ?, par Thierry Meyssan
💥 APOTEÓSICO cierre de campaña de Pablo Iglesias en Madrid | #QueVoteLaMayoría
Cierre de campaña: Vicálvaro
Acto Móstoles
La Turquie d’aujourd’hui, un problème mondial, par Savvas Kalèndéridès
Le musée azéri des trophées de guerre
Rien ne va plus entre Joe Biden et l’Église catholique
Prise en main des clés du commerce en ligne chinois

[ Ir a la cabecera ]
 

Portada En breve Mapa del sitio Redacci�n


Respublicae.Org es un portal abierto que se nutre de los trabajos de muchos colaboradores ben�volos externos, de diferentes origen e ideolog�a. Por lo tanto, los administradores de este portal no se hacen responsables de las opiniones vertidas en los art�culos que aqu� se publican.
Copyright © RESPUBLICAE.ORG 2003-2007
Sitio web desarrollado con SPIP, un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Dise�o © Drop Zone City & Respublicae.Org