Publicado en línea el Viernes 1ro de enero de 2021, por Caty R

Casi todas las reflexiones se enfocan en el proceso de implementación de cada uno de los temas incluidos en el texto del pacto para resaltar su evidente fracaso, salvo por la desmovilización y entrega de armas de casi 14 combatientes de la resistencia agraria, asunto que era de la mayor prioridad de la elite dominante, representada por el señor Santos y su equipo negociador en La Habana, y también para Timochenko, Lozada y la vieja rosca enquistada en la dirección política de la guerrilla de Marulanda, articulada a los servicios de inteligencia de las Fuerzas Militares y de la policía.

La destrucción de los elementos programáticos de los pactos de paz del Teatro Colon (2016) no son solo obra del uribismo y del actual gobierno de Duque, también es la consecuencia de la maniobra artera de la administración del señor Santos, quien acudió a varios artilugios para impedir una paz con justicia social, mediante el montaje del plebiscito y la sucia acción de la Fiscalía de ese momento, enfocada en destruir los temas medulares de la paz con justicia social y reformas democráticas.

Reforma agraria integral, democracia ampliada, sustitución voluntaria de cultivos de uso ilícito, verdad, justicia y reparación para las víctimas del conflicto, ejercicio no violento de la política, organización de un partido político de los ex combatientes, excarcelación de centenares de presos políticos, son todos temas en que el fracaso es un hecho incuestionable.

La violencia ha regresado en sus peores formas, en los años recientes, con el exterminio de cientos de líderes sociales, con el asesinato de casi 250 ex guerrilleros y con decenas de masacres que saturan la vida pública, como resultado, además, de una inacción deliberada de la fuerza pública para que el uribismo pueda justificar su discurso de la guerra y la demanda de medidas autoritarias que limiten los derechos civiles y den prerrogativas a la policía para que actúe violentamente contra los movimientos sociales.

La conclusión de reputados analistas es bastante sumaria: la paz hoy, no existe y su destrucción ha sembrado un nuevo ciclo de guerra en Colombia, haciendo la misma eterna, como las guerras de Afganistán, Siria e Irak.

En Colombia la violencia bien puede inscribirse en los enfoques de Byung-Chul Han y sus tipologías de la misma.

La colombiana es una violencia proteica; cambia de formas pero se mantiene en el tiempo y en los territorios.

En efecto, en los últimos 80 años este país ha registrado dos ciclos muy agudos de violencia. El primero es el de los años 50, que aparentemente se cerró con los pactos que dieron origen al Frente Nacional, acuerdo bipartidista de los partidos liberal y conservador; y el segundo, el de la “violencia contrainsurgente”, con una amplia injerencia del imperialismo yanqui, que se pretendió cerrar con los pactos neoliberales del 2016, con el patrocinio del gobierno del señor Obama y la colaboración de Cuba.

Sin embargo, la degradación y descomposición de ese supuesto Acuerdo a sentando las bases de un “nuevo ciclo” de violencia, en el que desde el campo popular la resistencia agraria y popular se expresa en la presencia beligerante y combativa de las FarcEP que no firmo los documentos santistas de La Habana, (liderada por Ivan Lozada del Frente Primero, Calarcá del Frente 3, Gentil Duarte del Frente 7 y Jonnier del Comando Coordinador de Occidente); del Eln con sus frentes y retaguardias geopolíticas; y del núcleo que firmo los Acuerdos, pero después se margino de los mismos (integrado por Oscar Montero, Romaña, Aldinever, Marquez y Santrich, que se conoce como Nueva Marquetalia).

No obstante que desde el campo de la ultraderecha y las elites neoliberales se pretende estigmatizar a los movimientos guerrilleros tildándolos de narcotraficantes y delincuenciales, carentes de ideología y de un proyecto político revolucionario, lo cierto es que la crisis de la paz neoliberal y la del propio régimen político, hundido en el colapso económico, la corrupción y el desastre sanitario, que ha ocasionado más pobreza y miseria en millones de colombianos, ha perfilado un escenario de grandes movilizaciones sociales y populares, entre las que se deben incluir los procesos de reorganización guerrillera proyectando la renovada resistencia armada revolucionaria en los años por venir, en los términos de los profundos cambios sociales, tecnológicos y geopolíticos en curso.

Lo que está mostrando la experiencia internacional es que frente al derrumbe del imperio y a su reacción violenta y criminal, como la que observamos en Siria, Líbano, Irán, Irak, Afganistán, Chile, Brasil, Venezuela, las masas populares se ven obligadas a organizar sus propias formas de lucha armada como otra manera de avanzar en la destrucción del aberrante Estado de las elites bancarias, latifundistas y militares.

Chile, por ejemplo, nos está indicando, con su titánica lucha, la necesidad de prever a formas de acción armada que contribuyan a la destrucción de la dictadura de las elites retrogradas que pisotean los derechos democráticos del pueblo.


[ Imprimir este artículo ] [ Enviar a un amigo ] [ Ir a la cabecera ]
 

 
 

   APPS

   ASIA

   DEMOCRACIA

   DERECHOS HUMANOS

   DESARROLLO/GLOBALIZACIÓN

   DIÁLOGO NORTE-SUR

   ECOLOGÍA VS ECONOMÍA

   ENLACES - LINKS

   ESTADÍSTICAS

   EUROPA

   LATINOAMÉRICA

   OLVIDADOS POR LA HISTORIA

   SOLIDARIDAD

   TRIBUNA LIBRE



LISTA DE CORREO


�Desea participar al enrequecimiento de esta p�gina?

�Quiere denunciar alguna situaci�n?

Env�enos su art�culo a esta direcci�n de correo electr�nico:

   webmaster@respublicae.org

[ Mapa del sitio ] [ Ir a la cabecera ]

 


 
En la misma sección

Leer otros artículos :
En Comú Podem exige la paralización de la reapertura del CIE de Zona Franca en Barcelona
Déclaration conjointe des Émirats arabes unis, des États-Unis d’Amérique, de la France, de l’Italie et du Royaume-Uni à propos de la Libye
Le Pentagone engage plus de 10 000 anciens jihadistes de Daesh
In memoriam: Resolución 194 de la ONU
Clemente Amago, alcalde en San Tirso de Abres
Villarejo y Guinea Ecuatorial: «negocios» desde los 90 al calor de sus grandes reservas de gas y petróleo
Un Registro Civil de Baleares autoriza el cambio de nombre a Ensa, una niña transexual de siete años
El Centro Palestino por los Derechos Humanos advierte sobre el colapso del sector de la salud y la suspensión de los servicios sanitarios en la Franja de Gaza
Snowden: "He trabajado para ellos. Cuando la CIA destruye cualquier cosa, nunca es por error"
Pallasos en Rebledía actuará en los campos de inmigrantes de Calais y Dunkerque (Francia)

EN LA RED :
Jack Dorsey aussi censure des gouvernements
Fin des interdictions d’entrée sur le territoire des États-Unis , par Joseph R. Biden Jr.
Réarmement, l’Otan se fait Banque, par Manlio Dinucci
Après l’URSS, les USA s’effondrent, par Thierry Meyssan
Le Pentagone place Israël dans la zone du CentCom
L’ayatollah Khamenei interdit les vaccins US, anglais et français
Il y a trente ans, la guerre du Golfe, par Manlio Dinucci
L’Iran diffuse des armes dans tout le Moyen-Orient, par Gilad Erdan

[ Ir a la cabecera ]
 

Portada En breve Mapa del sitio Redacci�n


Respublicae.Org es un portal abierto que se nutre de los trabajos de muchos colaboradores ben�volos externos, de diferentes origen e ideolog�a. Por lo tanto, los administradores de este portal no se hacen responsables de las opiniones vertidas en los art�culos que aqu� se publican.
Copyright © RESPUBLICAE.ORG 2003-2007
Sitio web desarrollado con SPIP, un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Dise�o © Drop Zone City & Respublicae.Org