Publicado en línea el Viernes 25 de diciembre de 2020, por Miguel Arróniz

Los temores y predicciones preparadas para el siglo XXI, estuvieron marcadas por los deseos del progreso inevitable, la mejora de condiciones de bienestar, la reducción de las desigualdades y vida digna para todos. Igual se vaticinaba la superación de carencias básicas de agua, comida, eliminación de la desnutrición y el analfabetismo, empleo y universalidad en la realización de los derechos. Eran pocas las incertidumbres por el avance insuperable de la ciencia y sus expresiones tecnológicas al alcance de cualquier humano. Las comunicaciones en línea y la llegada de la realidad virtual al mundo material a cambio de confusión prometían información y cultura.

20 años después de tanta predicción (2020), en Colombia lo solido de los derechos que quedaba en pie se siente que se desvanece y el siglo XXI, ofrece un rostro inesperado. El capitalismo más salvaje aupado por las elites se ha jugado sus ultimas cartas de muerte contra la vida y larga vida para el capital, hasta convertir en su enemigo al 80% de sus habitantes, entre los que la mitad esta en situación de pobreza y marginación. El siglo XX que había terminado con la constitución de 1991, dejó instalada la impostura de la economía ocupando el lugar de la política y la independencia de la nación a merced del imperio americano, para dar apoyo incondicional, acrítico y soterrado al reinicio de invasiones y guerras terminadas, a la libre conducción de destacamentos de sicarios, francotiradores y ejércitos de drones, por donde quiera, y apoyar la patente de corso para desestabilizar estados y gobiernos a su antojo, aumentar las falsificaciones de la verdad, silenciar a las Naciones Unidas, conducir la OEA, la OTAN y las alianzas regionales en beneficio propio y usar el coro de áulicos gobernantes tratados como simples marionetas.

El capitalismo global en estos 30 años ha replicado horror, arreció el despojo de todo lo que ha querido convertir a mercancía, indujo a incumplir las reglas colectivas, impuso el mercado y el pensamiento único, cambió la lógica del dialogo basado en principios políticos, por acuerdos sostenidos en intereses económicos, expulsó la historia, la ética y la política de las relaciones sociales, banalizó la esencia de la democracia del demos y del kratos de ascendencia griega y rediseñó la organización de la sociedad a través del miedo. La solidaridad fue desalojada por la competencia, el colectivismo cedió ante el individualismo y del consumo se pasó al consumismo. Volvieron más fuertes la xenofobia, el racismo, el odio, la tortura, la crueldad policial y militar.

Tardío y débil el siglo XXI, en Colombia, parece comenzar apenas en el 2020, después de haber permanecido aprisionado por el oscurantismo del poder, encarnado en el partido en el poder, que incumple pactos, manipula decisiones, traiciona acuerdos y acaba de identificar a los jóvenes como su principal enemigo a combatir por todos los medios. Busca de ellos eliminar el “gen” de su rebeldía y su espíritu de libertad. Primero quiso limitar la protesta, luego negarla, después acudió al veto y en todos los entretantos ha permanecido la barbarie adelantada masacre sobre masacre en Cauca, Santander o Bogotá, en todos lados. De colofón se anuncia y promueve una ley de terror para evitar la “radicalización” de los jóvenes, a la usanza fascista de eliminar sospechosos hoy para evitar terroristas mañana. Y en paralelo se vende la idea del envejecimiento como el problema secundario porque exige gastar “inútilmente” mas dinero en medicinas y cuidados, que el gobierno no esta dispuesto a destinar, en tanto los gastos en la maquinaria de guerra y el pago de deuda obtenida para la guerra, van primero, supliendo con el uso de la violencia la legitimidad que le falta al gobierno.

Lo que parecía estable, inderogable e insustituible en materia de derechos humanos, fue puesto en cuestión, tergiversado o negado por las elites. La proporción del PIB en atención sanitaria, educación, agua potable o alimentos, que dependían de los impuestos, quedaron en la incertidumbre a pesar del crecimiento de los montos de recaudo. El poder mira a otro lado y la corrupción y el clientelismo se arropan con el temor que produce el virus del covid19, del que se han servido para cambiar la orientación de la brújula política, inmovilizar la vida, paralizar la esperanza, reciclar fascismos y reinstalar injusticias e impunidades, con el simple click de un twitter, un WhatsApp o un uso intensivo de la red, que impide hablar colectivamente de ciudadanía o espacio publico. La red en manos de los fascismos empuja hacia adentro, a la busca del refugio en el exilio propio y propician la autocensura bajo la intimidación y miedo al desprestigio en el face, dimensionado por falsas identidades camufladas, salidas de las bodeguitas del horror, que banalizan el dolor y las diferencias e impiden mirarse y reconocerse y a cambio convocan falsamente a participar del mundo sin identidad, sin ética y a vincularse sin vinculo social a la masa amorfa, conducida con mayor capacidad por arrogantes, charlatanes, farsantes, mentirosos y odiosos personajes expertos de los fake news y la delincuencia. Si el siglo XX iluminó la vida con la electricidad, los viajes a la luna y la internet y la gente fue capaz de padecer y vencer las pestes, la maldad del Furher y las sangrientas dictaduras, el siglo XXI también dará tiempo para salir avantes, cerrarle el paso al capitalismo criminal y detener sus artefactos de colonialismo, patriarcalismo y barbarie. Aunque el siglo XXI llegue tarde, débil y mutilado a la nación que voto para seguir la guerra siguiendo la astucia de su furher, en todo caso mantiene firme la esperanza en que la dignidad será el lugar de encuentro de jóvenes y viejos, de todas las vertientes de cambio, sin otra vanguardia que defender la paz, para iluminar la vida con derechos.

P.D. Que el 2021 del siglo 21, sea para construir en colectivo la dignidad que aún falta. ¡salud!


[ Imprimir este artículo ] [ Enviar a un amigo ] [ Ir a la cabecera ]
 

 
 

   APPS

   ASIA

   DEMOCRACIA

   DERECHOS HUMANOS

   DESARROLLO/GLOBALIZACIÓN

   DIÁLOGO NORTE-SUR

   ECOLOGÍA VS ECONOMÍA

   ENLACES - LINKS

   ESTADÍSTICAS

   EUROPA

   LATINOAMÉRICA

   OLVIDADOS POR LA HISTORIA

   SOLIDARIDAD

   TRIBUNA LIBRE



LISTA DE CORREO


�Desea participar al enrequecimiento de esta p�gina?

�Quiere denunciar alguna situaci�n?

Env�enos su art�culo a esta direcci�n de correo electr�nico:

   webmaster@respublicae.org

[ Mapa del sitio ] [ Ir a la cabecera ]

 


 
En la misma sección

Leer otros artículos :
“El capitalismo global no puede ser adecuadamente comprendido si se ignora la dimensión racial”
Impuesto a los súper ricos, una reforma timorata e insuficiente de una oposición mal preparada por sus asesores económicos
Lobo vivo, lobo protegido
EQUO rechaza la propuesta del PP sobre las escuelas taurinas y la considera “una desfachatez”
Independencia judicial
Caminando juntas. Reunión del espacio confederal
No más exclusión del pueblo afrocolombiano... exigimos al gobierno participación en la agenda de paz
Réunion du Conseil de sécurité sur la situation humanitaire en Syrie
Pronunciamiento: Rechazo al golpe de estado parlamentario en Brasil
El Domingo 5 de Junio Dia Internacional del Medio Ambiente

EN LA RED :
L’ayatollak Khamenei interdit les vaccins US, anglais et français
Il y a trente ans, la guerre du Golfe, par Manlio Dinucci
Le FBI anticipe des manifestations armées sur tout le territoire US
Allocution d’Emmanuel Macron après les évènements du Capitole, par Emmanuel Macron
Le Venezuela exprime sa préoccupation face aux faits de violence à Washington
Derrière le verdict de Londres sur Julian Assange, par Manlio Dinucci
Cheik Rohani sème le trouble au Moyen-Orient, par Thierry Meyssan
L’arbitraire et la censure sont de retour en Occident, par Thierry Meyssan

[ Ir a la cabecera ]
 

Portada En breve Mapa del sitio Redacci�n


Respublicae.Org es un portal abierto que se nutre de los trabajos de muchos colaboradores ben�volos externos, de diferentes origen e ideolog�a. Por lo tanto, los administradores de este portal no se hacen responsables de las opiniones vertidas en los art�culos que aqu� se publican.
Copyright © RESPUBLICAE.ORG 2003-2007
Sitio web desarrollado con SPIP, un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Dise�o © Drop Zone City & Respublicae.Org