Publicado en línea el Viernes 11 de diciembre de 2020, por Franck Gaudichaud

Y punto. Lo demás es simplemente lírica. Aunque pareciera que los números y las palabras no son compatibles, la verdad es que sí son útiles para enredar las cosas, que es otra forma de decir política. Política de palacio, de madrugadas, cálculos, una copa de vino ¿Por qué no? Mientras tanto nos dicen con la mirada entornada que todos anhelan profundamente que “nuestros” pueblos originarios sean partícipes de esta Convención que debe ser lo más pluralista posible.

¿Pero no iba a ser tan pluralista, cómo entonces la clase política se apropió de los pueblos originarios y ahora son “nuestros”, o sea son chilenos? Por ende ya apriorísticamente se excluye la posibilidad de que se pueda construir un Estado plurinacional. Y, además, es tal la profundidad de sus deseos que ahí ocultan, en aquellos oscuros laberintos soterrados, una ideología racista y colonial, cubriendola con un manto de números que carecen de importancia. Por eso, cuánta razón tiene la lingüista mapuche Jaqueline Caniguan cuando señala quesi a los chilenos se les ha engañado diez veces, a los pueblos originarios se nos ha engañado cien”. ¡Hay que tener ojo de cóndor!, dice. Un ojo agudo, preciso, siempre abierto; un ojo que jamás duerme porque cuando se descuida, la clase política de la noche a la mañana le puede cambiar la Asamblea Constituyente por una Convención Constitucional. Del mismo modo que en aquel breve momento en que miró hacia el lado equivocado, el gobierno dijo que los Escaños Reservados serían 15 y no más. La oposición hizo como que se oponía, pero en realidad no tuvo el coraje de hacerlo. Los pueblos originarios, donde algunos aspiran a tener paridad de género de acuerdo a su cosmovisión, representación en proporcionalidad demográfica, es decir al menos el 12,8 de la población del país, o escaños supernumerarios, sencillamente no cuentan pues no es un problema de matemáticas, sino que de racismo, de política, de poder. Y el poder no lo tienen ni los mapuche, los diaguita, los aymara o los likan antay ni ninguno de los diez pueblos originarios y afrodescendientes que habitan estos territorios. Lo tienen los que negociaron el Acuerdo por la Paz en noviembre de 2019, la Paz de una Guerra inventada. Los que redactaron la Ley 21.200 en diciembre de ese mismo año que diseñó todo el itinerario constitucional y, luego, los consiguientes cambios relacionados con paridad de género.

Para el último se dejó a los indios. Claro, total tienen paciencia de indio. Sin embargo, no es esa la razón, sino que el Estado-nación chileno surgió y se consolidó negando a los pueblos originarios, usurpó sus tierras, intentando aniquilar sus culturas y sus identidades. Por la violencia fue, como lo ha sido ahora en lo concerniente a los escaños reservados porque no pueden aceptar que su blancura no es tan blanca, que los originarios no son ellos. Que los pueblos originarios estaban antes, que quizás los escaños reservados deberían ser para los chilenos.

Pero no son todos los chilenos, es el Estado, es la clase política, por ello esto no es un problema de matemáticas, sino que de racismo. No todos los integrantes y organizaciones de los pueblos originarios creen o quieren participar en el proceso constitucional, ya que son muy diversos, pero es dable suponer que al ojo del cóndor se le han adicionado sus colosales alas y está volando cada vez más bajo. Y todos sabemos de qué se alimenta el cóndor.


[ Imprimir este artículo ] [ Enviar a un amigo ] [ Ir a la cabecera ]
 

 
 

   APPS

   ASIA

   DEMOCRACIA

   DERECHOS HUMANOS

   DESARROLLO/GLOBALIZACIÓN

   DIÁLOGO NORTE-SUR

   ECOLOGÍA VS ECONOMÍA

   ENLACES - LINKS

   ESTADÍSTICAS

   EUROPA

   LATINOAMÉRICA

   OLVIDADOS POR LA HISTORIA

   SOLIDARIDAD

   TRIBUNA LIBRE



LISTA DE CORREO


�Desea participar al enrequecimiento de esta p�gina?

�Quiere denunciar alguna situaci�n?

Env�enos su art�culo a esta direcci�n de correo electr�nico:

   webmaster@respublicae.org

[ Mapa del sitio ] [ Ir a la cabecera ]

 


 
En la misma sección

Leer otros artículos :
Déclaration de la Maison-Blanche à propos des terroristes du Nord de la Syrie
Gobierno Bolsonaro es la expresión de un país que no queremos ver
Lo que el COVID-19 ha dejado al descubierto
Una vuelta de rosca más hacia la privatización del agua
La CUP emplaça a tots els grups a subscriure proposta de resolució en defensa del decret de pobresa energètica
El bulo útil
Encrucijada de la izquierda, ¿otro partido o millones de voces?
América Latina: el final de un ciclo o el agotamiento del posneoliberalismo
Desmonte sin cuarentena, se perdieron 6.500 hectáreas de bosques
Podemos se reúne en Mataró con los colectivos más castigados por la crisis

EN LA RED :
L’ayatollak Khamenei interdit les vaccins US, anglais et français
Il y a trente ans, la guerre du Golfe, par Manlio Dinucci
Le FBI anticipe des manifestations armées sur tout le territoire US
Allocution d’Emmanuel Macron après les évènements du Capitole, par Emmanuel Macron
Le Venezuela exprime sa préoccupation face aux faits de violence à Washington
Derrière le verdict de Londres sur Julian Assange, par Manlio Dinucci
Cheik Rohani sème le trouble au Moyen-Orient, par Thierry Meyssan
L’arbitraire et la censure sont de retour en Occident, par Thierry Meyssan

[ Ir a la cabecera ]
 

Portada En breve Mapa del sitio Redacci�n


Respublicae.Org es un portal abierto que se nutre de los trabajos de muchos colaboradores ben�volos externos, de diferentes origen e ideolog�a. Por lo tanto, los administradores de este portal no se hacen responsables de las opiniones vertidas en los art�culos que aqu� se publican.
Copyright © RESPUBLICAE.ORG 2003-2007
Sitio web desarrollado con SPIP, un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Dise�o © Drop Zone City & Respublicae.Org