Publicado en línea el Martes 8 de diciembre de 2020, por JDF

Cada nueva ley es presentada como una importante contrarreforma de la anterior, aunque en realidad ninguna ha tocado las cuestiones de fondo. Pero la bronca sirve para alimentar el espejismo de que existe un verdadero dualismo ideológico entre los partidos del turnismo. Se acusan unos a otros de que sus leyes de Educación son ideológicas, lo que es una banalidad porque no podría ser de otra manera ya que los seres humanos actuamos conforme a ideas y no, salvo en circunstancias extremas, por instinto o cálculos algorítmicos.

En realidad, y pese al ruido provocado en este caso por los partidos que se declaran de derecha -una escandalera que apenas comprenden sus homólogos europeos-, la nueva ley apenas toca las cuestiones de fondo, como son la mejora de la calidad de la enseñanza (modificando las ratio profesor/alumnos, por ejemplo, y dedicando más presupuesto) y la garantía de la necesaria pluralidad de mensajes e ideas que el alumnado debería recibir del profesorado para que la educación no se convierta en adoctrinamiento. Una pluralidad que solo es posible en la enseñanza pública porque la privada, sobre todo si se trata de centros religiosos, responde -en este caso sí- a un ideario muy definido que es obligatorio para todos los profesores.

Más allá de en la anécdota de eliminar la palabra que se inventara el ministro Wert para calificar el castellano -vehicular, ¿qué cosa será eso?- en dos temas se centra principalmente la bronca: los centros concertados y la situación de la religión como asignatura. En ambas es protagonista la Iglesia católica. Para explicar este anacronismo, que no sucede en otras partes, hay que conocer el proceso que en España ha tenido como protagonistas al Estado y la Iglesia desde hace casi doscientos años. Antes de mediados del siglo XIX tuvo lugar un consenso entre ambos poderes mediante el cual la Iglesia renunciaba a reivindicar la devolución de sus bienes desamortizados (requisados) por el Estado a cambio de que este sufragara el «culto y clero» y le permitiera intervenir en la enseñanza (primero reservándose la educación de las élites en centros propios y luego también mediante la participación en la educación pública y, a veces, en su control). Tras algunos breves paréntesis, seguimos en esto. Sin alcanzar una situación de laicidad -que no hay que confundir con laicismo- como sí ocurrió en la gran mayoría de los otros países europeos. Y hoy al amparo de un Concordato de más que dudosa constitucionalidad, como si aún estuviera vigente el «régimen de cristiandad» o el nacional-catolicismo.

La LOMLOE de la ministra Celaá no se enfrenta al nudo gordiano del problema. El Estado sigue subvencionando al cien por cien los centros religiosos, que no ocultan su objetivo de adoctrinar, vía concertación, y además acepta que la Iglesia se inmiscuya en la enseñanza pública obligándose a ofrecer a todos los alumnos una asignatura de religión confesional, a cargo de personas nombradas a dedo por la jerarquía eclesiástica, en lugar de tener en el currículum una asignatura de «Historia de las Religiones» o de «Historia de la Filosofía y las Religiones» que es sin duda necesaria para una formación adecuada y debería estar a cargo de personas que hayan demostrado sus conocimientos como el resto de los profesores en sus respectivas materias.

La financiación concertada debería reducirse, hoy, a los casos y lugares en que las plazas en la enseñanza pública sean insuficientes para garantizar la escolarización de toda la población en edad de cursar la enseñanza obligatoria. Y solo hasta tanto ello no se dé. Desde luego, debe también garantizarse la libertad de empresas, instituciones y familias para crear centros de enseñanza, pero sin que ello suponga un supuesto derecho a que sean nuestros impuestos quienes los paguen y siempre que no se transgredan derechos fundamentales ni las normas aprobadas democráticamente. Exactamente igual que sucede en el caso de las universidades privadas. Tampoco pagamos a quienes deciden acudir a una clínica privada, y no a la Seguridad Social, para operarse, o contratan un seguro privado de pensiones. Aunque, bien mirado, también podría peligrar esto al amparo del mantra de la «colaboración público-privada». Atentos.

Isidoro Moreno. Catedrático emérito de Antropología.


[ Imprimir este artículo ] [ Enviar a un amigo ] [ Ir a la cabecera ]
 

 
 

   APPS

   ASIA

   DEMOCRACIA

   DERECHOS HUMANOS

   DESARROLLO/GLOBALIZACIÓN

   DIÁLOGO NORTE-SUR

   ECOLOGÍA VS ECONOMÍA

   ENLACES - LINKS

   ESTADÍSTICAS

   EUROPA

   LATINOAMÉRICA

   OLVIDADOS POR LA HISTORIA

   SOLIDARIDAD

   TRIBUNA LIBRE



LISTA DE CORREO


�Desea participar al enrequecimiento de esta p�gina?

�Quiere denunciar alguna situaci�n?

Env�enos su art�culo a esta direcci�n de correo electr�nico:

   webmaster@respublicae.org

[ Mapa del sitio ] [ Ir a la cabecera ]

 


 
En la misma sección

Leer otros artículos :
¿Qué significa la absolución de Trump?
Tapar el sol con un dedo
India y China escoltan ahora a Estados Unidos en el mayor gasto militar
EEUU pidió a Rusia que no ataque a Al Qaida en Siria
Sobre declaraciones del embajador de EEUU en la OEA Maduro: Es indignante que un gobierno extranjero pretenda opinar de los asuntos internos de Venezuela
Discurso completo del líder histórico de la Revolución Cubana: "El pueblo cubano vencerá"
El Parlamento asturiano aprueba una proposición de apoyo a la querella argentina contra los crímenes del franquismo presentada por IU y Podemos
En Comú Podem presenta un pla especial de 5.000 milions per a ciutats mitjanes i petites per reforçar el municipalisme i afrontar l’emergència social
El Bloque Central Bolívar, sus crímenes, víctimas, justicia y memoria histórica
Alberto Garzón reclama responsabilidad a PSOE y Podemos, y les emplaza a que se sienten a hablar para llegar a un acuerdo

EN LA RED :
L’ayatollak Khamenei interdit les vaccins US, anglais et français
Il y a trente ans, la guerre du Golfe, par Manlio Dinucci
Le FBI anticipe des manifestations armées sur tout le territoire US
Allocution d’Emmanuel Macron après les évènements du Capitole, par Emmanuel Macron
Le Venezuela exprime sa préoccupation face aux faits de violence à Washington
Derrière le verdict de Londres sur Julian Assange, par Manlio Dinucci
Cheik Rohani sème le trouble au Moyen-Orient, par Thierry Meyssan
L’arbitraire et la censure sont de retour en Occident, par Thierry Meyssan

[ Ir a la cabecera ]
 

Portada En breve Mapa del sitio Redacci�n


Respublicae.Org es un portal abierto que se nutre de los trabajos de muchos colaboradores ben�volos externos, de diferentes origen e ideolog�a. Por lo tanto, los administradores de este portal no se hacen responsables de las opiniones vertidas en los art�culos que aqu� se publican.
Copyright © RESPUBLICAE.ORG 2003-2007
Sitio web desarrollado con SPIP, un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Dise�o © Drop Zone City & Respublicae.Org