Publicado en línea el Sábado 19 de septiembre de 2020, por Bea Morales

<https://www.fondsk.ru/images/news/2...>

La literatura distópica se está volviendo cada vez más popular. No nos extraña: hay serios signos de que la humanidad avanza a pasos agigantados hacia un nuevo orden mundial. Y las distopías pueden contener pistas sobre qué tipo de orden es.

Citaré las distopías más famosas: Nosotros (1920) de Evgeny Zamyatin ; El foso (1930) de Andrei Platonov, Un mundo feliz (Brave New World) (1932) de Aldous Huxley, La guerra de las salamandras (1936) de Karel Čapek, Rebelion en la Granja (1945) y 1984 (1948) de George Orwell, Fahrenheit 451 (1953) de Ray Bradbury, La rebelión de Atlas (1957) de Ayn Rand , La naranja mecánica (1962) de Anthony Burgess, La hora del toro (1970) de Ivan Efremov y otros.

Un rasgo distintivo de todos los sistemas sociales «ideales» es su estabilidad, la ausencia de revoluciones, de toda clase de trastornos sociales como la injusticia, el hambre y, lo que es más importante, la «felicidad» universal. A primera vista, sería más correcto llamar utopías a estos modelos de sociedad. ¿No es eso lo que soñaron muchos pensadores y figuras públicas del pasado, que fueron llamados utopistas?

Sin embargo, tras un examen más detenido, muchas utopías, especialmente en los tiempos modernos, resultan ser distopías; prevén el logro de buenas metas no, por decirlo suavemente, por medios excesivamente buenos.

En todas las obras del género distópico, sin excepción, se le da el lugar más importante a la ciencia y la tecnología. Las sociedades «ideales» se crean sobre la base de ciertos logros del progreso científico y tecnológico. Analizando la novela distópica de Yevgeni Zamiatin Nosotros, mencioné algunos milagros científicos y técnicos que aseguraron la «felicidad» en el Estado Único. La ciencia y la tecnología en esta novela, como en otras distopías, aparece en tres formas.

Primero, como un medio para conocer el mundo que lo rodea y conquistar la naturaleza en aras de satisfacer las necesidades materiales de todos los miembros de la sociedad. Entonces, en la novela Nosotros el problema de la alimentación se resuelve mediante una transición general a la producción de alimentos a partir del petróleo.

En segundo lugar, como medio de construir una sociedad como una máquina gigante, donde cada persona es un detalle pequeño. En la novela Nosotros la reunión de todas las personas en un hormiguero que lleva a cabo las tareas utilizando la Tabla de las Horas y el sistema del taylorismo.

En tercer lugar, como medio de rehacer a la persona misma. Vemos ejemplos de tal interferencia en la naturaleza humana en la novela Nosotros. Al final de la novela el Benefactor (el jefe del Estado Único) firma un decreto por el que todos los números (como se llama a los ciudadanos del Estado) se someten a la Gran Operación para eliminar el «centro de la fantasía» del cerebro. Este es uno de los medios más radicales de privar a una persona de su alma (una persona no debería tenerla, le impide ser feliz). <https://www.fondsk.ru/images/myfls/...>

Me gustaría detenerme en este momento (en la alteración de una persona) con más detalle. De todas las distopías con las que estoy familiarizado, el tema más vívido y detallado de la reelaboración humana se destaca en la novela Un mundo feliz del escritor inglés Aldous Huxley, publicada en 1932. La sociedad «ideal» de Huxley no tiene signos externos de uniformidad totalitaria. En la novela Nosotros, por ejemplo, se sigue a los ciudadanos, se les puede castigar e incluso ejecutar (para ello se creó la Máquina del Benefactor, un medio técnico único de liquidación física). En 1984 de George Orwell, el Ministerio del Amor rastrea a las personas desleales al Gran Hermano y al partido y las destruye.

Pero en Un mundo feliz no vemos violencia externa contra una persona. Todos son felices a su manera o al menos no muestran ningún descontento. ¿Cuál es el secreto de una sociedad tan «ideal», el hecho de que Huxley tenga gente diferente, diferente a los habitantes de los mundos «ideales» de otras distopías? Uno de los diez gobernantes del Estado Mundial (Un mundo feliz), Mustafa Mond, confiesa: “Hay que gobernar sabiamente, no con un látigo. No para actuar con los puños, sino para influir en el cerebro». Por supuesto, el sistema de gestión de este «mundo feliz» también falla de vez en cuando, a veces aparecen disidentes. Sin embargo, lo hacen sin la necesidad de la Máquina del Benefactor: los disidentes simplemente son exiliados a tierras lejanas. En la novela, dos de esos disidentes son enviados al exilio: Bernard Marx a Islandia, Helmholtz a las Islas Malvinas.

Si en la novela de Zamiatin vemos una gran cantidad de dispositivos técnicos y máquinas absolutamente fantásticos para la época en que se escribió la novela Nosotros (como, por ejemplo, una nave espacial que debe volar a planetas distantes), entonces Huxley no tiene nada de eso. Bueno, tiene máquinas voladoras (helicópteros), pero ¿a quién le puede sorprender esto en 1932, cuando se publicó la novela? Sí, Huxley tiene comida artificial, pero existe junto con la comida natural. No como en la novela de Zamiatin, donde comen exclusivamente productos hechos a base de aceite.

Pero de Huxley aprendemos que todos los esfuerzos de la ciencia y la tecnología tienen como objetivo rehacer al hombre. En la literatura occidental moderna, esto se llama hume-tech (en oposición al término familiar de alta tecnología). Este nuevo humano debe convertirse en un producto de la ciencia y la tecnología, y cuando la novela describe esta tarea, este problema se ha resuelto en gran medida. Sin embargo, no del todo, pero los habitantes del «mundo feliz» esperan que no esté lejano el momento en que se resolverá por completo y finalmente. En Huxley ya vemos no humanos, criaturas que solo tienen un caparazón humano. Solo unos pocos además de Huxley tienen los rudimentos de la conciencia y el entendimiento de los humanos.

El lema del planeta en el Estado Mundial: «Comunidad, Identidad, Estabilidad».

El principio de «Igualdad» se lleva a cabo consistentemente a través de la organización de la producción de transportadores de individuos estandarizadas. En el «mundo feliz», con raras excepciones, las personas no nacen de forma natural, sino que se crían en botellas de fábricas especiales: criaderos. A la salida de esta producción, hay cinco modificaciones del producto. Hay cinco castas en la sociedad (se las designa con las letras «alfa», «beta», «gamma», «delta», «épsilon»). En consecuencia, en las primeras etapas del desarrollo de los embriones humanos, se dividen artificialmente en cinco especies con diferentes propiedades mentales y físicas. La separación se produce al agregar ciertas sustancias y mezclas a la botella. Dentro de cada tipo (casta), los productos deben ser exactamente iguales y cumplir con los estándares necesarios. La unificación se logra mediante la clonación (se obtienen gemelos idénticos en la salida). Toda esta cocina se puede llamar «programación genética».

En la etapa del desarrollo embrionario, se determina la futura función de la producción social del «producto». Los futuros químicos desarrollan resistencia al plomo, soda cáustica, resinas, cloro. Al minero se le enseña a soportar el calor. A los «Epsilons» se les asignan los trabajos más difíciles y sucios que no requieren inteligencia. A la salida, parecen medio idiotas. Las características físicas y mentales más altas deben tener productos designados como «alfa». Se les encomiendan las funciones de gestión, educación, actividades científicas y técnicas.

Tan pronto como se le quita al bebé el biberón (el nacimiento se llama «descorchar»), ingresa al transportador educativo. La ciencia ha creado muchos métodos efectivos para formar la conciencia «correcta». Por ejemplo, en un sueño, se adoctrina a un niño con actitudes hacia el consumo, el colectivismo, las distinciones de clases, la higiene, etc. Esto es hipnopedia: hipnosis en un sueño.

Cuando los niños están despiertos, desarrollan ciertos reflejos incondicionados de modo que el niño se siente atraído por algo y se aleja de algo. Por ejemplo, el director del jardín de infancia instruye a las niñeras que traigan los «controles deslizantes»; las niñeras traen grandes carritos con niños del grupo delta. Luego da la orden de llevar a los niños al estrado con libros y flores. Los niños se sienten atraídos por los objetos hermosos, pero se sorprenden. La operación se repite, pero los niños ya no se sienten atraídos por las flores y los libros. El director explica esta medida por la necesidad de desacostumbrar a los representantes de la casta delta a amar la naturaleza y la literatura. Uno no debería “perder el tiempo de la Sociedad” en su desarrollo estético y mental, porque los deltas deberían dedicarse a un trabajo pesado y sucio. La actividad intelectual y creativa está contraindicada para ellos. Si mantienen su amor por la naturaleza, los deltas utilizarán el transporte para salir de la ciudad, y este es un coste económico innecesario que sufría la sociedad anterior. El director está seguro de que se está programando a los niños contra el «consumo innecesario» y el jardín de infancia cumple una tarea social muy importante.

En el proceso de crianza, a las personas se les inculca el amor por su casta, la admiración por la casta superior y el desprecio por las castas inferiores. A todas las personas, independientemente de su casta, se les inculca el hábito de los placeres y el entretenimiento, el culto al consumo. Una persona que consume convierte voluntariamente su libertad en placeres (se necesita poder y la entrega voluntaria de la libertad de una persona).

La novela habla del consumo de drogas, que se denominan «soma», en lugar de los productos y bienes habituales. Este es un invento brillante. El soma se considera una droga inofensiva (que no interfiere con el desempeño de las funciones sociales y laborales) y al mismo tiempo un remedio eficaz para la depresión. Hay un dicho popular: «¡Toma soma gramos y no hagas dramas!» Por lo tanto, los habitantes del «mundo feliz» rara vez están tristes, rara vez disfrutan de la vida. El soma tiene un inconveniente: quienes usan esta droga mueren rápido. Sin embargo, aquí hay una gran ventaja: no hay personas mayores en la sociedad, los ciudadanos del «mundo feliz» viven con alegría y no saben qué es la vejez. Tomar una gran dosis de soma antes de morir hace que incluso sea agradable morir.

En cuanto al pilar del orden estatal conocido como «Comunidad», solo es posible si se elimina la propiedad privada no solo en los medios de producción, sino también en los niños. La idea de «privatizar» a los niños ni siquiera se le ocurre a ningún ciudadano del Estado Mundial, ya que los niños son un producto que sale de la línea de montaje del Criadero. Tampoco puede un hombre tener derechos especiales sobre una mujer y una mujer sobre un hombre. No existe una institución del matrimonio y la familia en este «mundo feliz». Tener una pareja sexual permanente se considera indecente. Se promueve el principio: «Todos pertenecen a todos los demás». Una relación sexual caótica entre sujetos se denomina «uso mutuo».

Las palabras «familia» y «matrimonio» tienen un tono indecente, y «padre» y «madre» se consideran groseras maldiciones (especialmente «madre»; después de todo, los niños no se llevan en el útero de una mujer, sino que se crían en frascos). Se requieren lecciones de educación sexual y juegos sexuales para todos los niños, y los adultos son promiscuos y ven pornografía en películas. Esto se considera un requisito previo para la salud mental. Se requieren lecciones de anticoncepción y maltusianismo para las mujeres no esterilizadas.

Los que construyeron el «mundo feliz» llegaron a una conclusión simple, que los dictadores de siglos anteriores no pudieron dase cuenta de que una sociedad totalitaria basada en la violencia es inestable. En algún momento, la gente se vuelve más fuerte que los gobernantes y los derroca. El poder sobre los seres humanoides que se sienten «felices» satisfaciendo sus necesidades «básicas» de comida, sexo y entretenimiento se ve muy diferente. Tal poder es confiable, porque controla a las personas débiles que no tienen la intención de derrocar a los gobernantes. ¿Por qué destruir el poder que les garantiza los bienes «básicos»?

En 1958 A. Huxley escribió Return to a Brave New World. Se trata de un ensayo en el que el autor afirma que el mundo avanza hacia el estado descrito en su novela distópica mucho más rápido de lo que pensaba. Las drogas ya están barriendo el mundo. Reina la atmósfera del «amor libre», muchos consideran la familia y el matrimonio como un anacronismo. La televisión se ha convertido en una herramienta de lavado de cerebro más eficaz que la propaganda de Goebbels. En laboratorios secretos, se dedican a experimentos a la ingeniería genética.

A. Huxley escribe que el Occidente de la posguerra confirma la conjetura expresada en la novela Un mundo feliz de que para controlar eficazmente a cada persona, no se debe castigar por comportamientos indeseables, sino recompensar los deseables. “Como resultado, el terror es un medio de control menos efectivo que la transformación no violenta del mundo que nos rodea, así como de los pensamientos y sentimientos de las personas”, concluye A. Huxley. Ésta es la tecnología del «poder blando» que se está aplicando con éxito a las personas de hoy.

Traducción del ruso de Juan Gabriel Caro Rivera

Fuente:https://www.fondsk.ru/news/2020/06/07/o-divnyj-novyj-chelovek-51072.html


[ Imprimir este artículo ] [ Enviar a un amigo ] [ Ir a la cabecera ]
 

 
 

   APPS

   ASIA

   DEMOCRACIA

   DERECHOS HUMANOS

   DESARROLLO/GLOBALIZACIÓN

   DIÁLOGO NORTE-SUR

   ECOLOGÍA VS ECONOMÍA

   ENLACES - LINKS

   ESTADÍSTICAS

   EUROPA

   LATINOAMÉRICA

   OLVIDADOS POR LA HISTORIA

   SOLIDARIDAD

   TRIBUNA LIBRE



LISTA DE CORREO


�Desea participar al enrequecimiento de esta p�gina?

�Quiere denunciar alguna situaci�n?

Env�enos su art�culo a esta direcci�n de correo electr�nico:

   webmaster@respublicae.org

[ Mapa del sitio ] [ Ir a la cabecera ]

 


 
En la misma sección

Leer otros artículos :
La cara oculta de la última reforma penal y la “Ley Mordaza”
En París y en Algorta volvió a escucharse el reclamo por los presos vascos en huelga de hambre
Necesitamos recordar en qué consiste el periodismo
Tensión en los mares de China
“Todos somos Bélgica,” ¿quién quiere ser humano?
Podemos ante el acuerdo para la reconstrucción de la UE
Colombia. Gigantesca movilización realizaron en Bogotá contra las políticas antipopulares de Santos
La migración: un derecho humano cuestionado
Double représentation kurde à Paris
Claves para tener éxito con una franquicia

EN LA RED :
¿Qué es el estado de Bienestar?
¿Qué es el estado de Bienestar?
¿Qué es el feminismo?
¿Qué es el feminismo?
Esquemas de Ponzi: ¿Por qué se siguen cobrando víctimas?
Esquemas de Ponzi: ¿Por qué se siguen cobrando víctimas?
¿Qué es una revolución?
¿Qué es una revolución?

[ Ir a la cabecera ]
 

Portada En breve Mapa del sitio Redacci�n


Respublicae.Org es un portal abierto que se nutre de los trabajos de muchos colaboradores ben�volos externos, de diferentes origen e ideolog�a. Por lo tanto, los administradores de este portal no se hacen responsables de las opiniones vertidas en los art�culos que aqu� se publican.
Copyright © RESPUBLICAE.ORG 2003-2007
Sitio web desarrollado con SPIP, un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Dise�o © Drop Zone City & Respublicae.Org