Publicado en línea el Lunes 7 de septiembre de 2020, por Miguel Arróniz

No sucedió la hecatombe que los fanáticos seguidores del patrón anunciaron; no hubo levantamientos populares, no se repitió el Bogotazo, ni las ciudades se desbordaron de seguidores indignados, a lo sumo, unas camionetas de alta gama, 4×4 y unos pocos seguidores desesperados ante la poca asistencia de convocados, fue todo lo que se dio. El uribismo solo mantiene sus adeptos por el miedo y por la mermelada.

Al final, los narcos que se benefician de esta estructura delincuencial, no son dados a salir a marchar, ellos son de armas tomar, por eso, no hubo grandes multitudes, pero eso si, se desbordaron las masacres, más de 30 “asesinatos colectivos” como los llaman el Presidente y su entorno cercano, desde que la Corte Suprema de Justicia determinó recluir en su hacienda al jefe máximo, demuestran que en Colombia, Álvaro Uribe tiene una relación directa con la volencia y además, que no haya un solo detenido por todas estas masacres, es muestra de la complicidad de los aparatos gubernamentales con estos crímenes.

El país está perdiendo el miedo, una inmensa mayoría de ciudadanos respaldó la decisión de la Corte Suprema de Justicia, Colombia sabe de la complicidad y participación de Álvaro Uribe en los actos de violencia que han marcado la historia colombiana en los últimos 20 años, en realidad, hay suficiente documentación que dan fe de la participación de Uribe, tanto por acción como por omisión, en todos estos actos violentos.

Ya no importa lo que pase de aquí en adelante con el proceso, seguro en la Fiscalía recobrará la libertad y el expediente dormirá por otros 20 años el sueño de los justos en los anaqueles de esta entidad, el país comprobará que este es un fiscal de bolsillo y el prestigio de esta institución se enterrará aún más, si es que eso es posible.

Por eso, lo importante, es que se demostró, primero, que el tipo no es un intocable, que la ley está por encima de él y que hay jueces y magistrados capaces de enfrentarlo, segundo, que le tocó salir del Senado por la puerta de atrás, como un vulgar delincuente, que su presencia en el Senado no tiene ninguna importancia, ya que todo siguió su curso normalmente, tercero, que no es cierto que la mayoría de colombianos sean uribistas, un pequeño grupo de fanáticos se manifestaron en contra de la Corte pero no hubo grandes movilizaciones porque a la gente la suerte de Uribe los tiene sin cuidado, cuarto, que su poder se basa en el terror que infunden los grupos paramilitares y en la corrupción de los partidos políticos y quinto, que su influencia es posible por la división de los sectores alternativos.

El país, en este corto período se ha enterado que este es un narcogobierno, nunca antes, un gobierno colombiano, había estado tan claramente vinculado a las mafias del narcotráfico; los escándalos permanentes de miembros del gobierno, aliados, socios y cómplices con reconocidos miembros del narcotráfico, son el pan de cada día y solo la existencia de unos medios de comunicación serviles y enmermelados, permite que no pase nada y que este gobierno este al servicio de empresas delincuenciales.

Esa condición, hace de este, un gobierno débil, sometido, incapaz, por eso, es el único gobierno en latinoamérica, que apoya al candidato gringo para dirigir el BID, en una clara traición a un acuerdo que se había respetado hasta ahora, de que el Director del BID fuera un latinoamericano; pero, es que este es un gobierno totalmente sometido a los intereses de Trump, y ahora, le apuesta a su reelección, porque sabe que si el actual inquilino de la Casa Blanca, pierde, la situación se le va a complicar.

La actitud del gobierno colombiano contra Venezuela, no es resultado de un convencimiento ideológico, es simplemente, un trabajo, está cumpliendo las ordenes del gobierno de Trump, porque de lo contrario, sus vínculos con el narcotráfico serán cobrados por parte del gobierno gringo. Es un gobierno sin ninguna autoridad, absolutamente desprestigiado e incapaz de resolver los más mínimos problemas del pueblo colombiano y no es culpa de la pandemia, el desempleo, la inseguridad, la violencia, el subdesarrollo, venían desde antes del Covid-19, con la pandemia, la falta de gobierno simplemente se ha mostrado en toda su magnitud.

El sueño de Pablo Escobar, fue controlar el gobierno, para eso se metió a la política, llegó al Congreso con la intención de tener un país al servicio del narcotráfico, eran otras época, había una clase política tradicional que no estaba dispuesta a dejarse desplazar del control del Estado y los narcos, dirigidos por Escobar, trataron de someter al Estado a sangre y fuego. Derrotado este sector del narcotráfico, sus herederos comprendieron que debían cambiar su accionar, y ahora tenemos a unos narcotraficantes que se pusieron al servicio del gobierno norteamericano y que han llegado a controlar el gobierno, no solo financiando las campañas de los políticos, sino, haciendo elegir a los hijos y familiares de los narcotraficantes de antaño en los puestos públicos.

Hoy, en todos los sectores del gobierno, hay hermanos, esposas, hijos, familiares de reconocidos narcotraficantes o paramilitares, ocupando importantes cargos públicos y los que no, son políticos profundamente corrompidos, vinculados como socios de empresas o negocios con paramilitares y narcos. Los escándalos permanentes de estos vínculos, ya no asombran a nadie y solo la existencia de unos medios de comunicación al servicio de estos oscuros intereses y de un gobierno norteamericano que conoce de estos vínculos y los utiliza a su favor, hace posible que este gobierno permanezca y que no pase nada.

Es una alianza entre politicos comprometidos con el narcotráfico y políticos corruptos, la elección de la Doctora Cabello para la Procuraduría, así lo demuestra, una aplastante mayoría, que vendieron sus conciencias a cambio de mermelada, cuando el gobierno está inmerso en escándalos de corrupción alrededor de los dineros destinados a sortear la emergencia sanitaria, cuando el desempleo está por la nubes, cuando la situación económica de millones de colombianos es desesperante, los senadores, eligen a una persona del gobierno para ocupar el puesto de quien debe cumplir las funciones de control, es decir, no hay nada que hacer, la corrupción está ganado esta batalla.

Pero, al mismo tiempo, el pueblo comienza a perder el miedo, cuando llegó la pandemia, las movilizaciones populares tenían sitiado al gobierno, la gente se movilizaba y exigía soluciones, el sector popular se organizaba y surgían por todas partes, organizaciones populares de todo tipo; hay que retomar la movilización popular, desde abajo, desde el pueblo y exigir a los dirigentes posturas consecuentes y un compromiso claro contra la corrupción.

El poder de Uribe no solo está cimentado en la corrupción y el miedo, es posible también, por la división del movimiento popular, la falta de propuestas unitarias de parte del pueblo que sufre la arremetida gubernamental, facilita el accionar corrupto del gobierno, de nosotros depende que podamos enfrentar unidos esta empresa delincuencial que hoy controla el Estado, hay elementos infiltrados en el movimiento popular para generar su división, ya comienzan a actuar, pero somos nosotros, las bases, los ciudadanos del común, los que sufrimos las consecuencias de esta agresión neoliberal, los que debemos organizarnos y exigirles a nuestros dirigentes, acciones concretas que garanticen una propuesta unitaria que le ponga fin a esta oscura noche que vive nuestro país.


[ Imprimir este artículo ] [ Enviar a un amigo ] [ Ir a la cabecera ]
 

 
 

   APPS

   ASIA

   DEMOCRACIA

   DERECHOS HUMANOS

   DESARROLLO/GLOBALIZACIÓN

   DIÁLOGO NORTE-SUR

   ECOLOGÍA VS ECONOMÍA

   ENLACES - LINKS

   ESTADÍSTICAS

   EUROPA

   LATINOAMÉRICA

   OLVIDADOS POR LA HISTORIA

   SOLIDARIDAD

   TRIBUNA LIBRE



LISTA DE CORREO


�Desea participar al enrequecimiento de esta p�gina?

�Quiere denunciar alguna situaci�n?

Env�enos su art�culo a esta direcci�n de correo electr�nico:

   webmaster@respublicae.org

[ Mapa del sitio ] [ Ir a la cabecera ]

 


 
En la misma sección

Leer otros artículos :
Refugiados: una vulneración de los derechos humanos
El futuro del trabajo entre el “nada que ver con lo habitual” y la “nueva normalidad”.
Sánchez Dragó y la historia del ojo
La reunión de la Celac en Quito
Alliance militaire secrète Émirats-Corée du Sud
Sayyed Hadi Afgani, politólogo iraní: "El EI es el caballo de troya de EEUU en Oriente Medio"
Caso Noos:” Atado y bien atado”
Supera el coronavirus, pero adeuda un millón de dólares
Proyecto de ley de “Recuperación de unidades productivas”
Multitudinaria movilización de la CTA Autónoma y de ATE se unió a otra que integrada por movimientos sociales que recorrió varios kilómetros hasta el centro de Buenos Aires

EN LA RED :
¿Qué es el estado de Bienestar?
¿Qué es el estado de Bienestar?
¿Qué es el feminismo?
¿Qué es el feminismo?
Esquemas de Ponzi: ¿Por qué se siguen cobrando víctimas?
Esquemas de Ponzi: ¿Por qué se siguen cobrando víctimas?
¿Qué es una revolución?
¿Qué es una revolución?

[ Ir a la cabecera ]
 

Portada En breve Mapa del sitio Redacci�n


Respublicae.Org es un portal abierto que se nutre de los trabajos de muchos colaboradores ben�volos externos, de diferentes origen e ideolog�a. Por lo tanto, los administradores de este portal no se hacen responsables de las opiniones vertidas en los art�culos que aqu� se publican.
Copyright © RESPUBLICAE.ORG 2003-2007
Sitio web desarrollado con SPIP, un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Dise�o © Drop Zone City & Respublicae.Org