Publicado en línea el Jueves 27 de agosto de 2020, por Miguel Arróniz

Al pueblo colombiano, a los pueblos solidarios del mundo, a las organizaciones defensoras de los derechos humanos, a las organizaciones populares, sociales y sindicales, a las iglesias, a todes aquelles comprometides con la defensa de la vida, al gobierno nacional

Quienes suscribimos esta comunicación, denunciamos y hacemos pública la situación de Derechos Humanos que se vive en las prisiones colombianas, agravada por la pandemia del Covid-19 que enfrenta la humanidad.

Los centros de reclusión, son sin duda lugares en los que concurren factores de alto riesgo para la salud y la vida de las personas privadas de la libertad, debido a problemáticas estructurales tales como la sobrepoblación, el hacinamiento, la infraestructura deteriorada, la carencia de servicios básicos, en especial el suministro de agua, la deficiente y pésima alimentación, la falta de atención oportuna, necesaria y vital de los servicios médicos, entre otras. Aunado a esto, se tiene que la gran mayoría de personas en prisión, han crecido y vivido en la pobreza, sometidos a condiciones que determinan su estado de salud.

Todas estas condiciones materiales implican que la población reclusa, está altamente vulnerable a la COVID-19. Por cuanto no es posible la materialización de medidas de prevención como el aislamiento social, por ejemplo. Pero adicionalmente, el sistema de salud no tiene la capacidad para atender una situación de contagio masivo.

En la actual emergencia sanitaria, la población privada de la libertad no ha encontrado solución alguna a esta situación, a pesar de las múltiples solicitudes realizadas desde las detenidas y detenidos, las Asociaciones de Familiares y organizaciones sociales y de derechos humanos, la Academia y asociaciones de abogados de todo el país; además de las recomendaciones emanadas de organismos supranacionales como la Comisión Interamericana de derechos humanos, CIDH, el subcomité contra la tortura de las Naciones Unidas, entre otros. Según las cifras oficiales, hay 2951 casos positivos entre las personas privadas de la libertad y 24 muertes a nivel nacional; pero esta realidad parece estar mediada por el sub-registro. La población reclusa indica que son muchos más los internos/as afectadas a quienes ni siquiera se les practican las pruebas y por lo tanto no entran a ser parte de las estadísticas del Inpec. Asimismo, afirman que en solo 6 establecimiento se cuentan al menos 26 decesos (Picota: 6, Villavicencio: 3, Cúcuta: 3, Reclusión de mujeres Bogotá: 2, Pasto: 1, Cali: 8, Cartagena: 3)[1].

Ante el Ministerio de Justicia y del Derecho, la Dirección General Nacional del Inpec, los diferentes organismos o entes judiciales, se han presentado recomendaciones y solicitudes a para la garantía real de los derechos constitucionales de las personas en prisión durante pandemia, entre las que se encuentran: La necesidad de reducir sustancialmente la población carcelaria, para asegurar la posibilidad cierta de guardar el distanciamiento social y mejorar la capacidad de atención médica en caso de contagio.La implementación de todos los protocolos de prevención, que incluyen la dotación de elementos de bioseguridad: tapabocas, trajes, jabón líquido, alcohol, hipoclorito, etc, con destino a la población carcelaria.El control de ingreso de personal externo, para que este cumpla con todas las medidas de prevención necesarias.

No obstante lo anterior, las medidas implementadas por el Gobierno Nacional han sido insuficientes para contener el virus en los establecimientos de reclusión y brindar adecuada atención en salud. Múltiples falencias se están presentando y requieren la adopción de correctivos inmediatos: El Decreto 546 de 2020 no ha beneficiado a más de 900 reclusos y reclusas, por lo que tal como había sido previsto, no ha tenido un impacto real en la situación carcelaria, en razón al excesivo y desproporcionado sistema de exclusiones que conserva. Estas limitaciones de la norma, se ven agravadas con las interpretaciones restrictivas de la libertad que aplican los jueces de ejecución de penas y la falta de celeridad en la toma de decisiones.A la población reclusa no se le ha hecho entrega de elementos de protección básicos.Los lugares de aislamiento creados al interior de los establecimientos son indignos. Las personas que son recluidas en dichos sitios no tienen formas de contactar a sus familias, ni éstas son informadas por parte del INPEC sobre las condiciones de salud de sus seres queridos.Según el Consorcio para la prestación del servicio de salud en cárceles, las búsquedas activas de casos, se realizan cuando se presentan síntomas. Aun así, no a todas las personas que los presentan se les practican las pruebas. Esto ha llevado a que muchos detenidos/as contagiados permanezcan en sus patios, cuidando su enfermedad con los precarios medios a su alcance.Se ha presentado un incremento aberrante de la corrupción de la guardia penitenciaria y personal administrativo. A la población reclusa se le está realizando cobros indebidos por permitir el ingreso de donaciones o encomiendas con elementos de aseo y de bioseguridad y por el trámite oportuno de medidas de excarcelación.Otra problemática que agrava la situación de las personas privadas de la libertad en el marco de la pandemia, es el desabastecimiento, carestía y mala calidad de los productos de los expendios. Lo que hace que ellas y ellos no puedan acceder a productos necesarios al interior de las prisiones y que no son dotados por el establecimiento, entre estos, los PIN para poder realizar llamadas telefónicas.Adicionalmente, la prestación del servicio de alimentación sigue sin cumplir los estándares nutricionales, de higiene, cantidad y calidad. En la Reclusión de Mujeres El Buen Pastor, por ejemplo, las detenidas que reciben dietas especiales por salud, denunciaron que durante dos días solo recibieron arroz y queso para comer; las demás hablaron de la escasez y entrega de alimentos en descomposición. En La Picota, los internos han señalado que el nuevo Consorcio contratado por la Uspec (Alimentos Saludables) está haciendo entrega productos en muy malas condiciones, razón por la cual se están gestando jornadas de protesta al interior de la cárcel. Esta problemática es generalizada. Desde muchos si no todos los establecimientos de reclusión del país, la población carcelaria ha notado una desmejora notoria del servicio, a partir del cambio de Empresas privadas, que se dio en junio de este año. Aunque aclaran que se trata de las mismas sociedades que siempre han beneficiado de la contratación con la Uspec, pero que se alían entre sí o cambian de nombre, para burlar en varios casos, las sanciones que se les ha impuesto por el incumplimiento de contratos anteriores.

Las carencias nutricionales que se producen como consecuencia de toda esta problemática, afecta el sistema de defensas de la población privada de la libertad. A las medidas restrictivas como la suspensión de visitas o ingreso de abogados y organizaciones de derechos humanos, no se han implementado otras que generen un equilibrio y reduzca el impacto negativo en términos sicosociales. No es cierto que toda la población reclusa tenga acceso a video-llamadas con sus familias o defensores/as. Al contrario, la mayoría está excluida de esta posibilidad, lo cual afecta profunda y desproporcionadamente sus derechos al acercamiento familiar, acceso a la justicia, defensa, entre otros.

Por otro lado, es bueno resaltar que la extensión de los casos del contagio ha sido ocasionado fundamentalmente por la falta de medidas de bio-seguridad de la guardia penitenciaria y personal contratista y los traslados de personas entre patios y centros de reclusión. Ambas causas, son atribuibles exclusivamente a las autoridades estatales.

Esta situación está generando un descontento y miedo generalizado de las personas privadas de la libertad y en razón a esto, han gestado jornadas de protesta legítima, a las que se ha respondido con medidas represivas. Uno de los casos más cuestionados tuvo lugar el 21 de marzo en la Cárcel Nacional Modelo donde fueron asesinados en estado de indefensión 23 internos y otros 85 fueron heridos.

Todas estas situaciones hablan de un sistema penitenciario indigno y de la indolencia inadmisible de las autoridades estatales en su conjunto, y se hace necesario, como ya lo indicamos, adoptar correctivos inmediatos para que cese la profundización del estado de cosas inconstitucional del sistema penitenciario, que se está presentando con ocasión de la pandemia.

Por todo lo anterior, solicitamos la instalación de la mesa nacional que viene siendo propuesta por el Movimiento Nacional Carcelario, en la cual se garantice la participación de las personas privadas de la libertad, sus familiares y organizaciones acompañantes, de tal forma que se adopten decisiones y compromisos que respondan a la realidad carcelaria y no a presupuestos falsos sobre esta.

Desde distintos lugares de Colombia y el mundo, agosto de 2020

Organizaciones Nacionales

Movimiento político de masas social y popular del centro oriente de Colombia

Fundación de Derechos Humanos Pasos

Comité de solidaridad con los presos políticos

Corporación Humanas

Mujeres Libres

Corazón Humano

Corporación Choapo

Corporación Social para la Asesoría y Capacitación Comunitaria, Cospacc

Congreso de los Pueblos

Brigada Jurídica Eduardo Umaña Mendoza

Equipo Jurídico Pueblos

Sindicato Mixto de Trabajadores/as de las Universidades Públicas Nacionales, Sintraunal (Subdirectiva Bogotá)

Sindicato Nacional de trabajadores/as del sistema agroalimentario, Sinaltrainal

Red de Universitarios por la Paz – RedUnipaz

Asociación para la investigación y la acción social, Nomadesc

Universidad intercultural de los pueblos, UIP

Semillero de criminología e investigación forense de la Escuela de Derecho y Ciencia Política de la Universidad Industrial de Santander, UIS

Semillero Comuna Quilombo, Universidad Industrial de Santander

Semillero de investigación sobre prácticas sociales genocidas Carmenza Landazábal, de la Universidad Industrial de Santander, UIS

Grupo de Investigación América Latina: Transformaciones, Dinámicas Políticas y Pensamiento Social – Universidad Nacional y Universidad Pedagógica

Organización Política Red-Surgiendo

Colectivo Ramona, Bucaramanga

Plataforma Aguante Popular Sembrando Resistencia

Frente Amplio Estudiantil, Bucaramanga

Colectivo EntreTejidos, Bucaramanga

Colectivo Sin Permiso

Frente Garrotero

Expreso Libertad

Colectivos de prisioneros políticos y de guerra de las Farc-Ep

Marcha Patriótica de Bogotá

Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común, FARC, regional Bogotá

Círculo de Estudios Marxistas Alfonso Cano

Asociación Nuevo Agrupamiento Ana DC.

Pastoral Justicia y Libertad – Secretariado Nacional de Pastoral Social

Congresistas

Victoria Sandino Simanca

Omar de Jesús Restrepo

Julián Gallo Cubillos

Luis Alberto Albán

Pablo Catatumbo Torres

Carlos Alberto Carreño

Griselda Lobo Silva

Jairo Reinaldo Cala

Aida Avella Esquivel

Ángela María Robledo

Alberto Castilla Salazar

Wilson Arias Castillo

Organizaciones y espacios Internacionales

Red de Hermandad y Solidaridad con Colombia, Redher

Comité de Solidaridad Internacionalista de Zaragoza, Aragón

La Rioja, Aragón

Colectivo de Solidaridad por la Justicia y Dignidad de los Pueblos. Coliche, Aragón

COLECTIVO SUR CACARICA, Valencia

Intersindical Valenciana

CEDSALA (Centro de Documentación y Solidaridad con América Latina y África), Asociación Cultural, Social y empresaria de Hispanoamericanos en Valencia

Colombianos en exilio, Bruselas

Asociación Libre de Abogadas y Abogados de Zaragoza (ALAZ), Aragón

Coordinación Valenciana de Solidaridad con Colombia (CEAR-PV, CEDSALA, Colectivo Sur-Cacarica, Entre iguales Valencia, Intersindical Valenciana y Mundubat),

CARRERS DEL MÓN (Ciudad de Elche, Alicante)

Comunidad de Santo Tomás de Aquino (Miembro de la Comisión Ética de Colombia), Madrid

Asociación de Solidaridad con Colombia Katio, ASOC-KATIO, Madrid

SOL de Paz Pachakuti, Asturias

Ceiba vieja, Suiza

Turpial, Suiza

Komite Internazionalistak, País Vasco-Euskadi

Red Latina Sin Fronteras

Movimiento M-26

Juventud Guevarista

Frente Obrero y revolucionario del Pueblo

Socorro Rojo y Negro

Frente Femenino Popular Manuela León

Movimiento Guevarista Tierra Y libertad

Agencia Bolivariana de Prensa Ecuador

Liga argentina por los derechos humanos

Foro por la democracia y la libertad de lxs presxs políticxs de Argentina

Campaña Internacional Simón Libertad, por la Repatriación y Libertad de Simón Trinidad

Centro de Derechos humanos Zeferino Ladrillero de México

Liga Mexicana por la Defensa de los Derechos Humanos A.C. (LIMEDDH);

Liga Mexicana por la Defensa de los Derechos Humanos, A.C. Filial Oaxaca (LIMEDDH-Oax);

Asociación de Familiares de Detenidos Desaparecidos y Víctimas de Violaciones a los Derechos Humanos en México (AFADEM FEDEFAM);

Red Universitaria de Monitores de Derechos Humanos (RUMODH);

Asociación de Derechos Humanos del Estado de México (ADHEM);

Fundación Diego Lucero, A.C. (FDL);

Foro Permanente de Mujeres Iztacalco, A.C. (FPM-I);

Consejo Federal Ejecutivo Nacional e Internacional del Frente Mexicano Pro Derechos Humanos, A.C. (FREMEXDEHU);

Asociación Nacional de Abogados Democráticos, A.C. (ANAD);

Comité de Familiares de Personas Desaparecidas en México, Alzando Voces, (COFADDEM);

Centro de Estudios para los Derechos Humanos y la Justicia Ambiental «YURENI», A.C. (CEPDHJA);

Actuar Familiares contra la Tortura, (AFT);

Centro de Derechos Humanos Coordinadora 28 de Mayo, A.C. (CDH C-28 M);

Centro de Derechos Humanos “Antonio Esteban”, A.C. (CDHAE);

Asociación Canadiense por el Derecho y la Verdad (ENVERO);

Frente Mexiquense en Defensa para una Vivienda Digna, A.C. (FMDVD);

Comité de Derechos Humanos de Base de Chiapas “Digna Ochoa”, (CDHBCDO);

Red Solidaria Década contra la Impunidad, A.C. (RSDI);

Centro de Derechos Humanos Ku’untik (CDHK);

Asociación Mexicana de Abogados del Pueblo (AMAP-Guerrero);

Asamblea Vecinal Nos Queremos Vivas Neza (AVNQVN);

Comité de Defensa de Derechos Humanos “Cholollan” (CDHC);

Mujeres Guerrerenses por la Democracia, A.C. (MGD);

Aliadas por la Justicia, A.C. (AxJ);

Desarrollo Humano Internacional, A.C. (DHI);

Comunidad Raíz Zubia, A.C. (CRZ);

Zihuame Xotlametzin, A.C. (ZX); de

Asociación Guerrerense Contra la Violencia Hacia las Mujeres, A.C. (AGCVIM, A.C.)

Agenda Colombia-Brasil

Projet Accompagnement Solidarité Colombie

Colectivo por la paz de Colombia en México, Colpaz

Partido Guevarista de Argentina

Juventud del Partido Guevarista de Argentina

Colectiva Antipatriarcal Brujas en Resistencia, Argentina

Movimiento Brazo Libertario, Argentina

Movimiento de Trabajadores en Lucha, Argentina

Convocatoria SEGUNDA INDEPENDENCIA, Argentina

Red Internacional de Solidaridad con Los Presos Políticos, INSPP

Defensores de derechos humanos, docentes, humanistas e internacionalistas

Pedro Tostado Sánchez (Sociólogo), Madrid

William López, defensor de derechos humanos de Valencia

María Salazar, defensor de derechos humanos de Valencia

Camila Grisalez, defensor de derechos humanos de Valencia

David Palmer, abogado, caravana internacional de juristas

Asociación Gremial de Abogadas y Abogados de la República Argentina

Imelda Daza Cotes, activista política

Germán Roncancio Jiménez, revista CEPA

Gloria Amparo Silva Tovar, Equipo Jurídico Pueblos

María Victoria Jaimes, Equipo Jurídico Pueblos

Lilia Solano, Politóloga, defensora de derechos humanos

Mateo Gutiérrez, expreso político

Jaime A. Parra Rodríguez, encargado de prisionerxs políticxs Farc

Liliany Obando, socióloga, defensora de derechos humanos, ex prisionera política

[1] Estas cifras corresponden a las de la primera semana de agosto. El día 21 de este mes, el Inpec reportó que habían muerto 44 internos/as. Los datos están en constante cambio.


[ Imprimir este artículo ] [ Enviar a un amigo ] [ Ir a la cabecera ]
 

 
 

   APPS

   ASIA

   DEMOCRACIA

   DERECHOS HUMANOS

   DESARROLLO/GLOBALIZACIÓN

   DIÁLOGO NORTE-SUR

   ECOLOGÍA VS ECONOMÍA

   ENLACES - LINKS

   ESTADÍSTICAS

   EUROPA

   LATINOAMÉRICA

   OLVIDADOS POR LA HISTORIA

   SOLIDARIDAD

   TRIBUNA LIBRE



LISTA DE CORREO


�Desea participar al enrequecimiento de esta p�gina?

�Quiere denunciar alguna situaci�n?

Env�enos su art�culo a esta direcci�n de correo electr�nico:

   webmaster@respublicae.org

[ Mapa del sitio ] [ Ir a la cabecera ]

 


 
En la misma sección

Leer otros artículos :
Volver más fuertes. La rebelión en tiempos de cuarentena
CCOO y UGT presentan en el Congreso más de 700.000 firmas apoyo ILP Renta Mínima‏
La covid-19 avanza en Estados Unidos de la misma manera que proliferan los negacionistas
Costa Rica, el veneno en el plato
Concentración por el indulto de Carlos y Serafín condenados por la huelga del 2008
En Ucrania no hay nazis, nooo
Europa Laica propone no marcar en la Declaración del IRPF ni la casilla de la Iglesia Católica ni la de Otros Fines de Interés Social
México Libre y la guerra psicológica
Covid-19 : propagande et manipulation, par Thierry Meyssan
Amor, desprecio, poder entre EE.UU. e Israel

EN LA RED :
La présence militaire turque en Azerbaïdjan (Kommersant)
Consultations sur le crash du vol MH17 dans l’Est de l’Ukraine, le 17 juillet 2014
La corruption des Biden
Menaces israéliennes « d’anéantissement nucléaire » contre l’Iran
La Haute Cour israélienne refuse d’examiner la vente d’armes à l’Azerbaïdjan
Artsakh : médiation à Moscou
Les Occidentaux empêchent une audition au Conseil de sécurité
La Syrie condamne le rôle de la Turquie dans le monde

[ Ir a la cabecera ]
 

Portada En breve Mapa del sitio Redacci�n


Respublicae.Org es un portal abierto que se nutre de los trabajos de muchos colaboradores ben�volos externos, de diferentes origen e ideolog�a. Por lo tanto, los administradores de este portal no se hacen responsables de las opiniones vertidas en los art�culos que aqu� se publican.
Copyright © RESPUBLICAE.ORG 2003-2007
Sitio web desarrollado con SPIP, un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Dise�o © Drop Zone City & Respublicae.Org