Publicado en línea el Domingo 23 de agosto de 2020, por Franck Gaudichaud

Es la opción propagandística y de marketing político que les queda a sectores derecha, puesto que las encuestas muestran que las preferencias ciudadanas van al “Apruebo” una nueva constitución.

Este plebiscito es un resultado directo de las luchas populares y su desencadenador como proceso altamente democrático fue la rebelión social y popular del 18/O. Costó vidas, mutilados y sufrimientos al pueblo. Y es, por lo tanto, una contradicción en los términos que un acontecimiento democrático como un plebiscito sea capturado por las fuerzas que se le oponen, y esto de manera casi “natural”, es decir “institucional”.

Tales aberraciones son parte de lo que se llama “la nueva racionalidad política neoliberal” (*) que se instaló en Chile desde 1975. Esta forma política de actuar, pensar y proceder de la oligarquía neoliberal plantea a la izquierda un desafío histórico hasta ahora no asumido por ninguna fuerza política seria.

En otros términos, los sectores que se reclaman de izquierda no pueden contentarse con hacer una crítica al voleo de la “mercantilización del mundo” y del peso del dinero; de la desigualdad social en abstracto; del enriquecimiento de una minoría a costa de las mayorías; de la crisis de la representación, sino que deben inventar una respuesta política a la altura del elemento inédito que el régimen dominante tiene en lo normativo (el poder del dinero, de lo privado por sobre lo público, de la lógica de los mercados y de la competencia como norma fundada en estos criterios). Puro neoliberalismo: antidemocrático de esencia.

En la medida en que el régimen autoritario actual lleva a la destrucción irreversible de la democracia “liberal”, la izquierda no puede resignarse, como ella lo ha hecho durante años en Chile, al delegar la legitimidad a la Concertación y a la Nueva Mayoría, en la defensa exclusiva de esta democracia liberal y representativa o en sus variantes, como la de una “República Democrática”.

Por supuesto que no se debe renunciar nunca a defender las libertades públicas y los Derechos Humanos, pero la izquierda no debe hacerlo en nombre de este modelo de democracia o de “república” oligárquica, oponiendo una suerte de democracia liberal “buenita” e ideal a un presidencialismo autoritario. Este último, en tanto régimen político expresa los intereses de la oligarquía empresarial dueña de Chile, coronado, bien sabemos, por la constitución pinochetista del 80 que ha sido refrendada por la Concertación desde 1989 para legitimar y consolidar el neoliberalismo en Chile.

En un párrafo, de una claridad evidente, Wendy Brown, eminente profesora de filosofía política de la Universidad de Berkeley, en su libro acerca del neoliberalismo y el neoconservadurismo escribe: “Defender la democracia liberal en términos liberales, implica no solamente sacrificar una visión de izquierda; es también, debido a este sacrificio, que se procede a desacreditar a la izquierda al reducirla, de manera tácita, a no ser más que una objeción permanente al régimen instalado: un bloque resumidero de puras quejas, en lugar de un proyecto dotado de una visión política, social y económica alternativa”. (*)

Ahora asistimos a maniobras tendientes a encauzar los procesos sociales disruptivos de la vieja institucionalidad. Procesos que como el inaugurado el 18/O buscan ser recuperados por la institucionalidad actual, que se busca transformar de manera profunda. En efecto, los poderes legislativo y ejecutivo no garantizan las condiciones del ejercicio libre de la democracia en un contexto en que en Chile el poder del dinero de la oligarquía empresarial no tiene freno.

(*) Traducido de la edición francesa: Les Habits neufs de la politique mondiale. Néoliberalisme et néoconservatisme (2007), Éditions Les prairies ordinaires, Paris, p. 78 (Wendy Brown).


[ Imprimir este artículo ] [ Enviar a un amigo ] [ Ir a la cabecera ]
 

 
 

   APPS

   ASIA

   DEMOCRACIA

   DERECHOS HUMANOS

   DESARROLLO/GLOBALIZACIÓN

   DIÁLOGO NORTE-SUR

   ECOLOGÍA VS ECONOMÍA

   ENLACES - LINKS

   ESTADÍSTICAS

   EUROPA

   LATINOAMÉRICA

   OLVIDADOS POR LA HISTORIA

   SOLIDARIDAD

   TRIBUNA LIBRE



LISTA DE CORREO


�Desea participar al enrequecimiento de esta p�gina?

�Quiere denunciar alguna situaci�n?

Env�enos su art�culo a esta direcci�n de correo electr�nico:

   webmaster@respublicae.org

[ Mapa del sitio ] [ Ir a la cabecera ]

 


 
En la misma sección

Leer otros artículos :
IU se suma a las muestras de solidaridad en la jornada mundial de apoyo a Venezuela
Formación política en Cuba: La experiencia de la Escuela Hugo Chávez
Podemos-Alto Aragón en Común lleva al Congreso la creación de una especialidad docente en Lengua Aragonesa para Enseñanza Secundaria
A propósito de constitución y capital financiero
Jean-Luc Mélenchon: "En Francia la etiqueta de ’izquierda’ se ha convertido en una estafa"
Terrorisme en Syrie, par Bachar Ja’afari
Mozambique, terror, gas y franceses
Comunicado sobre las nuevas sanciones impuestas por EEUU a la República Bolivariana de Venezuela
Los radicales esfuerzos por sobrevivir al coronavirus de Nayib Bukele
Obama a fait espionner son opposition à grande échelle

EN LA RED :
¿Qué es el estado de Bienestar?
¿Qué es el estado de Bienestar?
¿Qué es el feminismo?
¿Qué es el feminismo?
Esquemas de Ponzi: ¿Por qué se siguen cobrando víctimas?
Esquemas de Ponzi: ¿Por qué se siguen cobrando víctimas?
¿Qué es una revolución?
¿Qué es una revolución?

[ Ir a la cabecera ]
 

Portada En breve Mapa del sitio Redacci�n


Respublicae.Org es un portal abierto que se nutre de los trabajos de muchos colaboradores ben�volos externos, de diferentes origen e ideolog�a. Por lo tanto, los administradores de este portal no se hacen responsables de las opiniones vertidas en los art�culos que aqu� se publican.
Copyright © RESPUBLICAE.ORG 2003-2007
Sitio web desarrollado con SPIP, un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Dise�o © Drop Zone City & Respublicae.Org