Publicado en línea el Miércoles 23 de enero de 2019, por Admin2

Foto: Niños palestinos levantan sus manos con cadenas, durante una protesta para mostrar su solidaridad con los presos palestinos en huelga de hambre en las cárceles israelíes, 4 de mayo de 2017 [Archivo: Hussein Malla / AP)

A principios de este mes, el ministro de Seguridad Pública de Israel, Gilad Erdan, anunció planes para “empeorar” las ya terribles condiciones para los prisioneros palestinos en las cárceles de Israel.

Según el grupo de derechos de los prisioneros palestinos Addameer, hay cerca de 5.500 prisioneros palestinos en las cárceles israelíes, incluidos 230 niños y 54 mujeres. De ese número, 481 presos están recluidos sin juicio, bajo el pretexto de una práctica ilegal conocida como “detención administrativa”.

Hablando con los periodistas el 2 de enero, Erdan reveló algunos aspectos de su plan, pero faltaba un contexto siniestro en la historia.

El ministro ordenó que a los prisioneros se les negará los “derechos de comida”, pero no mencionó que muchos prisioneros, especialmente durante la primera etapa de su detención, son torturados y se les niega la comida por completo. “El plan también incluye evitar que los miembros de la Knesset visiten a los detenidos palestinos”, agregó Erdan, pero no mencionó cómo a cientos de prisioneros palestinos ya se les niega el acceso a abogados y a las visitas de sus familiares de manera regular.

No hay razón para dudar de las palabras del ministro israelí cuando promete empeorar las condiciones de los prisioneros palestinos. Sin embargo, las condiciones horrorosas bajo las cuales miles de palestinos están recluidos en cárceles israelíes, lo que en sí es una violación del Cuarto Convenio de Ginebra, ya se encuentran en una etapa que solo puede describirse como inhumana, ya que no cumplen con los estándares mínimos establecidos por las organizaciones internacionales y humanitarias. las leyes

Nadie está tan calificado para describir las condiciones de la prisión israelí como los prisioneros palestinos, que experimentaron todas las formas de tortura física y psicológica , y han pasado años, a veces décadas, luchando por su humanidad cada hora de cada día.

Conversamos con seis prisioneros liberados, entre ellos dos mujeres y un niño, que compartieron sus historias con nosotros, con la esperanza de que sus testimonios ayuden al mundo a comprender el verdadero contexto del último plan de Erdan.

Wafa ‘Samir Ibrahim al-Bis: “Mataron a mi gato” 

Tenía solo 16 años cuando decidí usar un cinturón explosivo y volarme entre los soldados de ocupación israelíes. Fue todo lo que pude hacer para vengar a Muhammad al-Durrah, el niño palestino de 12 años que fue brutalmente asesinado por soldados israelíes frente a cámaras de televisión en septiembre del año 2000. Cuando vi el video de Muhammad acurrucado al lado de su padre, mientras los soldados los regaban con balas, me sentí impotente. Ese pobre niño. Pero fui arrestado y los que me ayudaron a entrenar para mi misión fueron asesinados tres meses después de mi detención.

Wafa ‘Samir Ibrahim al-Bis nació en el campo de refugiados de Jablaiya en Gaza. Tenía 16 años cuando la detuvieron el 20 de mayo de 2005. Fue condenada a 12 años de prisión después de ser condenada por intentar llevar a cabo una misión suicida contra los soldados israelíes. Fue liberada en 2011 en un intercambio de prisioneros entre la Resistencia Palestina e Israel [Cortesía de Ramzy Baroud y Abdallah Aljamal] 

Fui torturada durante años dentro de la infame celda nueve de la prisión de Ramleh, una cámara de tortura que designaron para gente como yo. Me colgaron del techo y me golpearon. Me pusieron una bolsa negra en la cabeza mientras me golpeaban y me interrogaban durante muchas horas y días. Lanzaron perros y ratones en mi celda. No pudo dormir por días. Me desnudaron y me dejaron así durante días. No me permitieron reunirme con un abogado ni recibir visitas de la Cruz Roja.

Me hicieron dormir en un viejo y sucio colchón que era tan duro como las uñas. Estuve en confinamiento solitario en la celda número nueve durante dos años. Sentí que estaba enterrada viva. Una vez me colgaron durante tres días sin parar. Grité tan fuerte como pude, pero nadie me desató ni me ayudó.

Cuando estaba en la cárcel, me sentía tan sola. Entonces, un día, vi a un gatito caminando por las habitaciones, así que le lanzaba algo de comida para que fuera mi amiga. Finalmente, comenzó a entrar en mi celda y se quedaba conmigo durante horas. Cuando los guardias descubrieron que me estaba haciendo compañía, le cortaron la garganta delante de mí. Lloré por él más de lo que lloré por mi propio destino.

Unos días después, le pedí a la guardia una taza de té. Regresó y dijo: “saca la mano para agarrar la taza”. Lo hice, pero en cambio ella vertió agua hirviendo en mi mano, causando quemaduras de tercer grado. Tengo cicatrices desde este incidente hasta el día de hoy y todavía necesito ayuda para tratar mi mano.

Lloro por Israa ‘Ja’abis, cuyo cuerpo entero ha sido quemado y aún permanece en una cárcel israelí.

A menudo pienso en todas las prisioneras que dejé atrás.

Sana’a Mohammed Hussein al-Hafi:No hay palabras” 

En mayo de 2015, quería visitar a mi familia que vive en Cisjordania. Los extrañaba terriblemente ya que no los había visto en años. Pero tan pronto como llegué al cruce de Beit Hanoun (Eretz), fui detenida por soldados israelíes.

Mi historia comenzó ese día, alrededor de las 7:30 de la mañana. Los soldados me registraron de una manera tan humillante. Registraron cada parte de mi cuerpo. Me obligaron a desvestirme por completo. Me quedé en esa condición hasta la medianoche.

Al final, me encadenaron las manos y los pies y me vendaron los ojos. Le supliqué al oficial a cargo que me permitiera llamar a mi familia porque todavía estaban esperando al otro lado del cruce. Los soldados estuvieron de acuerdo con la condición de que usara la frase exacta: “No voy a volver a casa esta noche”, y nada más.

Sana’a Mohammed Hussein al-Hafi nació en Cisjordania. Se mudó a la Franja de Gaza después de conocer a su futuro esposo. Pasó 10 meses en prisión y otros cinco meses bajo arresto domiciliario por transferir dinero a una ‘entidad hostil (Hamas)’ [Cortesía de Ramzy Baroud y Abdallah Aljamal]

Luego llegaron más soldados. Me tiraron en la parte trasera de un gran camión militar. Sentí la presencia de muchos perros que me rodeaban rodeándome. Los perros ladraron y los hombres se rieron. Estaba tan asustado.

Me llevaron al complejo militar de Ashkelon, donde me registraron nuevamente de la misma degradante manera, y me trasladaron en una celda muy pequeña con una luz tenue. Olía horrible. Hacía mucho frío aunque era de principios de verano. La cama era pequeña y sucia. Las cubiertas también. Los soldados se llevaron todas mis posesiones, incluido mi reloj.

No podía dormir, ya que me interrogaban cada pocas horas. Me sentaba en una silla de madera durante largos períodos de tiempo para someterme a la misma rutina, llena de gritos e insultos y lenguaje sucio. Me mantuvieron en el complejo de Ashkelon durante siete días. Me permitieron ducharme una vez, con agua muy fría.

Por la noche, escuché voces de hombres y mujeres siendo torturados; gritos de rabia en hebreo y árabe quebrado; Las puertas se cerraban de una manera muy perturbadora.

Al final de esa semana, fui trasladada a la prisión de HaSharon, donde me sentí aliviada de estar con otras prisioneras palestinas, algunas menores, algunas madres como yo y algunas ancianas.

Cada dos o tres días, me sacaban de mi celda para más interrogatorios. Me iba al amanecer y regresaría alrededor de la medianoche. De vez en cuando, me pusieron en un gran camión militar con otras mujeres y me llevaron a un tribunal militar. Estábamos encadenadas individualmente o entre nosotras. Solo esperaríamos horas para que nos dijeran que la sesión del tribunal se había pospuesto para una fecha posterior.

En nuestras celdas, luchamos por sobrevivir en difíciles condiciones y negligencia médica. Una vez una anciana prisionera se desmayó. Tenía diabetes y no estaba recibiendo atención médica. Todas empezamos a gritar y llorar. De alguna manera, ella sobrevivió.

Estuve en prisión durante diez meses. Cuando finalmente fui liberada de la prisión, fui puesta bajo arresto domiciliario en Jerusalén por otros 5 meses. Extrañaba a mi familia. Pensé en ellos cada hora de cada día. Ninguna palabra puede describir lo desgarradora que fue esa experiencia: que te quiten tu libertad, que vivas sin dignidad y sin derechos.

Sin palabras.

Fuad Qassim al-Razam: “El día que vi a mi madre”

He experimentado torturas tanto psicológicas como físicas en las cárceles israelíes, lo que me obligó a confesar cosas que hice y que no hice.

Fuad Qassim al-Razam nació en la ciudad palestina de Jerusalén. Pasó 31 años en prisión por matar a un soldado israelí y un colono armado, entre otros cargos [Cortesía de Ramzy Baroud y Abdallah Aljamal]

La primera fase de detención suele ser la más difícil porque la tortura es más intensa y los métodos más brutales. Me negaron la comida y el sueño y me dejaron colgando del techo durante horas. A veces me quedaba parado bajo la lluvia, desnudo, atado a un palo, con una bolsa en la cabeza. Me quedarían en esa condición todo el día, mientras que ocasionalmente los soldados me golpeaban, me pateaban y me golpeaban con palos.

Se me prohibió ver a mi familia durante años, y cuando finalmente se me permitió ver a mi madre, ella se estaba muriendo. Una ambulancia la llevó a la prisión de Beir Al-Saba. Tenía una salud terrible y ya no podía hablar. Recuerdo los tubos que salían de sus manos y nariz. Sus brazos estaban magullados y azules de donde las agujas entraron en su frágil piel.

Sabía que sería la última vez que la vería, así que le leí algo del Corán antes de que me llevaran a mi celda. Ella murió 20 días después. Sé que ella estaba orgullosa de mí. Cuando fui liberado, no se me permitió leer versos del Corán junto a su tumba, ya que fui deportado a Gaza inmediatamente después del intercambio de prisioneros en 2011.

Un día visitaré su tumba.

Mohammed Abul-Aziz Abu Shawish: “Me quemaron los genitales” 

Fui arrestado por Israel siete veces; La primera vez que tenía seis años. Eso fue en 1970. Entonces, me acusaron de tirar piedras a los soldados israelíes. Fui arrestado de nuevo cuando era adolescente. Esa vez fui golpeado y un oficial israelí encendió un fósforo bajo mis genitales. Me quitaron la ropa y me pusieron la ropa interior en la boca para silenciar mis gritos. Sentí dolor cuando intenté usar el baño durante muchos días después de ese incidente.

Mohammed Abul-Aziz Abu Shawish nació en el campamento de refugiados de Nuseirat en Gaza en 1964. Su familia es originaria de Barqa, una aldea en el sur de Palestina que fue limpiada étnicamente en 1948. Pasó 9 años en prisión después de ser acusado de poseer un arma y ser miembro del movimiento Fatah [Cortesía de Ramzy Baroud y Abdallah Aljamal

Mi último encarcelamiento fue el más largo. Fui detenido el 23 de abril de 1985 y permanecí en la cárcel por 9 años para ser liberado después de la firma de los Acuerdos de Oslo.

Incluso en prisión, nuestra lucha por nuestros derechos nunca cesó. Luchamos con huelgas de hambre y nos respondieron con aislamiento y tortura. Tan pronto como la administración de la prisión aceptaba nuestras demandas para poner fin a nuestra huelga, lentamente nos privaban de todo lo que habíamos logrado. Retiraban la comida, evitaban las visitas familiares, e incluso nos impedían reunirnos con nuestros compañeros de prisión. A menudo confiscaron nuestros libros y otros materiales educativos sin ninguna razón.

Cuando fui liberado el 8 de enero de 1994, me uní a la unidad de rehabilitación de prisioneros en el Ministerio de Trabajo. Hice lo mejor que pude para ayudar a mis compañeros prisioneros liberados. Desde que me jubilé, escribí un libro titulado: Before My Tormentor is Dead, que detalla los años de mi encarcelamiento.

No soy un escritor entrenado, solo quiero que el mundo sepa de nuestra difícil situación.

Shadi Farah: “Detuvieron a mi familia”

Me arrestaron el 30 de diciembre de 2015, cuando tenía solo 12 años. Me liberaron el 29 de noviembre de 2018. En ese momento, yo era el prisionero palestino más joven en las cárceles israelíes.

Shadi Farah fue arrestado en su casa en Jerusalén a la edad de 12 años. Fue acusado de intentar matar a soldados israelíes con un cuchillo que se encontraban al interior de su casa [Cortesía de Ramzy Baroud y Abdallah Aljamal]

Mi interrogatorio tuvo lugar en la prisión de Maskoubiah en Jerusalén, específicamente en la celda número cuatro. Después de días de tortura física, falta de sueño y severos golpes, encarcelaron a toda mi familia, a mi mamá, a mi papá, a mis hermanas y hermanos.

Me dijeron que mi familia estaba cautiva por mi culpa y que solo serían liberados si confesaba mis delitos. Me insultaron con profanidad que no puedo repetir. Amenazaron con hacerle cosas indescriptibles a mi madre y hermanas.

Después de cada sesión de tortura, regresaba a mi celda tan desesperado por dormir. Pero luego los soldados me despertaban abofeteando mi cara, pateando con sus botas y dándome un puñetazo en el estómago.

Amo a mi familia, y cuando solían evitar que me visitaran, me rompían el corazón.

Jihad Jamil Abu-Ghabn: “Los prisioneros son héroes”

En la cárcel, mis carceleros intentaron romper mi espíritu y quitarme mi dignidad, no solo a través de la violencia, sino también a través de técnicas específicas destinadas a humillarme y desmoralizarme.

Jihad Jamil Abu-Ghabn pasó casi 24 años en cárceles israelíes por participar en la primera Intifada y por estar involucrado en el asesinato de un colono israelí. Fue liberado en el año 2011 [Cortesía de Ramzy Baroud y Abdallah Aljamal]

A menudo colocaron una bolsa con un olor muy desagradable sobre mi cabeza, lo que me llevó a vomitar repetidamente dentro de la bolsa. Cuando se retiró la bolsa, me quedarían con una cara hinchada y un dolor de cabeza masivo debido a la privación intermitente de oxígeno.

A lo largo de mi interrogatorio (que duró meses), me sentaron en una silla con las piernas amarradas durante horas y horas. Nunca pude encontrar una posición cómoda, lo que me dejó con un dolor permanente en la espalda y el cuello.

A veces me presentaban “prisioneros” a mi celda, afirmando ser miembros genuinos de la Resistencia palestina. Más tarde descubriría que estos prisioneros eran en realidad colaboradores que intentaban engañarme para que confesara. A estos colaboradores los llamamos assafir (aves).

Los prisioneros palestinos son héroes. Ninguna palabra puede describir su legendaria constancia y sus sacrificios insondables.

* Yousef Aljamal contribuyó a este artículo.

Las opiniones expresadas en este artículo son de los autores y no necesariamente reflejan la postura editorial de Al Jazeera. 

Sobre Los Autores

Ramzy Baroud es un columnista sindicado internacionalmente, un consultor de medios, un autor. @ ramzybaroud

Abdallah Aljamal es un reportero y fotoperiodista de Gaza. Las opiniones expresadas en este artículo son de los autores y no necesariamente reflejan la postura editorial de Al Jazeera.

Fuente original: Tales of torture from Israel’s prisons

Fuente: Ramzy Baroud y Abdallah Aljamal, Al Jazeera / Traducción: Palestinlaibre.org

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org

La entrada Prisioneros Palestinos: Historias de las torturas en las prisiones de Israel aparece primero en Desinformémonos.


[ Imprimir este artículo ] [ Enviar a un amigo ] [ Ir a la cabecera ]
 

 
 

   APPS

   ARGENTINA

   DEMOCRACIA

   DERECHOS HUMANOS

   DESARROLLO/GLOBALIZACIÓN

   DIÁLOGO NORTE-SUR

   ECOLOGÍA VS ECONOMÍA

   ENLACES - LINKS

   ESPAÑA

   EUROPA

   HONDURAS

   MÉXICO

   OLVIDADOS POR LA HISTORIA

   PUEBLOS INDÍGENAS DE AMÉRICA

   SOLIDARIDAD

   TRIBUNA LIBRE



LISTA DE CORREO


�Desea participar al enrequecimiento de esta p�gina?

�Quiere denunciar alguna situaci�n?

Env�enos su art�culo a esta direcci�n de correo electr�nico:

   webmaster@respublicae.org

[ Mapa del sitio ] [ Ir a la cabecera ]

 


 
En la misma sección

Leer otros artículos :
No se trata de mejorar la educación, sino de “ajustar la nómina”: EZLN
Arranca en Morelia caravana internacional de familiares de personas desaparecidas
Carlos Quintana, pecador estándar
Suspenden clases y habilitan albergues en BCS ante llegada de ‘Newton’
“No proponemos ningún aeropuerto, sino que se respete nuestro territorio”: Atenco a AMLO
Perú aprueba una ley que da luz verde a las “carreteras de la muerte” en la Amazonia
Documental exhibe abusos sexuales de sacerdote a niños indígenas en Oaxaca
Rescatan a familia que fue víctima de extorsión virtual en Michoacán
Venzuela, Chávez en salsa oligárquica
DAS LETZTE BUTTERGEBÄCK IN DEN BERGEN DES SÜDOSTENS VON MEXIKO



[ Ir a la cabecera ]
 

Portada En breve Mapa del sitio Redacci�n


Respublicae.Org es un portal abierto que se nutre de los trabajos de muchos colaboradores ben�volos externos, de diferentes origen e ideolog�a. Por lo tanto, los administradores de este portal no se hacen responsables de las opiniones vertidas en los art�culos que aqu� se publican.
Copyright © RESPUBLICAE.ORG 2003-2007
Sitio web desarrollado con SPIP, un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Dise�o © Drop Zone City & Respublicae.Org