RESPUBLICAE.ORG

Portada del sitio > MÉXICO > Mujeres palestinas: una historia no contada de liderazgo y resistencia

Mujeres palestinas: una historia no contada de liderazgo y resistencia

Sábado 27 de octubre de 2018, por Admin2

Una mujer palestina se para frente a los soldados israelíes durante una protesta en la aldea de Bilin, en la Ribera Occidental, cerca de Ramallah, contra la ofensiva de Israel en Gaza el 8 de enero de 2009 [Eric Gaillard / Reuters]

Los pasillos de mi memoria siempre han resonado con la narrativa de la voz de mi abuela, y por lo tanto resaltando, las narrativas de la lucha femenina. Su voz proyectó tanto ingenio como resiliencia ante la limpieza étnica israelí de Palestina y la ocupación militar israelí de décadas de antigüedad. Sin embargo, los testimonios de mi abuela rara vez fueron reconocidos.

Cuando era niño, fascinado por la poesía y la literatura, pasaba horas buscando poemas que cantaran perfiles como el de mi abuela, y rara vez podía encontrar poesía que no redujera a la mujer palestina a una mera característica glamorosa y exagerada, comparándola con hombres en un intento de elogio mal calculado, que no solo le roba su compleja humanidad sino también su condición de mujer. Raramente vi relatos que reflejaban a mi abuela, a mi madre o a una mujer palestina que no eligió la maternidad, sin fetichizarla ni victimizarla. Los ensayos occidentales bien intencionados sobre mujeres palestinas a menudo eran insultantes y reductores, ilustrando a una mujer impotente, sin educación y estereotipada que fue dibujada con los colores del orientalismo.

Esta sequía relacionada con un movimiento tan necesario de representación sin disculpas y sin adulterar de la sociedad palestina fue una de las muchas razones por las que decidí escribir.

Una de las historias que cuento con mayor frecuencia, y una epifanía de la vida real, es la historia de un niño de diez años que presenció a policías israelíes, policías encubiertos, soldados y colonos que asaltaron a personas de mi vecindario con gases lacrimógenos, bombas de sonido y balas recubiertas de goma, mientras confiscan por la fuerza las casas de nuestros vecinos. Lo que define esta historia para mí no es solo el trauma o la pérdida violenta e históricamente repetitiva, sino también la forma dinámica y colectiva en que nuestra comunidad remedió activamente las consecuencias de esos asaltos.

Mi madre, al igual que las otras mujeres del vecindario, combinó sus esfuerzos y trabajaron para liberar a los jóvenes, a las jóvenes e incluso a los niños de las manos de la encarcelación, se frotaron yogur en sus párpados con gases lacrimógenos y se mantuvieron erguidas con voces ensordecedoras y obstinadas. Aquella manifestación influyó para siempre en las formas en que practico, o reclamo, mis propios derechos.

El papel de las mujeres palestinas en mi vecindario no era exclusivo para aliviar el dolor de la opresión israelí, sino que también era un modelo de liderazgo. Unos meses después de que nuestros vecinos perdieran sus hogares, mi propia casa fue tomada por la fuerza y, motivada por la ira y el sentido de urgencia, mi tía, en sus sesenta años en ese momento, junto a las mujeres de Sheikh Jarrah, desfilaron por el vecindario, cantando y golpeando ollas y sartenes, exigiendo justicia. Esa pequeña protesta se convirtió más tarde en una gran manifestación semanal que invitaba a la prensa, a veces involucrando a miles de activistas palestinos, internacionales e israelíes.

Históricamente, las mujeres palestinas han estado a la vanguardia de nuestra resistencia. No solo atendiendo a víctimas de la violencia, sino también orquestando activamente los movimientos de resistencia popular y navegando, o al menos contribuyendo a la conversación política, ya sea con su propia autoridad asignada o su auto-proclamado asiento en la mesa.

Durante la primera Intifada, la movilización más vivaz del pueblo palestino en su lucha por la libertad, los mercaderes y los trabajadores emprendieron una huelga general no violenta, un acto simbólico para movilizar a las masas y un movimiento táctico para presionar a Israel para que ponga fin a la ocupación. Parte de esa huelga fue boicotear ciertos bienes israelíes (este llamado al boicot es anterior al movimiento BDS inspirado en Sudáfrica), mientras que los comités de mujeres ofrecieron alternativas locales.

Este movimiento redujo drásticamente la dependencia de los productos israelíes y afectó duramente a la economía israelí, lo que generó pérdidas anuales de millones de dólares. La respuesta de Israel fue áspera: toques de queda diarios, arrestos en masa, hiriendo a los manifestantes, cortando las líneas telefónicas de aldeas enteras e impidiendo que los miembros de la comunidad palestina abandonaran sus hogares sin el permiso del ejército.

Un documental publicado el año pasado, Naila y The Uprising, una visión justa, narra la historia de una comunidad intrépida de mujeres en la vanguardia de la primera Intifada de la década de 1980. “En público, los comités de mujeres eran conocidos por su trabajo social”, dice Naima Al-Sheikh Ali, activista entrevistada en el documental, “pero, en realidad y de manera encubierta, todo fue una organización política”. Cuando asistí a una proyección para la película en Washington, DC, tuve una sensación de tranquilidad, de calidez: las historias de coraje y defensa de mi abuela fueron algunas de las muchas, muchas otras historias que se vivieron y narraron, no escritas ya veces inaudito.

Indiscutiblemente, la ocupación israelí y el racismo occidental desempeñan un enorme papel en nuestra sordera colectiva de historias e historias de aquellas mujeres palestinas que no solo participan en la lucha por la libertad, sino que también la comandan; sin embargo, es extremadamente importante tener en cuenta que el patriarcado y la misoginia afectan de manera drástica y negativa nuestros marcos de resistencia y organización de base, especialmente en lo que respecta al lenguaje y la retórica. ¿Por qué el heroísmo, en general y en el contexto palestino, se considera un concepto masculino? ¿Por qué los héroes de 10 años de edad que leí en los poemas populares palestinos nunca reflejan a los héroes que he conocido y presenciado en la vida real?, otra mujer entrevistada en los relatos documentales mencionados anteriormente, “No podemos ser libres como mujeres a menos que estemos en un país libre. E incluso si estamos libres de la ocupación,

Las mujeres palestinas, escritas o no, siempre han bordado el plan tanto para nuestra liberación como para nuestra soberanía, para la resistencia y para remediar las consecuencias de la opresión. Si historias como las de mi abuela no están representadas y reconocidas adecuadamente, generaciones enteras de niños podrían llegar a ser analfabetas a pesar de su potencial.

Sobre el autor: Mohammed El-Kurd es un escritor y poeta que viaja por todo el país desde Jerusalén, Palestina.

Fuente: Palestinian women: An untold history of leadership and resistance

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org

Fuente: Mohammed El-Kurd, Al Jazeera / Traducción: Palestinalibre.org

La entrada Mujeres palestinas: una historia no contada de liderazgo y resistencia aparece primero en Desinformémonos.


Ver en línea : https://desinformemonos.org/mujeres...

¿Un mensaje, un comentario?

Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, debe registrarte previamente. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se le ha suministrado. Si no está inscrito/a, debe inscribirse.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?