RESPUBLICAE.ORG

Portada del sitio > MÉXICO > Corrupción y violación a normatividad, atrás de inundaciones en (...)

Corrupción y violación a normatividad, atrás de inundaciones en Morelia

Martes 23 de octubre de 2018, por Raúl López Tellez

Corrupción, violación a las leyes y hasta a las condiciones que establecían tanto Platón como Isaac Newton, son aspectos que subsisten atrás de las inundaciones que en estos días sacuden a casi 50 asentamientos poblacionales de Morelia, considera el geógrafo e investigador de la Facultad de Economía de la Universidad Michoacana, Guillermo Vargas Uribe, quien más que de un desastre natural, considera que se viven las consecuencias de “un desastre socialmente irresponsable”.

La avalancha de agua que inundó casas y colonias enteras, dejando una secuela de dolor y pérdidas para cientos de familias, sostiene, tiene nombres y apellidos, son los de los alcaldes y gobernadores que han desviado cauces, sepultado pantanos y humedales “para sembrarlos de pavimento” y ofrecido a cambio de votos permitir asentamientos en zonas de grave riesgo.

“Lo que estamos viendo por un lado es la corrupción gubernamental, permitir que se establezcan asentamientos en zonas de riesgo, donde Fausto Vallejo (quien fuera alcalde en tres ocasiones y gobernador de la erntidad), hizo un Atlas de Riesgo y él mismo lo viola, urbaniza la Laguna de la Soledad, para construir la Unidad Deportiva Bicentenario, y la rellena su amigo (Miguel) Nocetti (quien concluyó la gestión de aquel como alcalde interino)”, señala como un ejemplo de caso el académico, quien refiere que el cronista Antonio de Basalenque ya citaba que la antigua Valladolid reunía las siete características que establecía Platón para la creación de una ciudad, donde “la primera era que debería ser un sitio fuerte y libre de inundaciones”, aunque la misma ya no se cumple por las constantes modificaciones al trazo urbano sin ninguna planeación por parte de los gobiernos municipales, quienes incluso “se atreven a violar las leyes de la gravedad de Isaac Newton”, dice, al construir en zonas de declives o establecer asentamientos que se constituyen en diques al libre flujo del agua.

Especialista en la temática urbana ligada a su historia, el investigador plantea que tanto la secretaría estatal de Urbanismo y Medio Ambiente como la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), “no han hecho nada para proteger ni humedales como reservas forestales necesarias como signatario de convenios internacionales al respecto”, que han arrasado en su conjunto vestigios prehispánicos en la loma de Santa María como autorizar urbanizaciones como, reitera, el caso de Fausto Vallejo, que autoriza el Atlas de Riesgo pero autoriza la urbanización.

Sobre asentamientos irregulares que se ubican en zonas de riesgo, también apunta a la responsabilidad de los políticos, ya que en tiempos de campaña, aduce, se recurre a ofrecer espacios para vivienda a cambio de votos en zonas federales inundables, “que habían sido ciénegas, el sur y el poniente de la ciudad, y donde la muestra es la loma chata de Guayangareo, que es el Centro Histórico y que nunca se inunda”, lo que genera ubicación de privilegios para ciertos sectores como los especuladores del suelo urbano, como Francisco Medina, promotor del desarrollo Altozano.

“Cuando la oligarquía local compra todos los terrenos inundables, entonces empiezan a hacerse las autorizaciones” para fraccionarlos, en los años 60 del siglo pasado, que derivó en tener “la ciudad de abajo, que es inundable, y la ciudad de arriba, con Francisco Medina, los Ramírez (dueños de Cinepolis y varios complejos urbanos)”, señala al mencionar a los apellidos de las familias poderosas económicamente en la ciudad.

Sobre obras previas, critica que en la rectificación de los cauces de los ríos Chiquito y Grande, “lo hicieron más estrecho y no calcularon el área de inundación; estaba el río que estaba sobre el boulevard García León, es decir urbanizan los ríos; Ausencio Chávez urbanizó Manantiales; Tinoco Rubí urbanizó la loma de Santa María, abrió la avenida Juan Pablo Segundo; también urbanizó la Paloma, en la parte baja de la loma, cuando ahí había vestigios prehispánicos, prefirieron hacer la Paloma y es una zona de riesgos, con edificios. A esta secuela de acciones, añade la urbanización de las colonias Lago I y Lago II”.

La entrada Corrupción y violación a normatividad, atrás de inundaciones en Morelia se publicó primero en Michoacán.


Ver en línea : http://michoacantrespuntocero.com/c...

¿Un mensaje, un comentario?

Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, debe registrarte previamente. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se le ha suministrado. Si no está inscrito/a, debe inscribirse.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?