RESPUBLICAE.ORG

Portada del sitio > DEMOCRACIA > LA ACCIÓN DE LA IZQUIERDA

ESPAÑA

LA ACCIÓN DE LA IZQUIERDA

Sábado 18 de octubre de 2003, por Oswaldo Roses

La izquierda, más que conseguir el poder en los países ricos, más que la dirección de poder, ha conseguido por dónde no debe ir la dirección de poder, por dónde no deben progresar esos países; ya que el control de los poderes fácticos -religioso, financiero,
militar, etc.- es prácticamente imposible para la izquierda, y sólo ha garantizado la consecución de los derechos humanos y sociales a largo plazo gracias a los interminables esfuerzos o sacrificios de presión, de protesta, de "lucha ideológica".

Por tanto, la izquierda siempre "perderá" en la adquisición del poder, no es viable que estén los de izquierdas "de señoritos" por mucho tiempo porque se engañarían a sí mismos, no encajarían sin aturdir a los poderes fácticos al inhibirles de sus "eternos propósitos"; pues, sería un milagro de los que no hay.
La izquierda sólo ha funcionado como desgaste del despotismo, algo que está situando al ser humano en su lugar, sin derechos de "pernada" para los mismos, sin derechos de esclavismos -con los más débiles, entre ellos la mujer- para los mismos.

Así, en los países ricos, los de izquierdas perderán paulatinamente la representación gobernativa porque no tienen un atráctivo "ahora mismo", un "dar a cambio en el instante" que no sea financiero, que no sea de dominio o de injerencia militar o económica para
ofrecer una confianza o una seguridad de poder, de gloria patriótica o de madre patria -que bien pisotea a muchos de sus hijos-.

Pero en el fondo, que es lo que verdaderamente importa, la izquierda nunca ha perdido. Piensen que las reivindicaciones ecológicas y feministas comenzaron siendo de izquierdas, y ya casi todos los partidos conservadores las han asimilado felizmente, esos son los logros necesarios, los que importan.

Lo que ocurre es que la izquierda no dispone del éxito conseguido por las manipulaciones históricas y, en cambio, todos sus errores sí se han extrapolado y difundido; es decir, no ha sido perdonada ni siquiera en uno de sus pequeños errores, porque ése atentaba
directamente contra el orgullo de los que competían por el poder y desde una vía internacional también, de día y de noche.

Un ejemplo: hasta el gobierno de Felipe González -que tuvo, claro, sus equivocaciones- el desempleo a la mujer trabajadora estaba prácticamente vetado -no contaba-, porque no interesaba que la mujer pudiera alterar todo el sistema conservado, porque no interesaba que la mujer estuviera considerada para las funciones de trabajo social, ni para uno siquiera de sus derechos, el desempleo, -más en el sector agrario- en perjuicio de una economía patriarcal y "convenientemente cristiana", de mujer-madre pasiva en lo social. Pero, de un momento a otro se encontró el país, gracias a políticas de reconocimiento, con el merecido respeto subsidiario del desempleo para miles de mujeres, lo que favoreció decisivamente a miles de familias de las más desfavorecidas.
Y, sin embargo, esto es olvidado.

Porque, cuando se equivoca -y miles de veces- un gobierno conservador casi siempre se suele decir "se equivoca el sistema"; pero, cuando se equivoca un gobierno de izquierdas, se equivoca ése con nombres y apellidos, con su cruz o con su sambenito.

Terminando, la diferencia fundamental de la acción de la izquierda -a la hora de gobernar- es su intento repetitivo de rescindir injusticias ancestrales, de no soslayar nada que ataña al progreso social; es decir, la de posicionarse realmente en unas prioridades
de progreso contra los fines de esa deriva del "todo vale", del capitalismo impuesto.

¿Un mensaje, un comentario?

moderación a priori

Este foro es moderado a priori: su contribución sólo aparecerá una vez validada por un/a administrador/a del sitio.

¿Quién es usted?
Su mensaje

Para crear párrafos, deje simplemente líneas vacías.