RESPUBLICAE.ORG

Portada del sitio > DEMOCRACIA > PODEMOS ANTE LAS ELECCIONES EN SUECIA Y EL AUGE DE LA EXTREMA DERECHA EN (...)

PODEMOS ANTE LAS ELECCIONES EN SUECIA Y EL AUGE DE LA EXTREMA DERECHA EN EUROPA

Martes 11 de septiembre de 2018, por David Perejil Bricio

Las elecciones legislativas en Suecia han arrojado un resultado fragmentado y complejo, que supone la enésima ilustración de la profunda crisis política que vive Europa. Con un 28.4% de los votos, los socialdemócratas de Stefan Lofven han ganado claramente las elecciones, pero han obtenido el peor resultado de su partido en los últimos 110 años. Su socio en la coalición de Gobierno, el Partido Verde, apenas ha logrado superar el umbral para entrar en el Parlamento, con un exiguo 4.3% de los votos. A falta de conocer el escrutinio del voto exterior, que será decisivo con márgenes tan ajustados, la coalición rojiverde suma de momento 144 escaños, tan solo 2 más que el bloque conservador encabezado por los Moderados de Ulf Kristersson y que incluye a centristas, liberales y demócrata-cristianos. De confirmarse, será en el mejor de los casos una victoria pírrica.

Pese a no obtener los resultados que vaticinaban las encuestas, el partido ultraderechista de los Demócratas Suecos ha salido muy reforzado de estas elecciones. Con 63 escaños (14 más que en la anterior legislatura), la ultraderecha ha logrado captar votantes socialdemócratas y moderados y se consolida como tercera fuerza del país con un 17.6% de los votos. Más allá de su aspiración de entrar en el Gobierno, que cuenta con la oposición frontal de centristas y liberales, la ultraderecha ha conseguido acaparar la atención del público durante la campaña, logrando que la inmigración se convirtiera en el tema central de los debates y consiguiendo que los partidos tradicionales endurecieran su discurso y su postura sobre las políticas de acogida, asilo e inmigración. Pero lejos de robarle el foco, que el bipartidismo que aplica similares políticas neoliberales haya asumido parte de los códigos y propuestas xenófobas de la extrema derecha lo que ha logrado es normalizar su discurso y favorecer la lepenización que vive la política europea.

Austria, Países Bajos, Italia, Dinamarca, Alemania. Una y otra vez se repite en Europa el mismo esquema: los sistemas bipartidistas retroceden, la socialdemocracia cosecha vez tras vez el peor resultado de su historia, la extrema derecha crece. Que esta vez haya sucedido en Suecia, emblema del Estado del Bienestar y de políticas avanzadas en materia de derechos humanos, puede llamar la atención. La realidad, sin embargo, es que Suecia ha seguido un camino similar al de todas las sociedades europeas. En los últimos años, los Gobiernos socialdemócratas y conservadores han recortado en política social (hospitales, escuelas, vivienda, pensiones y transporte); la desigualdad social ha aumentado a la par que descendían los impuestos progresivos a las rentas más altas. En esta campaña electoral, sin embargo, el país no ha debatido sobre políticas económicas, fiscales o sociales, sino sobre la “invasión” de los migrantes que “amenazan el bienestar” de la población. La lógica es siempre la misma: estamos ante la enésima constatación de una tendencia estructural, que amenaza con llevar la crisis política y social de la UE a un punto de no retorno.

Las políticas de austeridad han desmantelado el Estado Social que servía como estructura material de nuestras sociedades, asegurando una red de derechos fundamentales que garantizan la dignidad de la existencia y las condiciones materiales mínimas para poder ejercer una ciudadanía plena y democrática. Al destruir esa red, las políticas neoliberales no solo arrebatan derechos a la ciudadanía, sino que quiebran también las herramientas con las que se construye y se mantiene la cohesión social: condenan a la exclusión a millones de personas, rompen sus trayectorias de vida, quiebran nuestras identidades colectivas como sociedad. En ese vacío crece y se nutre la xenofobia, el autoritarismo y la violencia de quienes prometen reconstruir esos vínculos apuntando contra las personas migrantes – y no contra quienes son los verdaderos responsables de esta crisis, los gestores de un sistema financiero corrupto e insostenible que llevó la economía entera a la quiebra, y la clase política que no solo lo permitió, sino que hizo que la factura de aquella estafa la pagara la ciudadanía europea con sus derechos.

La extrema derecha ofrece en todo Europa una solución atractiva para actores políticos y sociales con intereses contradictorios: de ahí viene su fuerza. A los excluidos y precarizados, a quienes han visto empeorar sus condiciones de vida, a quienes sienten rabia, incertidumbre y miedo, les permite identificar en los que vienen de fuera un enemigo, un responsable y un culpable que apenas puede defenderse. A los poderes fácticos, al sistema financiero, a los verdaderamente desiguales, a quienes han acumulado en esta última década la mayor concentración de riqueza que haya visto Europa en el último siglo, les viene aún mejor ese discurso: nunca se han visto amenazados los intereses de los poderosos poniendo a confrontar a los últimos con los penúltimos. Es un hecho innegable que las condiciones de vida de las mayorías y la lucha por la justicia social no están amenazadas en Europa por las personas migrantes sino por los intereses y las prácticas de los poderes económicos y financieros. Hay que evitar y denunciar las políticas xenófobas en o desde las instituciones europeas o de sus Estados Miembros que facilitan que muchas de las soluciones ofrecidas por la extrema derecha aparezcan como una opción normalizada dentro de las opciones electorales. Por eso debemos reiterarlo una y otra vez: los derechos humanos y los derechos sociales no solo contradictorios entre sí, sino que ambos se necesitan, pues son condición material e indispensable de la democracia.

Ante la cercanía de las próximas elecciones al Parlamento Europeo y la gravedad del momento que vivimos en Europa, desde Podemos reiteramos nuestra voluntad y nuestra determinación para construir un espacio radicalmente democrático en Europa. El futuro de nuestros pueblos no puede pasar por una elección desesperada entre la continuidad y la reacción, entre la austeridad que vacía nuestras sociedades o la barbarie que amenaza con destruirlas. No hay razón para la desesperanza, para bajar los brazos o para asumir que la mejor manera de derrotar a la extrema derecha es asumir su programa, sus formas o su discurso. Las elecciones suecas han vuelto a mostrar cómo la sociedad ha frenado los augurios de un resultado mejor de la extrema derecha. Particularmente, como ya sucediera en Austria y en otros países, ha sido el voto de las mujeres el que ha frenado el auge de proyectos reaccionarios y autoritarios de una sociedad más desigual y sin libertades. El Partido de la Izquierda sueca, cuyo resultado saludamos, ha logrado aumentar significativamente sus apoyos rechazando la cooptación del discurso público por la extrema derecha y apostando por un programa centrado en la justicia fiscal, la lucha contra la desigualdad y una visión de la sociedad claramente feminista. Lo señalan los partidos que, agrupados bajo la iniciativa “Ahora el pueblo” lanzada en Lisboa, estamos llamando desde todos los países a construir una Europa basada en la justicia social, los derechos humanos, la igualdad económica y social entre mujeres y hombres, y un nuevo horizonte de ciudadanía y dignidad. Seguiremos, con más fuerza que nunca, construyendo una alternativa democrática a la austeridad y la barbarie.

La entrada PODEMOS ANTE LAS ELECCIONES EN SUECIA Y EL AUGE DE LA EXTREMA DERECHA EN EUROPA aparece primero en Podemos.


Ver en línea : https://podemos.info/podemos-elecci...

¿Un mensaje, un comentario?

Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, debe registrarte previamente. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se le ha suministrado. Si no está inscrito/a, debe inscribirse.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?