RESPUBLICAE.ORG

Portada del sitio > MÉXICO > Heridas no cicatrizadas de Gaza

Heridas no cicatrizadas de Gaza

Martes 28 de agosto de 2018, por Admin2

Foto: Muhammad al-Najjar perdió a 19 miembros de su familia en un solo ataque israelí en 2014. Desde entonces, se ha vuelto a casar y ha dado la bienvenida a dos hijas al mundo. Abed Zagout

Fiscales militares israelíes acaban de cerrar otra investigación interna sobre la conducta de los soldados durante la ofensiva del ejército en la Franja de Gaza ocupada durante el verano del 2014.

Más de 2,200 palestinos, la mayoría civiles, murieron durante la operación de 51 días.

Para Muhammad al-Najjar, que perdió a gran parte de su familia en un ataque aéreo israelí durante la ofensiva, hay poco cierre incluso a medida que la vida avanza.

“Antes de decir algo, quiero pedir perdón a cualquiera que nazca el 26 de julio porque lo denomino como el Día Negro”, señaló Muhammad al comienzo de nuestra entrevista.

“Trato de mantener los ojos y la cabeza cerrados ese día todos los años; cuando me despierto ese día solo veo oscuridad, humo y sangre”.

Ese día del 2014, Muhammad, entonces de 20 años, y su esposa Iman, que entonces tenía 19 años, debían ir al hospital para el nacimiento de su segundo hijo.

Muhammad y su esposa habían regresado a su casa de tres pisos en el este de Khan Younis, al sur de Gaza, antes del atardecer del 25 de julio, encontrándola atestada de mujeres y niños de su gran familia que huyeron de las casas destruidas por los tanques israelíes.

“Nadie respondió”

Fue el final de Ramadán. Casi dos docenas de miembros de la familia se reunieron antes del amanecer para comer la comida suhur, antes del día de ayuno.

“Terminamos nuestro suhur y luego nos fuimos a dormir”, contó Muhammad. “Tomé mi taza de té y me senté en la cocina. De repente, sentí un gran bloque de fuego golpear mi cara. Creo que perdí el conocimiento por unos minutos y luego comencé a gritar por mi madre, esposa, hermano y tío. Pero nadie contesto”.

Muhammad vio una luz tenue y gritó pidiendo ayuda. Los vecinos habían llegado al sitio del bombardeo para ayudar a recuperar a los sobrevivientes. Quitaron los escombros de alrededor de Muhammad y una vez que lo alcanzaron, los rescatadores evacuaron a Muhammad y lo transfirieron a la ambulancia que llegó después de ellos.

“Esto fue lo último que recuerdo”. Luego me desperté en el hospital”, explicó Muhammad a The Electronic Intifada. “Cuando me desperté, llamé al médico para preguntar sobre el destino de mi familia. Él me tranquilizó y me dijo que estaban bien, que estaban recibiendo ayuda en la habitación contigua y que los vería pronto”.

A pesar de las palabras tranquilizadoras del médico, Muhammad, quien sufrió quemaduras de tercer grado en todo su cuerpo durante la explosión, no creyó en él y pronto comenzó a gritar.

El primo de Muhammad, Said al-Najjar, ahora de 28 años, lo escuchó y entró en su habitación. Cuando Said miró a los ojos de Muhammad, comenzó a llorar y dijo: “Se han ido todos”.

De los 22 miembros de la familia que se habían reunido en la casa, solo Muhammad, su hermano Hussein, ahora de 31 años, y su tío Suleiman, ahora de 65 años, sobrevivieron.

Atrás quedaron el padre de Muhammad, Samir y su madre Ghalia; su esposa Iman, su pequeña hija Ghalia y su hijo por nacer Anas. Se fue la hermana de Iman, Baraa, de 11 años, su hermano Majid y sus hermanas Kifah e Ikhlas y los niños pequeños de Ikhlas, todos menores de 5 años: Islam, Amira y Amir.

Se había ido Khalil – el hermano de Ghalia y el tío de Muhammad – y la esposa de Khalil Sumaya y su hija adolescente Rawan e hijos Ahmad, de 16 años, y Hani, de 7.

También se habían ido la esposa embarazada de Hussein Riham y sus hijos pequeños Samir, de tan sólo 1 año, y Muataz ,de 5 (Hussam y Olfat, los otros dos hijos de Hussein y Riham, se quedaban con otros parientes y se salvaron).

En total, 19 de los miembros de la familia de Mahoma fueron asesinados, entre ellos seis mujeres, dos de ellas embarazadas, y 10 niños, además del bebé de Muhammad e Iman, que se suponía que nacería unos días después.

Recuerdos

Cuando Muhammad le pidió al médico que le permitiera ver a sus parientes asesinados, el médico se negó, debido a su frágil condición. Su primo Said lo ayudó a escabullirse del hospital para ir al cementerio antes de su entierro.

Said llevó a Muhammad en su motocicleta, siguiendo el vehículo municipal que trasladaba los cuerpos destrozados al cementerio.

Durante el entierro, los recuerdos de sus seres queridos le llegaron a Muhammad: “Recordé cómo solía consolar a mi esposa durante sus dolores de parto, la hermosa risa de mi hija, mis bromas con mi tío, los niños y sus juegos, y muchos otros momentos con cada uno de ellos.”

La hermana de Muhammad, Kifah, de 23 años, padecía parálisis cerebral. “No me puedo imaginar cómo se sintió mi hermana cuando ni siquiera pudo intentar escapar”, indicó.

Muhammad sostiene fotos de sus seres queridos que fueron asesinados. Abed Zagout

La familia de Muhammad fue una de las docenas que sufrieron tal catastrófica pérdida durante el bombardeo de 51 días.

“Al menos 142 familias perdieron tres o más miembros en un ataque a un edificio residencial durante el verano de 2014, lo que resultó en 742 muertes”, resolvió una comisión de investigación de las Naciones Unidas.

“El hecho de que Israel no revisó su práctica de ataques aéreos, incluso después de que sus terribles efectos en los civiles se hicieron evidentes, plantea la cuestión de si esto era parte de una política más amplia que al menos fue aprobada tácitamente al más alto nivel del gobierno”.

Le tomó a Muhammad medio año recuperarse físicamente de sus heridas. Muhammad se mudó con su tío, Ibrahim al-Najjar, que trabaja como comerciante de ganado.

Larga recuperación

“Después de seis meses de medicación, mi cuerpo comenzó a recuperarse, pero mi corazón no; Sufrí una profunda depresión”, contó Muhammad.

Su tío Ibrahim añadió: “Toda la personalidad de Muhammad cambió. Solía ​​ser activo y comunicativo, pero después del incidente se convirtió en un hombre silencioso y aislado que permanece despierto toda la noche y duerme todo el día”.

Muhammad odia la noche hasta el día de hoy. “Cuando cierro los ojos, me imagino que voy a perder a todos los que están conmigo en la casa”, explicó.

Ibrahim eventualmente llevó a su sobrino a un psicólogo que recomendó que Muhammad participara en nuevas actividades.

Tomar las riendas del negocio avícola de su padre asesinado le dio a Mahoma un nuevo sentido de propósito. Abed Zagout

Ibrahim intentó convencer a Muhammad para que se casara y comenzara de nuevo. Muhammad se negó, se fue con su tío y salió de la casa. Dos semanas más tarde, Ibrahim encontró a Muhammad en la granja avícola abandonada de su difunto padre Samir.

“Cuando encontré a Muhammad allí, cambié de opinión sobre presionarlo para que se casara”, explicó Ibrahim. “En cambio, le equipé la tienda para que comenzara a vender aves de corral como su padre. Fue una buena oportunidad para que Muhammad volviera a ver y hablar con la gente”.

Khamis Ridwan, un amigo del padre de Muhammad, Samir, quien trabaja en la tienda, contó que Muhammad estaba de mal humor y no hubo mucho cambio cuando comenzó a dirigir el negocio. Pero los dos hombres eventualmente se hicieron cercanos.

“Khamis se convirtió en una fuente de alivio para mí”, explicó Muhammad. “Él me escucha todo el tiempo a pesar de que lo he despedido varias veces de la tienda”.

Khamis tuvo éxito donde Ibrahim falló, convenciendo a Muhammad para que se casara nuevamente y comenzara una nueva familia.

Nuevos comienzos

Muhammad había conocido a una joven por casualidad en la calle mientras regresaba a casa del trabajo. Él la siguió para averiguar dónde vivía para que su tío pudiera visitar a la familia y proponerle matrimonio a Rawan en su nombre.

“Cuando Muhammad me dijo que quería casarse, me sorprendió y fui a la casa de la niña al día siguiente”, explicó Ibrahim.

El 23 de julio de 2015, Muhammad se casó con Rawan al-Najjar, ahora de 23 años. No hubo ceremonia ni fiesta.

“Cuando supe la historia de Muhammad, quise estar a su lado y ayudarlo a superar su terrible experiencia y comenzar una nueva vida”, comentó Rawan. “Es por eso que acordé casarme con él”.

En noviembre de 2016, cuatro años después del nacimiento de su primera hija, Muhammad y su esposa Rawan dieron la bienvenida a su primer hijo. Fue nombrada Ghalia en honor a la primera hija de Muhammad y su madre, asesinados dos años antes.

El año pasado, Muhammad recibió una subvención del Ministerio de Vivienda de Gaza para construir un nuevo hogar, esta vez de dos pisos en lugar de tres. A fines del 2017, él y Rawan tuvieron una segunda niña llamada Ghazal.

Pero las heridas psicológicas de Muhammad no se han curado.

“A veces grita mientras duerme, pero es un buen marido y cuida de mí y de mis hijos”, señaló Rawan.

Por parte Muhammad, dijo: “La vida continúa y tendré más hijos”.

Sobre el autor: Sarah Algherbawi es escritora y traductora independiente de Gaza.

Fuente: Gaza’s unhealed wounds

Copyleft: Toda reproducción de este artículo debe contar con el enlace al original inglés y a la traducción de Palestinalibre.org.

Fuente: Sarah Algherbawi, The Electronic Intifada / Traducción: Palestinalibre.org

La entrada Heridas no cicatrizadas de Gaza aparece primero en Desinformémonos.


Ver en línea : https://desinformemonos.org/heridas...

¿Un mensaje, un comentario?

Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, debe registrarte previamente. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se le ha suministrado. Si no está inscrito/a, debe inscribirse.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?