RESPUBLICAE.ORG

Portada del sitio > MÉXICO > En Educación: menos niebla y más Guevara…

En Educación: menos niebla y más Guevara…

Lunes 20 de agosto de 2018, por Graciela Carmina Andrade García Pelaez

Independientemente de las personas designadas para desempeñar puestos en el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, en educación, es muy importante aclararnos lo que sucede en México con la educación a fin de lograr: restablecer la sustancia educativa, como el medio para formar a la ciudadanía que queremos, y así tener futuro y país, tarea poco fácil en virtud de que el México de hoy, es producto de las contradicciones más álgidas —muchas de ellas no resueltas, en los últimos 50 años, Sí, del 68 para acá.

En este tiempo pasamos de las brutalidades cometidas en contra de los personajes y movimientos más legítimos, a las brutalidades cometidas en contra de la población, hoy en México no se necesita ser un líder estudiantil o sindicalista para ser brutalmente violentado y masacrado, basta con ser mujer, normalista, aguacatero, niño pobre o indígena, o solamente ser.

De igual manera encuentras mercenarios en las filas de las derechas que de las izquierdas, gánsteres en la política que, en la farándula, habitan en las cúpulas empresariales y en las eclesiales, en el barrio y en la asociación, lo mismo en la escuela que en la tiendita de la esquina; es decir, la descomposición social, ética y cultural nos ha permeado a todos y a todo, la fiebre del tener nos ha infectado como la ceguera en el Ensayo de Saramago.

Y en ese sentido la educación se torna en una cura que va mucho más allá de una reforma de metas y métodos, de aprendizajes esperados y de idoneidades, se vuelve, una vez más, en el posible eje articulador y medio para resarcir el daño tan profundo y devastador de vivir queriendo tener más a costa de lo que sea, educarnos se torna hoy en la posibilidad de contar con un medio humanizante, salvaguarda de la humanidad y su futuro.

Convertir a la educación en un campo de pelea entre los pro-reforma y anti-reforma de Peña Nieto es reducir la problemática a un terreno oscuro, y poco útil, no tuvimos reforma educativa, sino reforma laboral y administrativa, las reformas a la a educación de los últimos 30 años, han sido adaptaciones de modelos impuestos con el mejor o peor afán, pero no se han medido los resultados de una cuando ya estamos inventando los métodos y mecanismos de la otra… ¡Ya basta!, paremos esta locura.

Iniciar el ciclo lectivo 2018-2019 con los libros y propuestas de Nuño, pero sobre todo sin resolver los problemas que se derivaron de los impulsos de la reforma constitucional para la educación, es una tragedia, por ejemplo: durante seis años se restituyó el Consejo Técnico Escolar, como espacio para hablar sobre el asunto educativo, como obligación y a manera de reproducir la voluntad de la Secretaría de Educación Pública se establecieron rutas de mejora en cada escuela y planes de acción para lograr cambios. ¿Qué sucedió con ese esfuerzo? ¿Qué efectos positivos y negativos se derivaron de esos viernes en todas las escuelas del país durante seis ciclos escolares? ¿Qué supervisión les dio seguimiento y atención a las necesidades de formación y de intervención para corregir las conductas de profesores, administrativos, alumnos y padres de familia? ¿Qué instancia de la Secretaría de Educación en los estados o en el país, generó una sistematización y seguimiento puntual de las necesidades vertidas en las reuniones de Consejo Técnico? ¿Las novedades para este ciclo escolar responden a lo ahí planteado o son otra novedad surgida de alguna cabeza brillante, o modas impuestas por el país del nunca jamás te escucho?

¿Qué ha sucedido con los profesores de doble plaza, tienen doble desgaste, son más eficientes, logran más experiencia y conocimientos, o valdría la pena prolongar las jornadas de trabajo y los salarios, tener tiempo de evaluación y preparación en horarios de la jornada laboral, se han mejorado las condiciones profesionales, salariales y humanas del magisterio, ¿cuántos profesores tenemos doble o triple trabajo?

¿Qué tan idóneos resultaron los idóneos, dónde están, cómo se encuentran; se quejan de lo mismo o son inmunes a las problemáticas; son buenos didactas, o requieren apoyo pedagógico; tienen más energía y entusiasmo o entraron con desgano; son autoritarios o comprensivos; imponen disciplina o generan disciplina; son capaces de cambiar las circunstancias que imperan o se someten a ellas?

¿Qué ha sucedido con los programas emblemáticos de los sexenios? Se eliminó el Programa Escuelas de Calidad, para convertirlo en escuelas de Excelencia, o Escuelas al Cien, o Escuelas de Tiempo Completo, —que por cierto ya existían y su origen es Michoacano—, y todavía no sabemos los resultados de dichos programas, qué pasó con el Programa de la Reforma, que les sucedió a las escuelas que en él se amparan, ¿hay menos abandono, reprobación, violencia? ¿Hay más niños aprobados, mayor conocimiento, mejores conductas? ¿Qué hay, qué tenemos de resultados?

El Instituto Nacional de Evaluación Educativa a través de comerciales nos indica deficiencias detectadas en las evaluaciones hechas a los alumnos, ¿y qué nos puede decir acerca de las deficiencias del sistema educativo?, ¿Sigue siendo responsabilidad de la niñez, de sus padres y de los docentes ser clasificados en el primer mundo con sueldos del último mundo? ¿Dónde están los orígenes y los remedios de los males? ¿Sirvió el censo para cubrir las necesidades de personal y material didáctico en las escuelas, o sólo se dedicaron a construir las escuelas que convertirán en asociaciones público-privadas?

El grito militante pro-reforma de Guevara Niebla obnubila la lógica del gobierno que viene, y si bien nadie quiere el retorno o la prolongación de la venta de plazas, y la imposición de normas y criterios por la fuerza, tampoco deseamos la prolongación del desprecio hacia el magisterio mexicano construido a pulso por las élites que han ensayado propuestas participativas para controlar y someter al magisterio… Valdría la pena que en educación dirijan quienes hayan dado clases últimamente, que conozcan las presiones a las que están sometidos los docentes, alumnos y padres de familia con las “nuevas realidades” y “nuevas iniciativas” que conozcan la carpeta digital de seguridad y convivencia escolar, para que sepan que el contexto si cuenta y que hay que prevenir desde el bulling, el acoso y abuso sexual, hasta la portación de armas y venta de drogas en las escuelas.

Sin duda habrá que ponernos a pensar profundamente los cambios que necesitamos para rehacer el país y esto va más allá de encuentros casuales; empecemos por escuchar y sistematizar lo que desde las escuelas tienen años gritándonos; comencemos por garantizar lo necesario para que la niñez y la juventud puedan acudir a las escuelas.

Y apelemos al humanismo y la buena voluntad en el sistema educativo, que vaya, sólo por el apellido, recordamos y deseamos que vuelva el buen ejemplo y la centralidad de la niñez y la juventud, no que el centro sean las escuelas; que se generen procesos modernos de gestión, en los que las instituciones siguen a las personas y no las personas siguen y se adaptan a las ocurrencias de las instituciones; añoramos el compromiso humanista de personajes nobles y comprometidos con la formación y la creación del nuevo ser humano, he ahí la remembranza del querido Ché Guevara.

La entrada En Educación: menos niebla y más Guevara… se publicó primero en Michoacán.


Ver en línea : http://michoacantrespuntocero.com/e...

¿Un mensaje, un comentario?

Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, debe registrarte previamente. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se le ha suministrado. Si no está inscrito/a, debe inscribirse.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?