Publicado en línea el Lunes 6 de agosto de 2018

“Las autoridades de Bahréin llevan más de un año negando deliberadamente el tratamiento médico adecuado a cuatro activistas de edad encarcelados —Hassan Mshaima, Abdel Jalil al Singace, Abdel Wahab Hussain y Abdel Jalil al Miqdad—, sometiéndolos a un trato cruel, inhumano y degradante, y poniendo en peligro sus vidas”, ha declarado hoy Amnistía Internacional.Los cuatro presos de conciencia sufren enfermedades crónicas y se les niega el tratamiento porque rehúsan ceder a las exigencias de las autoridades de vestir el uniforme carcelario y llevar grilletes para ser conducidos para recibir atención médica y medicamentos vitales.“Es increíble que se llegue a tratar a alguien con tanta crueldad. Estos hombres son mayores, están delicados y padecen el debilitamiento que conlleva tener enfermedades crónicas graves como la hipertensión y la diabetes”, afirmó Lynn Maalouf, directora de Investigación sobre Oriente Medio de Amnistía Internacional.
“Hassan Mshaima, Abdel Jalil al Singace, Abdel Wahab Hussain y Abdel Jalil al Miqdad están en prisión sólo por participar en protestas pacíficas. No deberían haber sido detenidos, juzgados ni encarcelados, y mucho menos seguir sometidos a estos malos tratos que ahora ponen en peligro sus vidas. Deben ser puestos en libertad de inmediato y sin condiciones”.

Hassan Mshaima, Abdel Jalil al Singace, Abdel Wahab Hussain y Abdel Jail al Miqdad están en prisión sólo por participar en protestas pacíficas
Lynn Maalouf, Amnistía Internacional
Los activistas se niegan a vestir el uniforme de la prisión y a llevar grilletes, alegando que son presos de conciencia y no delincuentes. Las autoridades han utilizado esto para negarles el acceso al médico de la prisión, a médicos externos e incluso a visitas de sus familias.Antes de febrero de 2017, Hassan Mshaima recibía visitas de familiares y era conducido a sus citas médicas sin grilletes y vestido de civil. Amnistía Internacional ha confirmado que este era también el caso de los otros tres presos políticos.El 1 de agosto de 2018, Ali Mshaima, hijo de Hassan Mshaima, inició una huelga de hambre frente a la embajada de Bahréin en Londres para protestar por los malos tratos a los que las autoridades penitenciarias bahreiníes están sometiendo a su padre.“El trato que están dando las autoridades bahreiníes a estos activistas pacíficos encarcelados injustamente vulnera las leyes y normas internacionales sobre el trato de las personas privadas de libertad y constituye un trato o pena cruel, inhumano o degradante. Las autoridades tienen la obligación de garantizar que reciben un trato humano y, en concreto, compatible con las normas mínimas establecidas en las Reglas Mandela, que incluyen el acceso a atención médica adecuada y el contacto con sus familiares”, prosiguió Lynn Maalouf.“Dada la fragilidad y la edad de estos presos, no hay riesgo de fuga ni constituyen una amenaza para la seguridad de los demás reclusos o del personal. Esto significa que someterlos a grilletes es una medida meramente punitiva por parte de las autoridades”.Hassan Mshaima necesita alrededor de 10 medicamentos para tratar afecciones como tensión arterial irregular, diabetes, irritación del tracto urinario y gota. Se le han acabado las pastillas que toma normalmente para la diabetes y debe recibir inyecciones de insulina en su celda.La administración penitenciaria no proporciona estas inyecciones con regularidad suficiente y se niega a reponer el resto de sus medicamentos.Los cuatro hombres fueron condenados a cadena perpetua en 2011 tras un juicio injusto, por liderar protestas pacíficas generalizadas contra el gobierno. En la misma causa, otros nueve activistas de la oposición fueron condenados a penas de entre cinco años de prisión y cadena perpetua. Dos de ellos están ya en libertad.


[ Imprimir este artículo ] [ Enviar a un amigo ] [ Ir a la cabecera ]
 

 
 

   APPS

   ARGENTINA

   DEMOCRACIA

   DERECHOS HUMANOS

   DESARROLLO/GLOBALIZACIÓN

   DIÁLOGO NORTE-SUR

   ECOLOGÍA VS ECONOMÍA

   ENLACES - LINKS

   ESPAÑA

   EUROPA

   GUATEMALA

   HONDURAS

   MÉXICO

   OLVIDADOS POR LA HISTORIA

   PUEBLOS INDÍGENAS DE AMÉRICA

   SOLIDARIDAD

   TRIBUNA LIBRE

   VENEZUELA



LISTA DE CORREO


�Desea participar al enrequecimiento de esta p�gina?

�Quiere denunciar alguna situaci�n?

Env�enos su art�culo a esta direcci�n de correo electr�nico:

   webmaster@respublicae.org

[ Mapa del sitio ] [ Ir a la cabecera ]

 


 
En la misma sección

Leer otros artículos :
Les deux Hillary
Decenas de webs bloqueadas: Egipto refuerza la censura en Internet
26/07/16 - Ni islam ni locura, el terrorismo es política
La trágica muerte de un refugiado en la isla de Manus debería haberse evitado
05/07/13 - Papa va al encuentro de los refugiados de Lampedusa “con los ojos del corazón”
Estados Unidos: El viaje de Trump pone en peligro los derechos humanos en el mundo
Les négociations secrètes USA-Syrie
Nigeria/Países Bajos: Tribunal resolverá sobre implicación de Shell en la ejecución de los nueve ogonis
Yemen: Crecen los temores por la seguridad de la población civil ante la amenaza de la ofensiva de Hudaida
08/07/13 - La Historia Oficial (Argentina, 1985)

EN LA RED :
Vers l’extradition de Julian Assange
Le dictateur Mohamed Morsi est mort
L’Iran tétanisé, par Thierry Meyssan
Qui sont les incendiaires de pétroliers dans le Golfe ?, par Manlio Dinucci
Bibliographie, par Thierry Meyssan
Sous nos yeux. Du 11-Septembre à Donald Trump, par Thierry Meyssan
Russie-Chine : le Sommet qui ne fait pas l’info, par Manlio Dinucci
Sommet tripartite secret de Jérusalem, par Thierry Meyssan

[ Ir a la cabecera ]
 

Portada En breve Mapa del sitio Redacci�n


Respublicae.Org es un portal abierto que se nutre de los trabajos de muchos colaboradores ben�volos externos, de diferentes origen e ideolog�a. Por lo tanto, los administradores de este portal no se hacen responsables de las opiniones vertidas en los art�culos que aqu� se publican.
Copyright © RESPUBLICAE.ORG 2003-2007
Sitio web desarrollado con SPIP, un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Dise�o © Drop Zone City & Respublicae.Org