RESPUBLICAE.ORG

Portada del sitio > ARGENTINA > "Los estudiaban en vida y luego los exponían como trofeos"

"Los estudiaban en vida y luego los exponían como trofeos"

Martes 17 de julio de 2018, por Chaco Día por Día

Foto: Juan Chico, durante el traslado de los restos restituidos

En un acto realizado el pasado jueves, el Museo de Ciencias Naturales de La Plata restituyó a la comunidad de Colonia Aborigen del Chaco los restos óseos de nueve indígenas de la etnia Qom fusilados en nuestra provincia entre los años 1880 y 1887 y que durante décadas fueron exhibidos como “trofeo de guerra” en ese museo dependiente de la Facultad de Ciencias Naturales de La Plata.

Fue pocos días antes de conmemorarse 94 años de la Masacre de Napalpí, el próximo 19 de julio, fecha simbólica en que las autoridades de la Facultad de La Plata pretendían concretar el acto.

Uno de los promotores de la iniciativa es el historiador, escritor Qom y presidente de la Fundación Napalpí, Juan Chico, quién, en diálogo con CIUDAD TV, reveló los pasos que llevaron a este hecho histórico para las comunidades indígenas de todo el norte del país. Chico recordó que durante el Primer Seminario sobre Genocidio Indígena, realizado el año pasado en Resistencia, se resolvió elevar, junto al Consejo de Participación Indígena, una nota al Instituto de Asuntos Indígenas (INAI) con copia al Museo de Ciencias Naturales de La Plata solicitando la restitución de los restos de indígenas Qom.

“Hace más de una década venimos trabajando en Memoria, Verdad y Justicia para los pueblos indígenas y, a raíz de la ley 25517, que justamente lo que hace es autorizar a museos públicos y privados a que toda colección perteneciente a pueblos indígenas incluyendo restos óseos puedan ser devueltos a requerimiento de sus comunidades”, explicó.

Chico destacó que “fue un trabajo arduo del grupo GUIAS, coordinado por Fernando Pepe, un antropólogo social, que fueron los que acompañaron todo este proceso y el proyecto para poder concretar lo que se dio, donde retiramos cuatro cuerpos esqueletarios casi completos y cinco cráneos, la mayoría de ellos son de la zona de Resistencia. Uno de ellos fue fusilado por el coronel Obligado en la mal llamada Guerra del Chaco entre 1880 y 1887”.

“La muerte y el genocidio no se pueden justificar diciendo que eran otras épocas”

Según reveló el escritor Qom, de acuerdo a lo relevado por el grupo GUIAS, son entre cinco y diez mil los restos humanos que están disponibles actualmente en el Museo de la Plata. En años anteriores, justamente por la ley 25517, fueron sacados de exhibición “porque por lo general estaban expuestos como objetos y como trofeos de guerra”.

“Lo que logró la ley y la demanda de los pueblos indígenas, es que todos esos restos óseos sean quitados de las vitrinas y puestos en depósitos del museo. Lo que reconocen las autoridades del Museo es que hay muchos más restos, ya hay muchos pedidos de otras provincias para repatriarlos”, contó Juan Chico.

Tras participar de la emotiva ceremonia, el referente de la Fundación Napalpí reconoció que experimentó “sentimientos encontrados”. “Es la primera vez que desde el Museo de Ciencias Naturales de La Plata se restituyen, en este caso, nueve cuerpos por primera vez en el NEA y en el NOA, es alentador que lo que venimos trabajando hace mucho tiempo, que es Memoria, Verdad y Justicia, también pueda llegar a los pueblos indígenas”.

En ese sentido, Chico recalcó que “ese período, entre 1870 y 1885, cien años antes, todo lo que la última dictadura militar hizo: secuestro de personas, retención de bebés, robo de identidad, lo practicaron con los pueblos indígenas”. Agregó, además, que “muchos de los que hoy están en el Museo de Ciencias Naturales de La Plata fueron jóvenes, niños, que eran deportados cuando se invadían las comunidades, se mataba a un buen grupo de gente, al resto se los tomaba prisioneros y se los enviaba al museo, los científicos de la época los estudiaban en vida y luego los exponían como trofeo”.

“Por eso”, advirtió el historiador Qom, “que se llame Museo de Ciencias Naturales también tiene una carga y un simbolismo porque le quería mostrar a la sociedad, así como ponían un gliptodonte o un dinosaurio hallado en la Patagonia, también te ponían los restos de los pueblos indígenas para decir que pertenecíamos a la naturaleza, entonces no eran respetados como personas o como sujetos de derecho”.

“En estos años la apertura que tiene el museo nos alienta a nosotros porque desde la ciencia tienen una mirada diferente; algunos dicen hay que entender el tiempo y la época y nosotros decimos que no podemos justificar la masacre, quitarle la vida a otra colectividad, sea el tiempo que sea. No podemos los seres humanos permitirnos decir que tenemos que entender el contexto de la época, nunca debemos permitir que se le quite la vida o se le juzgue a otra persona y justificar con el tiempo. La muerte y el genocidio de las personas no se pueden justificar diciendo que eran otras épocas”, aseveró.


Ver en línea : http://argentina.indymedia.org/news...

¿Un mensaje, un comentario?

Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, debe registrarte previamente. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se le ha suministrado. Si no está inscrito/a, debe inscribirse.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?