RESPUBLICAE.ORG

Portada del sitio > DERECHOS HUMANOS > “El gobierno de España debe impulsar la solidaridad europea con las personas (...)

“El gobierno de España debe impulsar la solidaridad europea con las personas refugiadas en la reunión del Consejo”

Jueves 28 de junio de 2018

Momento en que el barco Lifeline rescataba a personas migrantes y posibles refugiadas / Hermine Poschmann/Mission Lifeline via AP Madrid.- Este jueves y viernes se celebra en Bruselas una reunión del Consejo Europeo en la que los líderes de la UE tienen previsto, entre otros temas, revisar la reforma del Sistema Europeo Común de Asilo (SECA), así como buscar "soluciones a las presiones migratorias". Para Amnistía Internacional, se necesita urgentemente un nuevo sistema de asilo que sea justo y eficiente porque el actual existente, el denominado Reglamento de Dublín, por el que se establecen los criterios y mecanismos para determinar el Estado miembro que debe hacerse responsable del examen de una solicitud de protección internacional, y que normalmente recae en el país de llegada, no funciona.
Un sistema reformado debería incluir un mecanismo obligatorio de distribución de cuotas de personas refugiadas y reforzar las normas para la reunificación de las familias. "Las personas solicitantes de asilo no deben verse obligadas a viajar irregularmente dentro de la UE para reunirse con sus familias”, asegura Iverna McGowan, directora de la Oficina de Amnistía Internacional ante las Instituciones Europeas.
El borrador de conclusiones del Consejo, recientemente filtrado, incluye medidas como redoblar el apoyo a la Guardia Costera Libia y otras entidades libias. Este enfoque ha dado lugar a violaciones de derechos humanos y a que la gente que es enviada de vuelta a Libia sufra abusos tales como tortura, violación y otras formas de violencia.
Amnistía Internacional ha mostrado también su preocupación ante la propuesta de creación de centros de acogida fuera de la UE y de plataformas regionales de desembarco, y evaluará si esta iniciativa es compatible con el derecho internacional de los derechos humanos, es decir, si prohíbe el refoulement (o devolución sin debidas garantías), así como las expulsiones colectivas; si mantiene la obligación de proporcionar un remedio legal en caso de abusos y violaciones; si se permite solicitar asilo en ellos; si no supone una detención con fines relativos a la migración durante un periodo potencialmente indefinido, etc.
“La lógica de pasar a los países vecinos, ya sea dentro o fuera de Europa, la responsabilidad de recibir a las personas refugiadas y solicitantes de asilo es profundamente defectuosa, y no es sostenible. Los Estados miembros deben encontrar soluciones basadas en la solidaridad tanto entre ellos como con las regiones de fuera de Europa”, ha manifestado Iverna McGowan.
España, ¿un ejemplo de solidaridad?Tras el gesto de solidaridad del gobierno de Pedro Sánchez para permitir en Valencia el desembarco del Aquarius, un barco con 629 personas migrantes y posibles refugiadas a bordo que se encontraba a la deriva como consecuencia del cierre de los puertos italiano y malteses, el gobierno tiene que seguir adelante con una propuesta solidaria y justa para hacer frente a la situación migratoria. Para ello, debe apostar por una reforma del Reglamento de Dublín basada en la responsabilidad compartida, impulsando la iniciativa de un mecanismo obligatorio de reparto de cuotas para acoger a quienes huyen de la guerra y la persecución de manera justa y equitativa entre todos los países de la UE.
“Hemos visto estos días como también el Lifeline tenía problemas para desembarcar, aunque ahora ha llegado ya a puerto maltés. La posición de España ante la propuesta que se discuta en esta reunión tiene que ser clara: los Estados de la UE deben cumplir con sus obligaciones en materia de derechos humanos. Cualquier propuesta que pase por terceros países debe tener en cuenta que hay lugares como Libia, o Marruecos, donde ya hemos visto que las personas refugiadas corren graves riesgos, incluida la detención, los malos tratos o incluso la tortura”, ha señalado Esteban Beltrán, director de Amnistía Internacional España.
El gobierno español también mostró su intención de retirar las concertinas de las vallas de Ceuta y Melilla, una medida que la organización aplaudió a la espera de que se haga efectiva. En lo que va de 2018 han llegado a España, único país europeo que hace frontera con África, un total de 16.348 (13.652 de ellas por mar), frente a las 28.707 en todo el año 2017, según indica la Organización Internacional de Migraciones. En Europa, el número de llegadas por mar en lo que va de 2018 es de 41.381 personas frente al total de 172.301 que llegaron por mar en 2017. “No es una crisis, es una crisis autoinfligida, puesto que el número de llegadas a Europa ha bajado considerablemente, y aun sigue siendo muy inferior a las llegadas que tienen lugar en otros países no europeos”, añade Esteban Beltrán.
Amnistía Internacional tiene en marcha una ciberacción en la que pide al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, y a la vicepresidenta del Gobierno de España, Carmen Calvo, que impulsen un nuevo sistema de asilo justo y eficiente.


Ver en línea : https://www.es.amnesty.org/en-que-e...

¿Un mensaje, un comentario?

Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, debe registrarte previamente. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se le ha suministrado. Si no está inscrito/a, debe inscribirse.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?