RESPUBLICAE.ORG

Portada del sitio > MÉXICO > Fumarola en el Paricutín, sin riesgo alguno: especialista

Fumarola en el Paricutín, sin riesgo alguno: especialista

Viernes 8 de junio de 2018, por Raúl López Tellez

La emisión de fumarolas en días recientes en el cráter del Paricutín, no representan señal de alerta ni riesgo alguno, consideró el geólogo Víctor Hugo Garduño, investigador del Instituto de Investigaciones Metalúrgicas y director del Instituto de Ciencias de la Tierra de la Universidad Michoacana.

Entrevistado a propósito del fenómeno registrado en el llamado volcán más joven de México, el especialista señaló que ha recibido incluso llamadas de corporaciones de Protección Civil, aunque, dijo, es un evento natural que no debe preocupar.

“Es natural, piensen que el volcán Paricutín es un volcán histórico, y por debajo de él siempre se queda un remanente del flujo de lava, si no es que todavía lava en estado líquido, y entonces en periodos de lluvias o donde hay una recarga de aguas meteóricas, esas aguas meteóricas poco a poco van alcanzando la roca caliente y salen como fumarolas”.

El color de las fumarolas registradas en videos que se divulgaron en redes sociales, “es muy blanco, si fuera gris, oscuro, sería una actividad volcánica, sería magma. Cuando hay este tipo de erupciones magmáticas, generalmente viene acompañadas con sismicidad, entonces no tenemos ni un síntoma ni el otro”, señala.

“Hay que estar tranquilos, nos preocuparíamos si el volcán empezara a arrojar fumarolas negras o humo negro y que empezara a temblar en la zona, con ruidos, como no lo describió Dionisio Pulido en una narrativa muy bonita”, dice al referirse al comunero que descubrió el nacimiento del volcán en su parcela en 1943.

Sobre la posible consideración de que la actividad de un volcán podría repercutir en la erupción de otros, Garduño señala que esta es incierta. “Nunca se descarta que dos volcanes en el mundo se pongan al mismo tiempo a trabajar, pero no quiere decir que estén conectados, absolutamente, cada volcán tiene su recipiente magmático, que es muy diferente al que tiene el Popo, el Ixta, el Colima; es más, podría suceder que en México se pusiera en actividad el Popo, y en el Colima y los demás no pasara nada, como podría ser que el Popo y el Colima se pusieran en actividad, pero no están relacionados, cada uno tiene su fuente de magma, muy diferente, no podríamos pensar en una conexión entre ellos”.

En Michoacán, dice, tenemos muchos volcanes. “Entre Morelia y la Meseta (Purépecha), entre Guanajuato y Michoacán, hay más de mil conos volcánicos, pero estos volcanes son los que conocemos como volcanes monogenéticos, y la actividad de un monogenético es como un cerillo, lo prendes, se queda al principio con mucha actividad, que es cuando digamos tiene más cámara magmática, se va consumiendo y cuando se apaga ya no hace más erupción, por eso, se llama monogenético”.

Otros, como el Popocatépetl y el de Colima o el Pico de Orizaba, señala, “son los poligenéticos, hacen erupción muy fuerte como la que estamos viviendo, su cámara magmática se va a poner a dormir un ratito, en lo que agarra presión otra vez, y de aquí, en unos cinco meses, vuelve otra vez a hacer erupción, depende muchísimo de cuánto se está retroalimentando la cámara magmática, esa que en el volcán monogenético s una camarita, mientras que en estos volcanes s un camarón grande, esa es la diferencia”.

Falta de información en el Volcán de Fuego

Con el caso de la erupción del Volcán de Fuego en Guatemala, aún activa y con varías víctimas mortales, Garduño señala que en ese caso se encuentran riesgos derivados de la falta de información adecuada sobre la naturaleza del fenómeno que de entrada califica como “un volcán activo, ha sido toda su vida con este tipo de explosiones”.

Por lo que observa del Volcán de Fuego, dice, “con las noticias que nos están dando, en realidad sobresalen dos cosas. Uno, el gran peligro del volcán de Fuego y que ahora el mundo lo está conociendo, os vulcanólogos ya sabían de se peligro, y dos, la poca información que se ha dado de las erupciones volcánicas en general”, aspecto en el que señala que “no es posible que la gente, primeo, no haya sido evacuada en tiempos claros, seguramente hubo síntomas preventivos que permitiera que la gente pudiera sr evacuada, además, no los evacuaron, pero hay una súper mala información; lo más triste es que ni los grupos de Protección Civil lo estén, fallecieron algunos de ellos”.

El investigador destaca que la lava que se describe en el Volcán de Fuego, no es tal. “En realidad no es lava lo que a ellos les está llegando, a todas las oblaciones que ha desaparecido hasta ahora el volcán, las ha desaparecido por flujos piroplásticos, que es muy diferente a la lava; si hubiera sido la lava, hubieran tenido tiempo de salvarse. La lava tiene velocidades muy muy lentas, así tenga el volcán pendientes muy altas, su densidad le hace no adquirir mucha velocidad; un flujo piroplástico es todo lo contrario, aprovecha las pendientes para aumentar la velocidad, se encanala en los ríos, en todo lo que sea superficie baja, se va metiendo y además lleva velocidades arriba de los 200 kilómetros por hora, y temperaturas arriba de los 200 grados centígrados, lo que da un panorama de lo que pueden ser estas erupciones”, donde puede haber más víctimas si se cree que se está a salvo en el agua o se subestiman riesgos al pretender captarlo.

Los grados de alerta, como los semáforos de riesgo y su indicativo en colores, ha faltado en Guatemala, observa, donde “las autoridades deben de preocuparse más por sus volcanes, en el contexto del peligro volcánico. La tragedia es grave y es porque la gente no sabe lo que son los flujos piroplásticos y que cuando un volcán empieza a arrojarlos, ya es muy tarde para una evacuación, en unos minutos va a recorrer distancias muy largas”, y que es muy semejante a lo que podría ocurrir con el Popo o el de Colima en casos de erupciones de mayor magnitud, “esos son los escenarios”.

Cuando hace erupción un volcán, dice, se crea un microclima encima del mismo que genera lluvias, incluidos relámpagos. “Esa agua de lluvia va a mezclar el agua con los flujos piroplásticos, que todavía aún va a estar calientes, y lo que hacen, forman unos depósitos que se llaman lajares y estos depósitos, podrían compararse con un cemento que va a fraguar en unos pocos minutos, es una mezcla de rocas gigantes y hecha con minerales que va a enfriar muy rápido. Aún si a una persona la agarrara con temperaturas muy bajas, se va a cementar tan fuerte que la persona no va a poder salir, aún con vida, puede ser muy difícil rescatarla”.

Respecto al poder predecir la duración de la intensidad volcánica, Garduño plantea que “no hay una escala del uno al 10, lo que si se ve es que este tipo de volcanes, poligenéticos, normalmente su grado de explosividad es muy alta”, destaca el también colaborador de Cienciario, porque está liberando minerales con agua, minerales hidratados, que tienen un grado de explosividad muy alto, por eso forman esos flujos que la gente está llamando el magma o la lava.

El mundo actualmente vive dos tipos de explosión volcánica. “En Hawai se está viviendo las lavas, y no se ha muerto mucha gente, eso se llama una actividad efusiva de lava. La del Volcán de Fuego, es una actividad explosiva”, destaca.

La entrada Fumarola en el Paricutín, sin riesgo alguno: especialista se publicó primero en Michoacán.


Ver en línea : http://michoacantrespuntocero.com/f...

¿Un mensaje, un comentario?

Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, debe registrarte previamente. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se le ha suministrado. Si no está inscrito/a, debe inscribirse.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?