RESPUBLICAE.ORG

Portada del sitio > ARGENTINA > El Che y el hombre nuevo

El Che y el hombre nuevo

Jueves 12 de octubre de 2017, por Gustavo Ibarra Núñez / Para ABP Ecuador

Cuando el Che afirmaba: “Sean capaces de sentir en lo más hondo, cualquier injusticia realizada contra cualquiera, en cualquier lugar del mundo”. Expresaba la cualidad más linda del revolucionario, la acción concreta desde la indignación, altruista. Porque hay una realidad que duele y debe ser cambiada, esa realidad “moderna” que ha pensado en hombres “exitosos” con capacidad competitiva, dispuestos a asumir roles de doctrina a los que no han llegado a tal grado de “nobleza”, donde la mercancía se llama fuerza de trabajo y el hombre se desdibuja en la masa explotada por el dueño del medio de producción, también esa realidad donde los ciegos sean posiblemente los que caminan a nuestra lado, los que llevan en sus hombros la pesada carga del hombre “burgués”, y donde los que ven son invisibles, en la masa que crece, respira, construye pero no existe, porque la estructura hegemónica los niega en su dinámica de acumulación consumista.

¿Quién es el hombre nuevo? ¿Quién es el hombre que decía el comandante Guevara que forjaremos en la acción cotidiana? el hombre nuevo no es la constante búsqueda de la acumulación ni el consumo, el hombre nuevo es el que se piensa en el otro, el que se educa para marchar en conjunto, el que marca las líneas por donde transita la verdad que siempre es revolucionaria, el que cuestiona al poder para reconfigurar valores que determinan el ejercicio de la política, el que dignifica al trabajo, el que se atrinchera con los hombres que no responden a poderes hegemónicos. El hombre nuevo es el que libera a su conciencia, y entiende la conciencia para sí y en sí, el que ha hecho existir a la conciencia de clase, el que deja atrás la concepción hombre – mercancía, para consolidar una conciencia de su ser social que rompa de una vez y para siempre las cadenas de la enajenación.

Es momento que la sociedad engendre hombres nuevos, hombres de vanguardia que crean en el futuro, que sepan que siempre será mejor una avanzada con respuesta al servicio, una avanzada que no vaya sola, que predique con el ejemplo y se “nutra de la masa” que marque valores de disciplina, donde estén solo los hombres “liberados de su enajenación”.

Posiblemente contar de la epopeya del Che y sus caminos, sea hablar de revolución y seguramente “Hablar de revolución es caminar a la revolución”, porque nos vemos enfrentados a las evidentes desigualdades, a la anestesia del capital que nos inyectan día a día sus poderes facticos, a la guerra que no deja de amedrentar a la soberanía de los pueblos que ruegan su autodeterminación y al hambre que suplica un pan en las mesas de muchas familias de nuestra América Latina y el mundo.

Los que caminamos a la revolución, caminamos con el ejemplo vivo del hombre nuevo, del ejemplo de la praxis del Che, ejemplo perenne de un hombre que ha logrado romper las cadenas del idealismo burgués, batallando contra el “yo” insuperable, per se de estas concepciones, para insertarse a una existencia objetiva donde la libertad es la constante transformación de la realidad, y para enseñar que un hombre será nuevo, siempre y cuando desarrolle su técnica y su educación para el servicio a la sociedad, y niegue a elementos de la superestructura que responden al individualismo. “La revolución se hace a través del hombre, pero el hombre tiene que forjar día a día su espíritu revolucionario”, estas palabras del camarada Guevara son las que deben guiar a los hombres en su quehacer diario, solo de esta manera construiremos el hombre nuevo, el hombre del futuro, que por donde marche enseñe de la solidaridad a sus hijos, a sus amigos, a su compañera de vida, esa es la orden responsable de un camarada que entrego su vida a la liberación de los pueblos.

Al terminar un artículo sobre el socialismo y el hombre en Cuba c. Ernesto Guevara decía:

Nosotros, socialistas, somos más libres porque somos más plenos; somos más plenos por ser más libres.

Nuestra libertad y su sostén cotidiano tienen color de sangre y están henchidos de sacrificio.

Nuestro sacrificio es consciente; cuota para pagar la libertad que construimos.

Haremos el hombre del siglo XXI: nosotros mismos.

Nos forjaremos en la acción cotidiana, creando un hombre nuevo con una nueva técnica.

Con tu ejemplo c. Guevara venceremos en la batalla de las ideas.

Patria o Muerte.


Ver en línea : http://argentina.indymedia.org/news...

¿Un mensaje, un comentario?

Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, debe registrarte previamente. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se le ha suministrado. Si no está inscrito/a, debe inscribirse.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?