RESPUBLICAE.ORG

Portada del sitio > ARGENTINA > El paro en Cataluña lleva a una derrota al proletariado en España

El paro en Cataluña lleva a una derrota al proletariado en España

Jueves 5 de octubre de 2017, por Partido Comunista Internacional

España:

Paro nacional en Cataluña:
La colaboración con la patronal y la burguesía lleva al proletariado a una derrota
segura

Pero no sólo en el bando “español” se ha mostrado la terrible realidad de la veneración por las leyes y el Estado de Derecho: cuando la Guardia Civil y la policía nacional golpeaban a manifestantes desarmados, se debía recordar que habían sido los líderes parlamentarios, demócratas y partidarios de la legalidad de la Generalitat, los que habían llamado a mostrarse inermes e indefensos frente a las fuerzas policiales, que habían sido ellos quienes afirmaron que bastaba con presentarse en el lugar de votación para que el edificio represor del Estado se derrumbase. Mientras Puigdemont, Junqueras, Rufián o Gabriel votaban tranquilamente en colegios donde no había problemas, las personas convocadas por ellos sufrían la represión en su nombre. La llamada “revolución de las sonrisas” se ha levantado sobre los labios rotos de los manifestantes mientras que sus líderes, ellos sí, sonreían pensando en rentabilizar las imágenes retransmitidas por televisión y prensa al resto del mundo.

¡Proletarios!¡
El 1 de octubre se pudo ver la terrible imagen de la colaboración entre clases llevada a su máxima expresión. En nombre de la nación catalana y de su independencia, todas las clases sociales se presentan como una única fuerza, con intereses y aspiraciones comunes, con una lucha común y con un futuro de paz y armonía en la próxima república catalana que se presenta poco menos que como el paraíso en la tierra.

Pero la realidad es muy diferente. La parte de la burguesía catalana que ha encabezado la lucha por el referéndum; la pequeña burguesía que ha seguido unánimemente las consignas de esta y ha hecho de fuerza de choque callejera para permitir la votación y, por último, el proletariado, que ha permanecido prácticamente indiferente ante el llamado procés hasta que la policía ha reventado las calles de Barcelona; tienen intereses enfrentados y lo que se ventila en esta exacerbación del localismo y el particularismo chovinista que se llama “independencia” es completamente diferente para unos y otros.

La burguesía catalana, tanto aquella que ha encabezado el procés como aquella que se ha mantenido primero hostil, luego al margen y finalmente conciliadora, lucha por mejorar la parte del pastel que le corresponde en el reparto de ganancias con la burguesía del resto de España: históricamente su combate ha sido por lograr tanto una reducción en la cuota fiscal que le corresponde entregar al Estado central como un aumento en el retorno de estos impuestos, es decir, una mayor inversión de este Estado central en Cataluña. ¿Qué significa esto? Que la burguesía catalana, históricamente la columna vertebral del régimen burgués español, sufre especialmente las consecuencias de la crisis económica, es decir, padece la caída de la tasa de ganancia del capital. Y, para remediarlo, necesita aumentar la inversión de capital en su ámbito de influencia tanto como incrementar la explotación del proletariado de cuyo trabajo extrae la plusvalía que valoriza este capital. Significa, por lo tanto, que quiere que la parte del beneficio que tiene que destinar al conjunto del país en forma de impuestos se reduzca, quedándose con la diferencia para convertirla en inversión local. A esto se reducen sus aspiraciones, que no son pocas dado que para lograrlo necesita un cambio en la estructura fiscal del Estado español y en el andamiaje político y jurídico que lo sostiene. Un cambio que, dado el especial peso económico de Cataluña en el conjunto del país, implica cambios en la Constitución y en el ordenamiento legal de España.

Por su parte, la pequeña burguesía, doblemente azotada por la crisis de beneficios del capital en la medida en que es subsidiaria de los beneficios del capital invertido en Cataluña (y por lo tanto padece especialmente el descenso de estos) y, a la vez, se ve obligada a competir con el resto de burgueses (de España y del resto del mundo) que aprovechan las oportunidades de negocio en Cataluña desalojándola de la parcela comercial que ha sido hasta ahora suya, lucha por una política que proteja sus intereses, que blinde el mercado local, que impida que las grandes masas de capital movilizadas en Cataluña le desplacen. Lucha, en pocas palabras, contra los efectos de una crisis económica que ha implicado mayor concentración del capital y un incremento de la competencia entre burgueses por lograr una parte de las ganancias que están en juego. En este sentido, sus intereses coinciden en el terreno inmediato con los de la burguesía catalana, que puede lanzar promesas en esta dirección, si bien las duras leyes que gobiernan el mundo capitalista le impondrán, a no mucho tardar, medidas que van en contra de los intereses de la pequeña burguesía.

Finalmente el proletariado ha sufrido más que ninguna otra clase social las consecuencias de la crisis: paro, descenso de los salarios, EREs, aumento de los ritmos de trabajo, colas ante los comedores sociales, redadas policiales contra los proletarios inmigrantes… todo ello como consecuencia de la imperiosa necesidad del capital de incrementar su tasa de ganancia a costa de aumentar la plusvalía, es decir, la parte del trabajo que el burgués no paga al proletario. Y ha padecido estos efectos porque a costa de él viven otras clases sociales, de su trabajo se extrae el beneficio que tanto los grandes como los pequeños burgueses necesitan para mantener su estatus social. Y no han sido sólo los lejanos burgueses de Madrid quienes han aumentado la presión social sobre el proletariado: estos burgueses madrileños son también burgueses catalanes, como catalana es Caixabank, catalán es Gas Natural y catalana es la familia Raventós; pero, además, el proletario no es explotado sólo por los grandes holdings financieros, lo es también por el pequeño propietario de una empresa del metal de la periferia barcelonesa, lo es por el payés que contrata a dos o tres obreros del campo para la vendimia, lo es, en fin, por el hostelero que se lucra con el turismo de las Ramblas.

Y el uno de octubre todos ellos, payeses, tenderos, hosteleros… pero también propietarios de grandes empresas y medios de comunicación, llamaron al obrero a salir a la calle para defender la democracia.

¡¡Proletarios!¡
En el referéndum del 1 de octubre no estaba en juego la independencia de Cataluña, sino una inmensa maniobra destinada a soldar la cohesión social en torno a un proyecto de defensa de la democracia y de las instituciones burguesas que permita presentar un frente interclasista cohesionado en defensa de las exigencias de la burguesía. Este frente se ha articulado ilegalmente contra el Estado español porque la burguesía y la pequeña burguesía juegan la baza de imponer su propia legalidad, una legalidad que someterá al proletariado de la misma manera que la Generalitat, con el nacionalismo catalán a la cabeza, ya sometió a los proletarios a los recortes durante los últimos cinco años. La diferencia es que ahora se pretende que el procés democrático enganche a los proletarios al furgón de la defensa de la nación catalana y de sus exigencias económicas externas e internas. La democracia, todas las democracias que existen, sea cual sea su apellido o sus colores nacionales, es el mecanismo por el cual la burguesía trata de interesar al proletariado en el gobierno de la nación, de hacerle consentir con su propio sometimiento y, por lo tanto, con su propia explotación. Es por ello que el discurso democrático se blande en Barcelona tanto como en Madrid y los gobiernos de ambas capitales pretenden ostentar el papel de verdaderos defensores del Estado de Derecho, la participación ciudadana, etc.

¿En qué queda la lucha por la independencia catalana? ¿En unas votaciones el 1 de octubre? Todos, desde el gobierno central a la Generalitat pasando por los medios de comunicación saben perfectamente que esto no es así. La independencia de Cataluña, la lucha por la independencia que estaría sobre el tablero en el caso de que en Cataluña hubiese fuerzas sociales lo suficientemente fuertes como para estar interesadas en lograrlo, sólo podría lograrse por la vía de la lucha abierta, sobre el terreno de la fuerza, armada… tal y como ha pasado todas y cada una de las veces que una colonia se ha independizado de la metrópoli o una región se ha escindido de un país. Pero los burgueses y pequeño burgueses catalanes tienen unos objetivos muy diferentes a la independencia que sólo podría lograrse mediante la guerra, por eso reducen toda la lucha a una manifestación democrática: porque su primer y único interés es ser capaces de vincular a los proletarios, y con ellos al conjunto de la sociedad, a la defensa del país, de la economía local, de los intereses de la burguesía identificados con el interés general. Por eso toda su consigna era ¡Votad!, que significa implicaos en la defensa del Estado, lo que sea luego este Estado, una vez estéis todos tras él, ya os lo diremos nosotros.

Y es por eso, también, que el día 3 de octubre patronal y sindicatos llaman a los proletarios a participar en un paro nacional.

¡¡Proletarios!¡
El paro nacional es una farsa con la cual la burguesía catalana actuando a través de sus agentes sindicales y políticos pretende involucrar a los proletarios en la defensa de la “nación” catalana, del Estado burgués, de la economía nacional y de la empresa local. En defensa, en pocas palabras, de la red de relaciones sociales que constituyen el capitalismo. Y pretenden hacerlo aludiendo a la situación de verdadera penuria por la que pasan buena parte de los proletarios catalanes. Pretenden hacer creer que la solución a esta penuria pasa por la independencia, que con la salida de España ellos, constituidos en únicos patrones nacionales, garantizarán el bienestar a la clase trabajadora. Y que, para ello, el proletariado debe jurarle lealtad participando con ellos en un paro nacional que vincule a trabajo y capital, a obreros explotados con burgueses explotadores, a los que padecían y a los que ejecutaban los recortes, a los que sufrían los golpes de los Mossos en las manifestaciones y a quienes decidían darlos.

El paro nacional no es una jornada de lucha de clase, es un paso más en el camino de atar más fuerte la soga que une a los proletarios con la burguesía en el proyecto patriótico y de defensa de los intereses económicos de burgueses y pequeño burgueses: así como la soga une al ahorcado y al verdugo, así el paro nacional une a obreros con patrones.

Un simple vistazo a los términos de la convocatoria deberían mostrar que lo que está detrás del paro nacional no es el interés por mejorar las condiciones de la clase trabajadora mediante la huelga. Los convocantes del paro son tanto los representantes de la patronal de la pequeña y mediana empresa como las organizaciones sindicales, unidos en la Taula per la Democracia, organismo que representa los intereses de la pequeña burguesía y de las burocracias sindicales en el Proces, poco que ver con la lucha en defensa de los salarios, contra los despidos, etc.

Las propias organizaciones sindicales vinculan su participación a que el paro se presente como un acto simbólico de unidad nacional, sin el mínimo atisbo de lucha o enfrentamiento, sin llamar a la solidaridad a los proletarios de fuera de Cataluña, sin intentar minar el chovinismo español que hoy se extiende sin freno al otro lado de la frontera catalana, sin plantear exigencias más allá de la defensa de la legalidad del Parlament catalán.

Finalmente, las organizaciones de la izquierda sindical que han convocado el paro, COS, CGT, CNT, IAC… tenían previsto, en un primer momento, una huelga general de una semana. El mismo 1 de octubre, con el llamamiento de las organizaciones patronales y de los sindicatos mayoritarios (a los cuales siempre han atacado por ser españoles y estar a sueldo de la patronal)… cedieron en toda regla y se unieron al paro nacional.

¡¡Proletarios!¡
La burguesía lucha siempre. Luchó, primero, contra las clases feudales a las que logró derrocar. Lucha, después, contra el resto de burguesías, a las que trata de imponerse mediante la fuerza para lograr mejoras económicas, mayores rendimientos, más altas tasas de beneficio, en luchas que son a veces larvadas a veces abiertas. Y lucha, siempre, contra la clase proletaria, a la que somete diariamente, a la que tiene que golpear continuamente para lograr que no luche a su vez en defensa de sus intereses de clase.

Hoy la burguesía catalana y la burguesía española luchan entre sí. Pero a su vez ambas luchan contra el proletariado de todo el país. Y cesará mucho antes la lucha entre ambas burguesías que la lucha que libran, juntas, contra los proletarios. Porque para eso sus intereses sí son comunes, para la explotación de la fuerza de trabajo siempre estarán de acuerdo como lo han demostrado en siglos de historia conjunta.

Hoy los proletarios viven derrotados. Viven bajo el talón de hierro de la burguesía, sometidos al gobierno de la burguesía, dando su vida en la búsqueda del beneficio capitalista y sin ver ninguna salida a esta situación. Es por ello que ante cualquier fractura social que aparece, emerge la tensión proletaria. Por eso se ve en situaciones como la actual una posibilidad de ruptura, una salida… Pero es por eso también, porque el proletariado hoy no tiene una fuerza social específica organizada, dirigida hacia la lucha contra sus enemigos de clase, que todos los demagogos de la pequeña burguesía logran introducirle a sus planteamientos con la excusa del enfrentamiento social, de que al menos es algo, de que algo se ganará… Y le piden una y otra vez que haga de carne de cañón en sus guerras.

Pero el proletariado tiene una potencia histórica increíblemente mayor que la de todos los vendehúmos que pretenden que la patria, las reformas sociales o los ayuntamiento sean la panacea a la situación actual. Tiene una fuerza latente, larvada, que le da el ser la única clase social que produce toda la riqueza social, que está por lo tanto encuadrada y dirigida por la misma existencia del sistema capitalista hacia la destrucción del mundo actual. No necesita a cuentistas de la independencia ni a latigueros españolistas para que le dirijan en guerras que no son las suyas.

Las duras lecciones de estos últimos años y las aún más duras de los años que están por venir, deberán ir dando a los proletarios noción de cuál es su verdadera fuerza, de cuáles son sus verdaderos enemigos, de a qué conduce la alianza con otras clases sociales y la supeditación a su programa y objetivos de lucha. Estas lecciones permitirán a los proletarios madurar la necesidad de la lucha independiente de clase, de la organización sobre el terreno económico para combatir los efectos de la miseria capitalista y sobre el terreno general, político, para abatir el régimen burgués. Permitirán, en pocas palabras, que la clase proletaria sienta la necesidad de la lucha de clase revolucionaria y, por lo tanto, la necesidad de su partido de clase, del partido marxista que condensa la experiencia acumulada en todo el arco histórico de la lucha contra la burguesía y que lleva en su programa la ruptura con cualquier ilusión nacionalista, con cualquier defensa chovinista del particularismo nacional.

¡Contra todo nacionalismo!
¡Contra todo particularismo!
¡Contra la defensa de la unidad nacional!
¡Contra la colaboración entre clases!
 ¡Por el retorno del proletariado a la lucha de clase independiente!

 
Partido Comunista Internacional (El Proletario) <​/b> 2 de octubre de 2017


Ver en línea : http://argentina.indymedia.org/news...

¿Un mensaje, un comentario?

Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, debe registrarte previamente. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se le ha suministrado. Si no está inscrito/a, debe inscribirse.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?