RESPUBLICAE.ORG

Portada del sitio > MÉXICO > Voluntad Popular vs Partido Popular: el referéndum de Catalunya

Voluntad Popular vs Partido Popular: el referéndum de Catalunya

Lunes 2 de octubre de 2017, por Colaborador

Brice Calsapeu Losfeld

¿Qué es una constitución? Una constitución es un contrato social que regula la vida de una comunidad política. Por lo tanto como contrato define los derechos y las obligaciones de las partes contrayentes. La situación imperante en Catalunya y en otras partes como Euskal Herria es simplemente el rechazo masivo al contrato social que une los ciudadanos a la Monarquía Española.

Aquel contrato tiene sus orígenes en el proceso que empezó con la muerte del dictador fascista Francisco Franco que designó a su sucesor a la cabeza del estado, Juan Carlos I de Borbón, padre del actual rey de España. El Pacto de la Moncloa, un pacto hecho por la cúpula de las principales organizaciones políticas de la época y sin el apoyo de las principales centrales obreras en 1977, dejó lugar a la constitución de 1978 aprobada ella misma justamente por un referéndum.

Es decir que, el mismo orden legal tras del cual el presidente del Partido Popular (PP /derecha) se refugia se sustentó en la organización de una consulta popular. Se suele mencionar que el resultado y por consiguiente la constitución española se aprobó masivamente. Creo que en este punto es necesario relativizar los resultados y hacer algunos señalamientos. Antes que todo lo que se aprobó, fue la muerte legal del orden nacido violentamente de la Guerra Civil española (1936-1939) con el nazismo alemán y el fascismo italiano fungiendo de parteras. España fue regida hasta la entrada en vigor de la nueva constitución por un sistema donde imperaba la censura, los partidos políticos prohibidos, las opiniones contrarias estaban siendo vigiladas y los oponentes estaban torturados en las cárceles cuando no condenados a muerte.

Habría mucho que decir sobre la condiciones de organización del referéndum. Pero queda el resultado, un abrumador 91,81% que sin embargo no fue tan masivo como se podría pensar. Primero porque solamente un 67,11% de la población participó y el apoyo a al nuevo marco constitucional no fue tan homogéneo como un estudio detallada de los resultados lo deja percibir. En efecto, para ciertas comunidades, el nuevo estatuto representa un retroceso en materia de derechos adquiridos y de autonomía en relación con la constitución de la Segunda República (1931-1939).

El sí fue antes que todo un sí al final de la dictadura y a la promesa de una modernización y una integración capitalista en la naciente comunidad europea. Pero debe quedar claro que la actual constitución es el resultado de un compromiso entre los principales partidos y la elite del régimen franquista para modernizar el país. Pero en nombre de un retorno de la “democracia” impuso un sistema limitado pactado con la elite franquista, aunque según los comentaristas de la Carta Magna española posibilitaba futuras evoluciones. Y es un punto importante: una constitución es un contrato. Puede y debe poder evolucionar para acompañar la evolución de la sociedad como se dio en el 1992 y en el 2011.

La constitución de 1978 nunca resolvió problemas latentes como el poder real de la Iglesia y del Opus Dei; el problema del latifundismo en el sur del país; el problema de las nacionalidades. Dio a España un cuadro para modernizarse y perfilarse en el nuevo cuadro europeo pero nunca se dio una ruptura con una cierta idea de España legado del franquismo. La familia real, su costo y sus escándalos de corrupción son la más altisonante prueba de la pervivencia de la elite agrupada alrededor del PP de Aznar y Rajoy.

La familia política del PP que mandó a reprimir el referéndum es la del integrismo católico que pavonea con ideas de trascendencia, pensando que conceptos como Dios, España deben imponerse sobre la sociedad aunque sea por la violencia, y como ya lo hicieron antes, durante y después de la Guerra Civil. La represión que tuvo lugar este domingo es un dedo que intenta tapar el sol. Sí es cierto unos miles de españoles se agrupaban en Madrid cantando el himno fascista de la falange, pero al mismo tiempo más de 30.000 vascos desfilaban en Bilbao en apoyo al referéndum catalán. Los ancianos apaleados por la Guardia Civil o los disparos sobre la población civil no pueden tampoco ocultar que el referéndum es antes que todo un ejercicio democrático.

Detrás de los argumentos con sabor jurídico o los que hablan de la poca viabilidad económica de uno de los pulmones financiero del territorio español, que dicho de paso agrupa además una sociedad histórica de 7,5 millones de habitantes (es decir más que 13 países de los 28 de la UE), se esconde un problema mucho más hondo. Parafraseando al ambiguo filósofo Ortega i Gasset, lo llamaremos la rebelión de las masas.

De tal manera que la pregunta sería más bien: ¿Por qué los catalanes y otros ya no quieren de este contrato llamado constitución de 1978? Esta pregunta en fin de cuenta es un síntoma de algo todavía más profundo ¿Por qué por doquier hay más y más gente descontenta? Por qué más y más gente rechaza las de hecho rechazables elites y los sistemas que les permiten confiscar el poder y seguir reprimiendo con la certeza que ellos son la gente bien. Este sistema provoca crisis, organiza la corrupción, tapa a los ladrones, y reprime a la gente común y corriente que le pide al sistema un poco sentido común.

La represión histérica y sumamente violenta de este domingo, ya denunciada por las instancias europeas, fue un error político cuya responsabilidad recae en Mariano Rajoy, presidente de un partido que acumula indagaciones judiciales y condenas penales. Ambos el presidente y su partido deberán asumir la responsabilidad de una la represión en contra del ejercicio pleno de la voluntad popular, de la cual emana la legitimidad de un sistema.

Y es lo que está en juego alrededor de este referéndum: una nueva democracia incluyente que parte de la base, de la calle misma, para pedir un nuevo contrato social para una comunidad que nunca ha dejado, a pesar de las derrotas y de las humillaciones, de sentir que lo era.

 

 

La entrada Voluntad Popular vs Partido Popular: el referéndum de Catalunya se publicó primero en Michoacán.


Ver en línea : http://michoacantrespuntocero.com/v...

¿Un mensaje, un comentario?

Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, debe registrarte previamente. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se le ha suministrado. Si no está inscrito/a, debe inscribirse.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?