RESPUBLICAE.ORG

Portada del sitio > MÉXICO > Las reglas de la ficción política, más allá del 5º Informe de Gobierno

Las reglas de la ficción política, más allá del 5º Informe de Gobierno

Domingo 24 de septiembre de 2017, por Mario Torres López

En el país de la fantasía, en donde los gobernantes mexicanos son uno de sus pilares fundamentales, solamente hay un elemento que puede destruirlo: la nada. En nuestro mundo, como en el mito de la caverna de Platón, el homo tecnologicus ha quedado atrapado por la fascinación de la realidad virtual y la mercadotecnia; un mundo donde nada es lo que parece y en donde todos sus participantes siguen un patrón binario imposible de alterar.

Sin embargo, en los entornos de esta realidad virtual está, como un mundo paralelo, un planeta tierra que, ante el afán depredatorio de los humanos, y entre sus estertores naturales, obliga a sentir el dolor de la desigualdad social, del poder antropofágico de los gobernantes y sus titiriteros empresarios que abogan por la internacionalización de la miseria y la concentración de la riqueza.

En este mundo nadie escapa de las contradicciones humanas, de las contradicciones mundanas.

Lo peor de todo es que nos empezamos a quedar sin perspectivas de futuro y atrapados en la indiferencia a nuestro propio ser terrenal. La nada, calzada con el poder de la indiferencia, se vuelve una especie de hoyo negro que todo lo absorbe. Nuestra única protección, de haberla, es el ropaje de los derechos humanos, pero nosotros mismos nos encargamos, día a día, de pisotearlos y de convertirlos en materia muerta. Los derechos humanos huelen a muerte y nosotros mismos somos sus carrroñeros.

Si enfocamos todo lo anterior en la vida social, encontraremos que uno de los factores determinantes es la terrible confusión, inducida mediante el pensamiento corporativo y redentor, entre política y gobierno, al asumir que son lo mismo las políticas públicas y las prácticas ordinarias de los políticos. Salvo en el mundo virtual de la publicidad, nada está más alejado de esto.

De cualquier manera, los seres sociales nos hemos convertido en antropófagos solitarios y, para no pensar en ello, nos sometemos cada instante a bombardeos ideográficos que confirman esta condición existencial. La economía, esa parte maldita –como diría George Bataille- ha borrado las fronteras del dolor llegando a convertirnos en espectadores, solos frente al espejo- de nuestra dejadez.

Sin embargo, las fronteras, territoriales y de envergadura étnico-cultural, se aplican a los hombres, no así a las mercancías que, investidas del valor dinero, se mueven libremente entre los consumidores y los voraces empresarios que las fabrican sin importar el sentido humanitario.

En el centro de este cosmos está la idea absoluta de un ser supremo; en el centro de la humanidad está el poder que controla sociedades; en el centro de las sociedades está la riqueza que enaltece la dignidad de individuos privilegiados por esa misma riqueza; en el centro de estos individuos no hay nada, aunque ésta es susceptible de ser invadida por cuentos, leyendas y fantasías en donde se acoplan fragmentos de todo lo anterior. Por desgracia, ninguno de estos fragmentos conlleva el sentido humano de totalidad y, por tanto, están sujetos a interpretaciones e intereses particulares. De aquí nacen las guerras fratricidas y el sacrificio de unos en nombre de otros; los primeros son mayoría, y los demás se cuentas con una numeración selecta que va de uno en uno, aunque en apariencia son la voz de un todo que busca el control y el sometimiento de los demás.

En fin, más allá de las ficciones del gobierno sobre sí mismo, la corrupción que genera y de la realidad social, vivimos en una especie de economía del dolor en donde la guerra se ha convertido en el nicho de todos los manifiestos políticos encaminados a preservar el orden planetario, así estemos al borde de la catástrofe humanitaria. Y hasta ahora la única guerra ganada es la de los políticos, protegidos por la corrupción que ellos mismos generan.

¿La educación nos hará cambiar al mundo?

La entrada Las reglas de la ficción política, más allá del 5º Informe de Gobierno se publicó primero en Michoacán.


Ver en línea : http://michoacantrespuntocero.com/l...

¿Un mensaje, un comentario?

Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, debe registrarte previamente. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se le ha suministrado. Si no está inscrito/a, debe inscribirse.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?