RESPUBLICAE.ORG

Portada del sitio > MÉXICO > La independencia de México y los pueblos indígenas: La lucha por la autonomía (...)

La independencia de México y los pueblos indígenas: La lucha por la autonomía sigue

Domingo 17 de septiembre de 2017, por Pável Uliánov

A más de 200 años del inicio de la lucha por la independencia, los pueblos originarios que aportaron miles de vidas para el triunfo de esta causa, lejos de la historia y celebraciones oficiales, lo único que tienen que celebrar es que continúan firmes en sus resistencias y luchas contra la desigualdad, por la restitución de las tierras comunales, la defensa de sus recursos naturales y la búsqueda incansable e histórica de la autonomía.

En los más de once años que duró el proceso de independencia, la participación de los indígenas en las distintas batallas fue de un 50 a un 60 % del total de los combatientes, cifras nada alejadas de la realidad si se considera que la población para 1814 era de 6,122,000 habitantes, de los cuales los pueblos indígenas constituían el 60%, las castas el 22% y los blancos el 18% (Fuente: Von Gisela / los indígenas y el movimiento de independencia). Lo que significa que miles de indígenas dieron sus vidas y su sangre para que la independencia pudiera surgir, expandirse y consumarse, participando al lado de Miguel Hidalgo, José María Morelos y Vicente Guerrero entre otros insurgentes.

Los indígenas que se sumaron individual o colectivamente a los combates por la independencia eran personas de alrededor de 30 años, que sostenían una familia, pagaban tributo y cumplían con las obligaciones de sus comunidades. Las causas por las que se unieron a la lucha fueron, la sed de justicia social por la brutal explotación y discriminación a las que eran sometidos, la búsqueda de la restitución de sus tierras y aguas comunales, la promesa de disminución de los tributos y la defensa de la integridad comunal.

Entre los líderes indígenas que participaron en la lucha armada sobresalen Albino García Ramos, Juan Paulin, Pedro Rosas, Lázaro Ximénez, Juan Sebastián Bosques, Encarnación Rojas y Pedro Asencio Alquisiras, este último venció incluso a Agustín de Iturbide en la cañada de Tlatlaya mediante la guerra de guerrillas cuando éste era realista, “organizó sus partidas haciendo que los habitantes de los pueblos fueran simultáneamente soldados y campesinos, que cabalgando a lomo de mula caían como rayo sobre el enemigo por entre senderos abruptos y con la misma presteza desaparecían” (Herrejón Peredo Carlos / Pedro Ascencio y la consumación de la Independencia), logrando obtener el grado de capitán insurgente.

En el presente, bajo el ámbito de las celebraciones oficiales, los pueblos y comunidades originarias nada tienen que celebrar, el Estado mexicano ha sido totalmente incapaz de resolver la deuda histórica que se mantiene con las ancestrales comunidades, son los más pobres entre los pobres, los más discriminados entre los discriminados y los más explotados entre los explotados.

Las propias cifras oficiales reconocen que en la actualidad 7 de cada 10 indígenas se encuentran en la pobreza (Instituto Nacional de Estadística y Geografía / 2015), el porcentaje de niños indígenas de entre 3 y 5 años que no asiste a la escuela es de 64.4 por ciento, así mismo, un 23 por ciento de hablantes de lenguas originarias, son analfabetas. Por otro lado, 18 millones de indígenas sufren discriminación negativa debido a su fenotipo, vestimenta, idioma o sus costumbres (Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social – Occidente / 2016), en otro ámbito, las comunidades continúan siendo despojadas de sus territorios y recursos naturales, toda vez que gran parte de la riqueza petrolera, gasífera y mineral sin explotar del mundo, yace bajo tierras indígenas.

En síntesis, la situación de los pueblos indígenas es similar a la que prevalecía hace más de 200 años “es terrible ver que muchos grupos indígenas siguen igual o peor que en aquella época. Antes de la Guerra de independencia, a pesar de que los indios estaban en encomiendas y en minas donde sufrían muchísimo, al menos tenían reconocidas sus Repúblicas de indios, sus juzgados y la propiedad comunal de sus tierras, desgraciadamente todo eso se fue desvaneciendo” (León-Portilla Miguel / los pueblos indígenas y su participación en la historia de México).

En perspectiva, sin la participación de los pueblos originarios, la guerra de independencia no hubiera sido posible en ninguna de sus fases, son ellos el sujeto de la historia de este proceso social, sin embargo, contradictoriamente, fueron los menos beneficiados, y desde entonces muchos pueblos y comunidades originarias continúan luchando por el autogobierno, la libre autodeterminación y la autonomía, derechos que ni la independencia, ni posteriormente la revolución, 100 años después, han podido restituirles.

“A doscientos años de la independencia y cien de la revolución lo único que podemos celebrar los pueblos indios es que seguimos luchando por la autonomía y la libre autodeterminación y es justo con estas acciones como transgredimos en la vida cotidiana la celebración de arriba” (Domínguez Fortino / Transgredir al bicentenario de arriba).

Twitter: @PavelUlianov
Email: pavel-ulianov@hotmail.com
Facebok: www.facebook.com/PavelUlianov

La entrada La independencia de México y los pueblos indígenas: La lucha por la autonomía sigue se publicó primero en Michoacán.


Ver en línea : http://michoacantrespuntocero.com/l...

¿Un mensaje, un comentario?

Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, debe registrarte previamente. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se le ha suministrado. Si no está inscrito/a, debe inscribirse.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?