RESPUBLICAE.ORG

Portada del sitio > MÉXICO > Oaxaca, crece la desconfianza de los apoyos; casa de Presidente municipal (...)

Oaxaca, crece la desconfianza de los apoyos; casa de Presidente municipal marcada para apoyo

Domingo 17 de septiembre de 2017, por Michoacan3.0

Wendy Rufino / ACG

Los víveres, un problema de desconfianza generalizada

La entrega de los víveres, en Oaxaca, luego del temblor, levanta un marco de temor y desconfianza entre quién acude a apoyar y quién acude a recibir la ayuda. Poblaciones como Santa Rosa de Lima y San Mateo del Mar, padecen la falta de víveres. En Unión Hidalgo, las personas que se asoman a las calles y miran hacia los alrededores, no saben cuándo llegará el apoyo que les comentan. “Dicen que son toneladas, es bonito saber que la gente se preocupa, pero ya no se emociona uno”, comenta David López Díaz, poblador de Chicapa de Castro. “La ayuda no llega a todos lados, a Juchitán le fue mal, pero aquí y en la Unión hay casas y casas perdidas también”.

Vecinos de la Unión Hidalgo, comentan que días después del temblor, había mucho temor por las réplicas, no solo revivían lo sucedido, también muchas casas implicaban peligro ya que a duras penas estaban de pie. La casa de la maestra Yésica Sánchez, donde vivían cinco familiares, fue una pérdida total, pero aún había estructuras que no caían aún por completo. Luego del temblor estuvieron llegando personas que de lejos veían su casa, tomaban fotos y ellos al verlos ahí de pie, pensando que traían apoyo, hablaban con ellos, contestaban sus preguntas, y así desfilaron varios a hacer lo mismo, preguntaban quién era el dueño, le tomaban foto, escribían daños, se iban. No portaban uniformes, no se identificaban. “Solo venían a preguntar, tomaban fotos, que solo evalúan, fueron como tres o más a hacer lo mismo. Pura foto y nada a veces ni sabemos quiénes son los que andan evaluando. No explicaban nada. Ya hasta no queríamos responder sus preguntas.”

Un vecino apodado “Leivis” ayudó a tirar casas, porque no iba nadie a tirar las estructuras que estaban por caer y que eran un riesgo para los familiares de las mismas. Lo hacía con un tractor que se utiliza en la milpa. Le apoyaron los pobladores, le daban lo que podían para la gasolina que estaba gastando en esa labor, un apoyo simbólico. Él ayudo también en el derrumbe total de la casa de Yésica.

Casa del Presidente municipal, marcada para recibir apoyo

Días después del terremoto, se comenzaron a marcar las casas que recibirían apoyo por daño, el número que colocan en las casas no es secuencial para los pobladores, pero tampoco les han explicado cómo hacen la asignación o colocan los números que comienzan con un 276/xxx (un número asignado). La población desconfía del apoyo que supuestamente recibirán las casas marcadas, pero esto no es gratuito, mencionan que hubo un temblor, aproximadamente hace tres años, y ” muchas de las casas que marcan ahora, en aquel temblor también se marcaron, pero no recibieron nunca apoyo, ahora de nuevo las marcan, no confiamos”. Hay casas que no están en evidente mal aspecto, y tienen marca de apoyo, otra de las que incluye este apoyo, con la sorpresa de la población es la del propio presidente municipal de la Unión Hidalgo, Wilson Sánchez Cheves y su padre, las casas están juntas.

 

Saqueos y despensas insuficientes

Los problemas que también aquejan a Unión Hidalgo, es el saqueo a sus casas, como sucedió con Candelaria y su esposo Julio Sánchez Regalado, a quienes robaron sus trastes y una bicicleta, mientras dejaron su casa por un corto tiempo. Otro problema son los llamados del centro de acopio, estos se hacen por bocina y no todos escuchan o no quieren dejar su casa sola. La situación actual es de total zozobra, no saben cuándo comenzarán las actividades de apoyo en las casas, cuántos meses hay que esperar, no saben nada, ninguna autoridad les dice cuándo será. Camiones recogen el escombro en las calles, pero no saben cómo se organiza, ni cuando toca que recojan el escombro del resto que aún vive sobre ellos.

La entrega de despensas es una inconformidad generalizada, en la Unión Hidalgo, basta caminar y cuestionar a las personas para escuchar la misma historia, los soldados han entregado despensas con muy poco productos, para casas donde viven más de tres personas. Las despensas que les repartieron, en esta población contienen: dos latas de atún, rollos de papel higiénico, una o dos botellas de agua de 600ml. Algunas tienes jugos pequeños, hay variación de producto, pero son pocos los víveres que contiene. También llevan cobertores; deben elegir entre la despensa o el cobertor. Los que no tienen techo ocupan ambas, pero señala Yésica S. “El cobertor no se come y optamos por la despensa.” El apoyo que entrega la misma comunidad que no se vio tan afectada, es más fructífera, y se les ve, ir casa por casa, contienen: papel higiénico, casilleros de huevos, litros de aceite, latas de atún, de frijol, galletas, toallas femeninas, un litro de leche. Parecidas a estas últimas, son las despensas que ofrece la sección 22, a través de maestros de la comunidad.

Las lluvias, el nuevo problema para los damnificados

Las réplicas continúan y las recientes lluvias por su parte, añaden nuevos problemas a una población bastante dañada ya por el terremoto, lo poco que se rescató, ahora puede dañarse como muebles y electrodomésticos. No hay techos para muchos habitantes de la Unión, más el que ofrece el vecino, o el centro de acopio pero no acuden porque temen les roben los pocos muebles que rescataron.

La entrada Oaxaca, crece la desconfianza de los apoyos; casa de Presidente municipal marcada para apoyo se publicó primero en Michoacán.


Ver en línea : http://michoacantrespuntocero.com/o...

¿Un mensaje, un comentario?

Foro sólo para inscritos

Para participar en este foro, debe registrarte previamente. Gracias por indicar a continuación el identificador personal que se le ha suministrado. Si no está inscrito/a, debe inscribirse.

Conexióninscribirse¿contraseña olvidada?