España

Publicado en línea el Sábado 21 de febrero de 2004, por Oswaldo Roses

La esperanza de los países pobres no es que las riquezas se concentren mientras que ellos no pueden tener los elementos básicos de supervivencia, sino que no exista un decreto, una deriva, un sistema que eso permita.

Si de verdad tanto les ha interesado las "vidas humanas" a los gobiernos neoliberales, bastante tiempo y posibilidades han desaprovechado. Pero su camino va en sentido contrario, en imponer su sistema que les va bien; y los demás... ¿acaso saben quiénes son los demás?

Téngase en cuenta que yo hablo de "vidas humanas", hablo de librarles de sus desigualdades, de no venderles armas, de no decidirles guerras o conflictos, de no discriminarles cuando se trata de inmigración; ya que los hay de varias categorías según la raza o prestigio que ostenten por ejemplo.

Y es que demasiados recursos se encuentran concentrados; pero no sólo se encuentran concentrados, sino que tenderán indefinidamente a la concentración porque el modelo impuesto de economía es así, de ilimitada concentración, de consentimiento de una "eterna ventaja".

El sistema de desarrollo de los países ricos no sólo producirá riqueza, sino que consolidará el poder, el control, la capacidad por controlar en dónde quieren ver situados a los demás países, aquí o allá, con un gobierno o con otro. (Se quiere "evangelizar" con un sistema económico que les ha ido mal, que les ha destruido y expoliado bastante.)

Algo más: La mano de obra inmigrante ha enriquecido -y aún lo hace- sobremanera a tales países, salvándoles de sus aspectos más críticos como la escasa natalidad, la escasa mano de obra "barata, indeseable" y la escasa contribución a una Seguridad Social. Por eso la mano de obra inmigrante ha determinado cualquier estabilidad económica de cualquier país ya desarrollado.

Muchos piensan que el que unos se enriquezcan repercutirá a los demás, al resto, al entorno y todo será muy bonito. ¡Ah!, pero no es así, desde el sistema faraónico no es así; pues, el ritmo de presión y explotación que impone el que se enriquece, crea nuevos problemas añadidos -o problemas de dependencia económica-. No ayuda -sí a los más próximos-, sino que acrecienta las desigualdades o el "equilibrio natural" del mercado del país pobre. Éste tendrá que pagar mucho por unos elementos básicos de supervivencia mientras que son de fácil adquisición para los que viven en los países que los venden.

También, el poner trabas a la inmigración supondría un retroceso en lo que ahora mismo es la principal entrada de divisas para esos que intentan salir de su miseria; pero las políticas neoliberales verán la manera de producir más desolación, más terror en los que no encuentran otra salida que emigrar.


[ Imprimir este artículo ] [ Enviar a un amigo ] [ Ir a la cabecera ]
 

 
 

   APPS

   ARGENTINA

   DEMOCRACIA

   DERECHOS HUMANOS

   DESARROLLO/GLOBALIZACIÓN

   DIÁLOGO NORTE-SUR

   ECOLOGÍA VS ECONOMÍA

   ENLACES - LINKS

   ESPAÑA

   EUROPA

   GUATEMALA

   HONDURAS

   MÉXICO

   OLVIDADOS POR LA HISTORIA

   PUEBLOS INDÍGENAS DE AMÉRICA

   SOLIDARIDAD

   TRIBUNA LIBRE

   VENEZUELA



LISTA DE CORREO


�Desea participar al enrequecimiento de esta p�gina?

�Quiere denunciar alguna situaci�n?

Env�enos su art�culo a esta direcci�n de correo electr�nico:

   webmaster@respublicae.org

[ Mapa del sitio ] [ Ir a la cabecera ]

 


 
En la misma sección

Leer otros artículos :
Una Verdad Incomoda
La era de la estupidez
LA RECESIÓN DEL MODELO IMPOSIBLE
El Orden Criminal del Mundo
LA CARRERA PSICOLÓGICA



[ Ir a la cabecera ]
 

Portada En breve Mapa del sitio Redacci�n


Respublicae.Org es un portal abierto que se nutre de los trabajos de muchos colaboradores ben�volos externos, de diferentes origen e ideolog�a. Por lo tanto, los administradores de este portal no se hacen responsables de las opiniones vertidas en los art�culos que aqu� se publican.
Copyright © RESPUBLICAE.ORG 2003-2007
Sitio web desarrollado con SPIP, un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Dise�o © Drop Zone City & Respublicae.Org