España

Publicado en línea el Sábado 29 de noviembre de 2003, por Oswaldo Roses

La ciudad industrial -que liberó la sociedad del sistema autárquico medieval- climatizada por una burguesía mercantil rompedora de todo lo preestablecido oligárquicamente abre el camino a lo que hoy llamamos capitalismo, con dos pilares que lo fundamentan: el libre mercado y el consumo arbitrario.

Ahora bien, si el cristianismo -u otra religión paralela- instigó revolucionariamente un modelo de bondad -de dar- y de justicia social -de permitir- que ya nunca descansará en la memoria colectiva de cualquier sociedad, el capitalismo sólo significó el uso y abuso de un nuevo poder centralizador de los bienes que, si bien en los países que lo dirigieron se repartió algo más, las medidas explotadoras y expoliadoras, autoproteccionistas con políticas bilaterales -arancelarias, de deflación de precios, de restricción de divisas, de control de la balanza comercial favorable siempre a la manufactura, etc.- protagonizó un sistema que poco a poco esquilmaría a los otros que habitan en el mundo y que son la inmensa mayoría.

En consecuencia, la inmensa mayoría ha estado resistiéndose a un orden impuesto que, desde el principio, establece el mando o las ventajas de unos privilegiados; que, desde el principio, no puede impugnar más defensas que las que ya les han dibujado ellos -y los sabiondos que trabajan para ellos-.

Pero la base, el mercado libre, nunca pudo existir ni podrá existir como libre. Ellos mismos se retractarían o lo demostrarían en sus acciones: limitarían una y otra vez lo que de libre quisieron exonerar. Y lo hicieron a su favor, ideando un egoísmo intrínseco de régimen comercial o fiscal "despelotándose" en el monopolio y en la
contingencia de importaciones. Una de dos: o los países pobres aceptaban este régimen de monopolio en el cual se hundirían o no lo aceptaban, algo que los hundiría también -aunque un poco menos-.

A partir de la Primera Guerra Mundial, la creación de instituciones económicas limitaron aún más lo que de libre quería exonerar este mercado libre. Desequilibrándose todo buscaban el equilibrio económico abandonado y limitaron más al mercado libre con más reglas, reglas que pretendían paz para ellos más que justicia para otros.

Algunas de estas instituciones fueron la Unión Aduanera Europea y la Sociedad de Naciones que terminaría disolviéndose.

En definitiva, estamos aún en este proceso: de limitación a limitación porque el sistema capitalista -impuesto, claro- da de cabeza contra su propia incoherencia, una incoherencia que se puede resolver sólo con más y más limitaciones; ya que la libertad no es "su paz", sino que las reglas se ocupen también -con un método de reconocimiento- de las desventajas de los otros.


[ Imprimir este artículo ] [ Enviar a un amigo ] [ Ir a la cabecera ]
 

 
 

   APPS

   ARGENTINA

   DEMOCRACIA

   DERECHOS HUMANOS

   DESARROLLO/GLOBALIZACIÓN

   DIÁLOGO NORTE-SUR

   ECOLOGÍA VS ECONOMÍA

   ENLACES - LINKS

   ESPAÑA

   EUROPA

   HONDURAS

   MÉXICO

   OLVIDADOS POR LA HISTORIA

   PUEBLOS INDÍGENAS DE AMÉRICA

   SOLIDARIDAD

   TRIBUNA LIBRE



LISTA DE CORREO


�Desea participar al enrequecimiento de esta p�gina?

�Quiere denunciar alguna situaci�n?

Env�enos su art�culo a esta direcci�n de correo electr�nico:

   webmaster@respublicae.org

[ Mapa del sitio ] [ Ir a la cabecera ]

 


 
En la misma sección

Leer otros artículos :
La era de la estupidez
LA CARRERA PSICOLÓGICA
Una Verdad Incomoda
OSCURA FRIALDAD
El Orden Criminal del Mundo



[ Ir a la cabecera ]
 

Portada En breve Mapa del sitio Redacci�n


Respublicae.Org es un portal abierto que se nutre de los trabajos de muchos colaboradores ben�volos externos, de diferentes origen e ideolog�a. Por lo tanto, los administradores de este portal no se hacen responsables de las opiniones vertidas en los art�culos que aqu� se publican.
Copyright © RESPUBLICAE.ORG 2003-2007
Sitio web desarrollado con SPIP, un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Dise�o © Drop Zone City & Respublicae.Org