Publicado en línea el Lunes 9 de mayo de 2016, por Leticia Celli - LID

No sorprende, porque este medio envalentonado desde el mismísimo día posterior a que Macri ganara las elecciones con el titular “No mas venganza”, comenzó a presionar para que se termine con los juicios a los genocidas y luego continuó haciéndolo poniendo en duda la cantidad de compañeros desaparecidos, muertos y torturados, queriendo volver a la “teoría de los dos demonios”.

No sorprende porque este periódico, propiedad de los Mitre, apoyó y fue beneficiado directamente por la dictadura comandada por Jorge Rafael Videla.

No puede dejar más en evidencia La Nación los intereses de clase que defiende, planteando abiertamente que el Estado Argentino tiene una deuda con los militares que se encuentran “detenidos” sin condena; llegando incluso a cuestionar “las condiciones infrahumanas en la que se encuentran”. Habla de los mismos militares que reventaron a una generación de jóvenes y trabajadores y que están siendo enjuiciados por el último golpe genocida en la Argentina.

Sin embargo, mientras defienden a genocidas, no se alarman por la cantidad de detenidos-no represores- que hay en las cárceles argentinas sin condena. De los aproximadamente 60.000 presos en cárceles comunes provinciales y federales, casi el 60% (la mayor cantidad de entre 18 y 34 años, procesados por delitos contra la propiedad) se encuentra detenido bajo “prisión preventiva”.

No se alarma La Nación por la cantidad de denuncias en las cárceles de nuestro país por vejaciones y torturas a los detenidos “comunes”.

Si lo que reclaman es “igualdad de trato” (lamentablemente en boca de la mismísima Graciela Fernández Mejide) entonces debieran ir presos ya todos los que están enjuiciados y esperar allí en las cárceles comunes que termine el procedimiento, porque esas son las condiciones que le impone la justicia en nuestro país a la mayoría de los presos de los sectores populares. Pero no, la enorme mayoría de los genocidas son beneficiados permanentemente con prisiones domiciliarias y tratos especiales.

Casi treinta años pasaron los miles de represores, participes y cómplices de la dictadura con una impunidad total caminando por las calles de la Argentina como uno más. Incluso muchos de ellos, como los 9.000 de la Bonaerense, siguieron siendo parte del aparato del Estado, ocupando puestos de mando como el mismísimo Milani o lucrando con sus empresas en el caso de los civiles.

Luego de años y años de lucha por la Memoria, la Verdad y la Justicia, recién en el año 2003 se anularon en nuestro país las leyes de Obediencia Debida y Punto Final y comenzaron a cuenta gotas los juicios contra los genocidas, que tal como denuncia el Centro de Profesionales por los Derechos Humanos (CeProDH), solo existen alrededor de 620 genocidas condenados, un represor condenado por centro clandestino que existió en la Argentina, de los cuales alrededor de solo un tercio se encuentra en cárcel común. Una gran cantidad se han muerto y siguen muriendo impunes, sin condena.

Todo ello a consecuencia de que no se han abierto los archivos del Estado con los cuales se podrían procesar y enjuiciar mucho más rápido a todos los que participaron de los centros clandestinos y que los juicios se realizaran por circuito o centro clandestino de detención.

Si así fuera, además, se los enjuiciaría por todos los compañeros, no por poquitas víctimas en cada tramo como sucede actualmente. Y no quedaría en manos de las mismas víctimas, familiares y amigos la reconstrucción y pruebas de los hechos, para quienes además resulta terriblemente doloroso -en el marco de que algunos se van muriendo también- tener que atestiguar una y otra vez en cada uno de los juicios, reviviendo el horror que vivieron.

La verdadera deuda que tiene el Estado argentino es con los más de 30.000 compañeros muertos y torturados, sus familias y toda la sociedad que sufrió todos estos años de impunidad. La verdadera deuda la tiene con los más de 400 niños apropiados que siguen sin poder encontrar su identidad.

Es evidente que con este gobierno, abiertamente de derecha, estos sectores se sienten a sus anchas para decir barbaridades y presionar para que se terminen los juicios y haya mayor impunidad.

No es posible permitirlo. Hay que seguir peleando en las calles y en los juicios donde este organismo de derechos humanos sigue participando como querellante. En este momento, por ejemplo, el CeProDH actúa en el juicio por “la Escuelita IV” de Neuquén.

La cárcel común para todos los genocidas, por todos los compañeros, condenados por genocidio, es un objetivo irrenunciable. Ni un paso atrás.


[ Imprimir este artículo ] [ Enviar a un amigo ] [ Ir a la cabecera ]
 

 
 

   APPS

   ARGENTINA

   DEMOCRACIA

   DERECHOS HUMANOS

   DESARROLLO/GLOBALIZACIÓN

   DIÁLOGO NORTE-SUR

   ECOLOGÍA VS ECONOMÍA

   ENLACES - LINKS

   ESPAÑA

   EUROPA

   GUATEMALA

   HONDURAS

   MÉXICO

   OLVIDADOS POR LA HISTORIA

   PUEBLOS INDÍGENAS DE AMÉRICA

   SOLIDARIDAD

   TRIBUNA LIBRE

   VENEZUELA



LISTA DE CORREO


�Desea participar al enrequecimiento de esta p�gina?

�Quiere denunciar alguna situaci�n?

Env�enos su art�culo a esta direcci�n de correo electr�nico:

   webmaster@respublicae.org

[ Mapa del sitio ] [ Ir a la cabecera ]

 


 
En la misma sección

Leer otros artículos :
Colombia: El cabildo indígena busca una tierra propia
La CIDH mostró su preocupación y alertó al Gobierno por Maldonado y Milagro Sala
Un paseo por el horror del taller clandestino de Luis Viale 10 años despues
No son los únicos sobreseídos
¿Qué tan exitoso fue el golpe de Estado?
Avanza la embestida del gobierno a la libertad de información
Ninguna hora menos en Secundaria
Contundente paro en Rosario
CABA: Por Santiago Maldonado Sábado 21/10 14 hs
Funcionaria del PRO: "El que tiene hambre de verdad come cualquier cosa"

EN LA RED :
Un monde de pauvreté
VIVAN LOS DDHH
Repudio a la represión de la comunidad del Lof Lafken Winkul Mapu
Alerta y movilización en defensa del FONID
Una gran victoria: la Justicia Penal de San Isidro rechazó desalojar Punta Querandí
Cuanto peor, mejor: la torre de control ordena el despegue de los conflictos que vienen
utpba, otro acuerdo de espaldas a los trabajadores
Subte: Volvieron las medidas de fuerza por conflicto salarial

[ Ir a la cabecera ]
 

Portada En breve Mapa del sitio Redacci�n


Respublicae.Org es un portal abierto que se nutre de los trabajos de muchos colaboradores ben�volos externos, de diferentes origen e ideolog�a. Por lo tanto, los administradores de este portal no se hacen responsables de las opiniones vertidas en los art�culos que aqu� se publican.
Copyright © RESPUBLICAE.ORG 2003-2007
Sitio web desarrollado con SPIP, un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Dise�o © Drop Zone City & Respublicae.Org