Publicado en línea el Jueves 5 de mayo de 2016, por Silvana Melo - Agencia Pelota de Trapo

Los pibes del acá lejano, los que no accederían jamás a un nutricionista como el de Messi, tampoco podrían nunca comer como él. Por eso el 31 por ciento (cifras de Unicef) es gordo o corre riesgos de serlo, es diabético o lo será, tiene el colesterol malo alto o se le subirá cualquier día.

A Lio la magia le volvió a los pies y la plasticidad al músculo cuando su médico recién adquirido le puso en la mesa los cinco alimentos que, dice, serían como la Infinia de YPF para el cuerpo: “agua, un buen aceite de oliva, cereales integrales y frutas y verduras frescas biológicas, o sea no contaminadas con pesticidas, herbicidas y demás, porque eso hace mucho daño al organismo. También son muy buenos los frutos secos y las semillas".

Los enanos del potrero de Monte Quemado o de Lomas del Mirador se desgarrarían en la primera exigencia. Ocho de cada diez verduras o frutas de las que podrían comer –si económicamente fueran accesibles- están contaminadas con funguicidas, insecticidas, plaguicidas, acaricidas. Como las espinacas azules de endosulfán (un tóxico de uso prohibido en Estados Unidos), de un color que no se iba ni con el agua, que descubrieron los chicos del Hogar Juan XXIII de Gerli. La Universidad de La Plata realizó un estudio revelador (“Relevamiento de la utilización de agroquímicos) que pone fatalmente en tensión la certeza de que consumir verduras es comer sano. Por su parte, los alimentos orgánicos son inaccesibles por el costo. Y el Gobierno Nacional quitó las retenciones a su exportación, por lo que lo saludable cruza las fronteras y los venenos se disuelven en los huesos de los cracks de canchita baldía.

Los pibes del acá lejano comen lo que pueden y mueren por la Lays y la Pepsi que publicita Messi en enormes anuncios en pantallas led. Pero que ya no come ni bebe. Porque no son más que alimentos ultraprocesados, con toneladas de azúcar, sal y grasas trans “que es imposible que alguien coma para luego correr dos horas una cancha enorme”, dice la investigadora y periodista Soledad Barruti. “La teoría ´no importa lo que comas, lo importante es que te muevas´, que repiten cada vez que pueden Coca Cola o Pepsi a modo de deslindarse de cualquier responsabilidad sobre la epidemia de obesidad y diabetes tipo 2, es mentira”, asegura la autora de Malcomidos. “Ninguno de esos jugadores comen papas fritas con gaseosas ni desayunan Zucaritas. Y si lo hacen les va bastante mal”.

Alberto Rovira, médico principal de San Lorenzo, dijo a La Nación por qué es imposible que los chicos del acá lejano, en el potrero o en los clubes, se alimenten saludablemente como Messi. Aunque la nafta súper de la que habla el nutricionista parece no esconder nada más de lo que cualquier especialista sabe. Más allá del costo de los alimentos sin pesticidas ni herbicidas, “hacer una estructura de alimentación orgánica para 30 jugadores es muy difícil; porque después hay que trasladarla a los cuatro días que comen en su casa”. Y “hay muchos chicos que en inferiores sólo comen en el club".

Barruti cita al pediatra y endocrinólogo estadounidense, especialista en obesidad infantil, Robert H. Lusting: “La Coca Cola tiene cafeína, que es un estimulante mental y un diurético: eso es que te hace orinar agua. Tiene 55 mg de sal por lata: es como tomar pizza. ¿Qué sucede si tomás sodio y orinás agua? Te da más sed, claro. Entonces, ¿Por qué tiene tanta azúcar la Coca Cola? Para ocultar la sal. Más sal y más cafeína: ellos lo saben”.

A Messi el nuevo nutricionista le prohibió el azúcar. Principal componente de gaseosas y jugos que, “según el tamaño del vaso, (pueden incorporar) entre 500 y mil calorías. Por eso son señalados hace ya varios años como los mayores responsables de la obesidad que carga al planeta”.

¿Quién convence a los pibes del acá lejano de que tomar agua es rico si a mano tienen un jugo en polvo que es pura azúcar y colorantes industriales (un veneno perfecto) o, si está etiquetado como light, los mismos colorantes tóxicos más el aspartamo, un cancerígeno demostrado, pero con sabor?

Soledad Barruti ensaya un incómodo deseo: “Ojalá Messi, que ya hizo grandes millones promocionándoles (a los pibes del acá lejano) porquerías que les hacen daño tenga el altruismo para decir en los medios cómo come y por qué. Que no toma Pepsi ni come papas Lays, sino agua y ensaladas orgánicas”.

Pero hay algunos agravantes: el Estado implica a los responsables de la alimentación superindustrializada, procesada e infectada de agrotóxicos, en la salud de los chicos escolarizados. Es decir, destina la evaluación de la alimentación de los alumnos porteños a un grupo internacional (Instituto Internacional de las Ciencias de la Vida, ILSI) integrado por empresas como Monsanto, Syngenta, Bayer, Coca Cola y más. El programa que los invita, en otro oxímoron sistémico, es “Mi escuela saludable”.

Sin embargo, Clarín reproduce el estudio de Unicef (insospechada de antisistema) acerca de la bomba alimentaria que inocula obesidad y enfermedades evitables a los adolescentes más vulnerables, y replica textualmente “la mala calidad de los alimentos que reciben los adolescentes más pobres: consumen más productos con azúcar agregada, más grasas, y harinas, más bebidas azucaradas, como gaseosas y jugos, y tienen menos oportunidades de acceso a frutas y verduras”. Pero nada de esto está en las agendas de los gobernantes ocasionales. En realidad, está entre los pliegues más oscuros de sus agendas. En las tramas de los negocios y en el tejido del aquel país donde el acá lejano no accede jamás a la determinación de una sola puntada.

Donde se come, se vive y se muere según la urdimbre de los que deciden. En la canchita baldía o en la calle salvaje.


[ Imprimir este artículo ] [ Enviar a un amigo ] [ Ir a la cabecera ]
 

 
 

   APPS

   ARGENTINA

   DEMOCRACIA

   DERECHOS HUMANOS

   DESARROLLO/GLOBALIZACIÓN

   DIÁLOGO NORTE-SUR

   ECOLOGÍA VS ECONOMÍA

   ENLACES - LINKS

   ESPAÑA

   EUROPA

   GUATEMALA

   HONDURAS

   MÉXICO

   OLVIDADOS POR LA HISTORIA

   PUEBLOS INDÍGENAS DE AMÉRICA

   SOLIDARIDAD

   TRIBUNA LIBRE

   VENEZUELA



LISTA DE CORREO


�Desea participar al enrequecimiento de esta p�gina?

�Quiere denunciar alguna situaci�n?

Env�enos su art�culo a esta direcci�n de correo electr�nico:

   webmaster@respublicae.org

[ Mapa del sitio ] [ Ir a la cabecera ]

 


 
En la misma sección

Leer otros artículos :
El fascismo español prohíbe a Noelia Cotelo leer un libro de Emma Goldman
Aportes al Buen Vivir en el Iº Encuentro Intercultural
Marcela Mendoza: presa por sobrevivir
Aumenta el peligro de los agrotóxicos en Santa Fe
Entrevista: La lucha de las trolebuseras continúa
Tarifazo al Cine Argentino: Aumenta la entrada al Gaumont
"Nguellipun" tema adelanto de Awkan, metal Mapuche
Vigilia por el asesinato de Marielle Franco
Repudio a los dichos del Sr Ministro Lino Barañao
Corpachada- Ceremonia a la Pachamama

EN LA RED :
Un monde de pauvreté
Cuanto peor, mejor: la torre de control ordena el despegue de los conflictos que vienen
Subte: Volvieron las medidas de fuerza por conflicto salarial
Guerra total: Triaca aplicó una multa de más de 800 millones al gremio de Moyano
Automotrices avanzan con suspensiones y retiros, por caída de ventas y exportaciones
Las mujeres en la villa abortamos y hablamos de aborto
Alerta y movilización en defensa del FONID
Repudio a la represión de la comunidad del Lof Lafken Winkul Mapu

[ Ir a la cabecera ]
 

Portada En breve Mapa del sitio Redacci�n


Respublicae.Org es un portal abierto que se nutre de los trabajos de muchos colaboradores ben�volos externos, de diferentes origen e ideolog�a. Por lo tanto, los administradores de este portal no se hacen responsables de las opiniones vertidas en los art�culos que aqu� se publican.
Copyright © RESPUBLICAE.ORG 2003-2007
Sitio web desarrollado con SPIP, un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Dise�o © Drop Zone City & Respublicae.Org