Publicado en línea el Martes 17 de enero de 2023, por Martina Neyra

La manifestación “para protestar contra las políticas opresivas del Estado” se convocó el año pasado y estaba previsto que comenzara este 6 de enero. (tinyurl.com/52m3n4t5)

En el momento de escribir estas líneas, se desconoce el resultado de la misma, ya que el represivo sistema carcelario dificulta enormemente la comunicación entre las personas encarceladas y el exterior.

¿Se ha producido la huelga? ¿Sigue en pie? ¿Fue reprimida y los organizadores represaliados, o el movimiento está creciendo?

“Reconocer una huelga de prisiones y su alcance va en contra de la sabiduría imperante en la administración penitenciaria”, explicó Jared Ware en Prisma el 11 de noviembre. “En 2018, en vísperas de la huelga nacional de prisiones, las asociaciones de prisiones abogaron por el uso de campañas de desinformación, cuando se trata de la resistencia de los presos, para gestionar la interrupción y desalentar una mayor participación.” (tinyurl.com/ycxbdcxp)

Sabremos más a medida que las noticias lleguen a los familiares y aliados cercanos de los implicados. Sin embargo, que la huelga se haya producido no es el único factor determinante de la victoria.

Con el valiente espíritu de la Rebelión de Attica, estos activistas encarcelados en el Departamento Penitenciario de Pensilvania (PA DOC) no se dejaron intimidar por el riesgo que corrían al convocar una huelga.

En primer lugar, se pusieron en contacto con sus compañeros y estudiaron sus quejas. Escucharon y aprendieron, una táctica organizativa fundamental.

A continuación, los miembros del SPARC redactaron una lista de reivindicaciones: acabar con el acoso sexual y las violaciones por parte del personal de los centros de mujeres;acabar con el acoso y el racismo en todos los centros;aumentar los salarios de todos los trabajadores: salario mínimo para los trabajadores cualificados y los trabajadores informáticos;acabar con la externalización del correo a Florida;acabar con la externalización del economato a Secure Pak;Acabar con los precios abusivos de las tabletas;

permitir las visitas por vídeo en las tabletas;aprobar la Ley Geriátrica;acabar con la cadena perpetua por asesinato en segundo grado;permitir la libertad condicional para los condenados a cadena perpetua;comida adecuada y comestible servida a la temperatura requerida;

poner fin a los abusos en régimen de aislamiento;

permitir a los presos de la RHU (Unidad de Alojamiento Restringido) pedir comida;abrir la sala de visitas a los niveles anteriores a la pandemia;abrir todos los comedores;proporcionar más tiempo de recreo/ejercicio al aire libre seguido de duchas;criterios para [obtener] la conmutación en lugar de decisiones arbitrarias;libertad condicional para todos después de 15 años;sentencias planas;días de picnic familiar en las visitas;visitas conyugales;y celdas individuales para quienes las deseen.

Solidaridad entre prisioneros en Alabama y Pensilvania

En una declaración emitida en noviembre de 2022, SPARC categorizó al DOC de PA como el “enemigo de la seguridad pública y los derechos humanos”.

Al revisar las demandas, uno sólo puede imaginar las crueles y deplorables condiciones a las que estos miembros de la clase trabajadora se enfrentan cada día. Se les niegan las necesidades humanas básicas: alimentación adecuada, actividad física, higiene, vivienda y vínculos familiares afectuosos. Además, están constantemente amenazados por un sistema punitivo opresivo.

Los activistas encarcelados del SPARC subrayaron su solidaridad con los huelguistas encarcelados de Alabama. Esto es una referencia a la huelga de miles de trabajadores encarcelados en 31 prisiones de Alabama. Esa huelga comenzó en septiembre de 2022 e interrumpió el funcionamiento normal de las instalaciones, cuando los trabajadores encarcelados de los servicios de alimentación, lavandería y otras áreas participaron en un paro laboral.

Algunas de las reivindicaciones de Alabama son las mismas que las planteadas en Pensilvania, incluida la eliminación de la cadena perpetua sin libertad condicional y la agilización de los procesos de puesta en libertad de personas mayores y permisos médicos.

Con un toque de ironía, los miembros del SPARC expresaron su afinidad con Alabama afirmando que Pensilvania es Filadelfia y Pittsburgh, con Alabama en medio. Las tendencias ultraderechistas del centro de Pensilvania están bien documentadas. También es donde se encuentran las instalaciones penitenciarias estatales, que emplean a residentes procedentes de algunas de las poblaciones más racistas y supremacistas blancas.

Estas poderosas palabras de los activistas del SPARC ponen de relieve de forma convincente que el Estado carcelario es irremediablemente defectuoso y debe ser abolido: “En el SPARC llevamos años organizándonos en las cárceles de Pensilvania. Hemos estado construyendo nuestro movimiento centrándonos en abordar las luchas que se están produciendo en este momento. Está claro por el hecho de no volver al procedimiento normal pre-COVID que la administración tiene la intención de mantenernos bajo restricciones elevadas indefinidamente. No sólo eso, sino que hay muchos problemas con el sistema de injusticia de Pensilvania que no están siendo remediados por políticos y abogados.

“Tenemos la intención de poner de nuestra parte. Las prisiones son modernas plantaciones de esclavos, que sólo dan beneficios a nuestros explotadores si trabajamos. Cuantos más seamos los que nos neguemos a trabajar para el amo de los esclavos, menos podrá funcionar el sistema.

Tenemos el poder de cerrarlo y cambiar las condiciones para mejor”.

Solidaridad con nuestros compañeros de detrás de los muros. Su valor debe inspirarnos. Su audaz acción constituye una victoria. ¡Liberadlos a todos!

Fuente: https://www.workers.org/2023/01/68607/


[ Imprimir este artículo ] [ Enviar a un amigo ] [ Ir a la cabecera ]
 

 
 

   APPS

   ASIA

   DEMOCRACIA

   DERECHOS HUMANOS

   DESARROLLO/GLOBALIZACIÓN

   DIÁLOGO NORTE-SUR

   ECOLOGÍA VS ECONOMÍA

   ENLACES - LINKS

   ESTADÍSTICAS

   EUROPA

   LATINOAMÉRICA

   OLVIDADOS POR LA HISTORIA

   SOLIDARIDAD

   TRIBUNA LIBRE



LISTA DE CORREO


�Desea participar al enrequecimiento de esta p�gina?

�Quiere denunciar alguna situaci�n?

Env�enos su art�culo a esta direcci�n de correo electr�nico:

   webmaster@respublicae.org

[ Mapa del sitio ] [ Ir a la cabecera ]

 


 
En la misma sección

Leer otros artículos :
Varios diputados de Podemos se solidarizan con los refugiados con una huelga de hambre
Industrialización y sustitución de importaciones
La Maison-Blanche se convertit à la démocratie, par Thierry Meyssan
La polarización existe
Afganistán. La invasión que dejó hambre y miseria
Maduro rechaza el “golpe mediático y judicial” contra Rousseff y Lula
El FMI, asustado por los efectos de su propia receta en Brasil: "soplan vientos muy fríos"
CUBA.-EU.- Ninguna de cal y dos de arena
Subjefe del ejército israelí advierte de brotes de radicalización de tipo nazi en su país
La eternidad de «Campos de Castilla» de Antonio Machado

EN LA RED :
Deux États de l’Union européenne vers la rupture des relations diplomatiques avec la Russie
La guerre en Ukraine pour maintenir l’Union européenne sous tutelle, par Thierry Meyssan
L’Europe entière est un champ de bataille, par Manlio Dinucci
¿Se puede reparar el motor de arranque del coche?
La Russie réclame le jugement d’Angela Merkel et de François Hollande
L’affaire de Dniepro provoque la révocation du conseiller en communication de Zelensky
La Justice impérialiste s’effrite, par Thierry Meyssan
Contrairement à ce qu’ils prétendent, les États-Unis importent massivement du pétrole russe

[ Ir a la cabecera ]
 

Portada En breve Mapa del sitio Redacci�n


Respublicae.Org es un portal abierto que se nutre de los trabajos de muchos colaboradores ben�volos externos, de diferentes origen e ideolog�a. Por lo tanto, los administradores de este portal no se hacen responsables de las opiniones vertidas en los art�culos que aqu� se publican.
Copyright © RESPUBLICAE.ORG 2003-2007
Sitio web desarrollado con SPIP, un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Dise�o © Drop Zone City & Respublicae.Org