Publicado en línea el Sábado 14 de enero de 2023, por Alfredo Iglesias

El 8 de enero de 2023, grandes multitudes de personas, vestidas con los colores de la bandera brasileña, llegaron a la capital del país, Brasilia. Invadieron el edificio federal y la Corte Suprema y destrozaron la propiedad pública. Este ataque de los alborotadores era muy esperado ya que los invasores habían estado planeando “manifestaciones de fin de semana” durante días en las redes sociales.

El 1 de enero, Luiz Inácio Lula da Silva (conocido como Lula) fue juramentado formalmente como presidente de Brasil, pero durante su toma de posesión no hubo tal tumulto. Era como si los vándalos estuvieran esperando hasta que la ciudad estuviera tranquila y cuando el propio Lula estuviera fuera de la ciudad. A pesar de toda la jactancia del ataque, fue un acto de extrema cobardía.

El hombre a quien Lula derrotó, el expresidente brasileño Jair Bolsonaro, no estaba cerca de Brasilia. Ni siquiera estuvo en Brasil. Escapó antes de la toma de posesión —presumiblemente para escapar del enjuiciamiento— a Orlando, Florida, en los Estados Unidos. Pero incluso si Bolsonaro no estaba en Brasilia, los bolsonaristas, como se conoce a sus seguidores, estaban en todas partes. Antes de que Bolsonaro perdiera las elecciones ante Lula el 30 de octubre de 2022, Le Monde Diplomatique Brasil sugirió que Brasil iba a ver “bolsonarismo sin Bolsonaro”. El partido político con mayor bloque en la Cámara de Diputados y el Senado de Brasil es el Partido Liberal, de extrema derecha, que sirvió como vehículo político de Bolsonaro durante su presidencia. La mancha tóxica de la derecha permanece tanto en los órganos electos como en las redes sociales.

Los dos responsables de la seguridad pública en Brasilia, Anderson Torres, secretario de seguridad pública del distrito federal e Ibaneis Rocha, gobernador del distrito federal, son cercanos a Bolsonaro. Torres era ministro en el gobierno de Bolsonaro y estaba de vacaciones en Orlando durante el ataque; Rocha se tomó la tarde libre, señal de que no quería estar en su escritorio durante el ataque. Por su complicidad en el atentado, Torres fue destituido de su cargo, y Rocha ha sido suspendido. El gobierno federal se ha hecho cargo de la seguridad y miles de “nazis fanáticos”, como los llamó Lula, han sido arrestados.

Los eslóganes y carteles que inundaron Brasilia eran menos sobre Bolsonaro y más sobre el odio que sentía por Lula y el potencial de su gobierno pro-popular. Los sectores de las grandes empresas, principalmente la agroindustria, están furiosos por las reformas propuestas por Lula. Este ataque fue en parte el resultado de la frustración acumulada que sienten las personas a las que se les ha hecho creer que Lula es un criminal, lo que los tribunales han demostrado que es falso, y en parte es una advertencia de las élites de Brasil.

La naturaleza irregular del ataque se asemeja al ataque del 6 de enero de 2021 contra el Capitolio de los Estados Unidos por parte de los partidarios del expresidente de los Estados Unidos, Donald Trump. Las ilusiones sobre los peligros de un presidente estadounidense comunista, Joe Biden, o un Lula comunista, parecen haber enmascarado la animosidad de las élites incluso ante el retroceso más leve de la austeridad neoliberal.

Vijay Prashad es un historiador, editor y periodista indio. Es escritor y corresponsal jefe de Globetrotter.

Traducción: Progreso Semanal.

Fuente (de la traducción): https://progresoweekly.us/la-extrema-derecha-brasilena-ya-es-un-cliche-politico/

Fuente (del origianl): https://peoplesdispatch.org/2023/01/10/the-brazilian-hard-right-are-already-a-political-cliche/


[ Imprimir este artículo ] [ Enviar a un amigo ] [ Ir a la cabecera ]
 

 
 

   APPS

   ASIA

   DEMOCRACIA

   DERECHOS HUMANOS

   DESARROLLO/GLOBALIZACIÓN

   DIÁLOGO NORTE-SUR

   ECOLOGÍA VS ECONOMÍA

   ENLACES - LINKS

   ESTADÍSTICAS

   EUROPA

   LATINOAMÉRICA

   OLVIDADOS POR LA HISTORIA

   SOLIDARIDAD

   TRIBUNA LIBRE



LISTA DE CORREO


�Desea participar al enrequecimiento de esta p�gina?

�Quiere denunciar alguna situaci�n?

Env�enos su art�culo a esta direcci�n de correo electr�nico:

   webmaster@respublicae.org

[ Mapa del sitio ] [ Ir a la cabecera ]

 


 
En la misma sección

Leer otros artículos :
“Soy actriz, cantante, hija, hermana, ¡tía puertorriqueña!”
Injerencia e intervencionismo neocolonial
Blanqueo y paraísos fiscales, el lado más oscuro del sistema financiero mundial
Lágrimas tras 47 años de retraso para quitar a Franco la Medalla del Trabajo
¿De dónde vienen los derechos?
(Fotos) Honduras Asamblea de la Articulación Popular Hondureña "Berta Cáceres"
Vivimos los peores mil días de nuestras vidas
Subte: campaña mentirosa de la empresa contra los trabajadores
Despertar anticolonial en África y regreso de los argumentos coloniales en Francia
El acuerdo final de la COP26 prorroga lo improrrogable

EN LA RED :
La déchéance du sponsor de Volodymyr Zelensky et de Hunter Biden
Podemos alerta sobre el incremento de la violencia en los Territorios Palestinos Ocupados y hace un llamamiento al fin de la ocupación y a un nuevo proceso de paz
Voltaire, actualité internationale, n°25
Deux États de l’Union européenne vers la rupture des relations diplomatiques avec la Russie
La guerre en Ukraine pour maintenir l’Union européenne sous tutelle, par Thierry Meyssan
L’Europe entière est un champ de bataille, par Manlio Dinucci
¿Se puede reparar el motor de arranque del coche?
La Russie réclame le jugement d’Angela Merkel et de François Hollande

[ Ir a la cabecera ]
 

Portada En breve Mapa del sitio Redacci�n


Respublicae.Org es un portal abierto que se nutre de los trabajos de muchos colaboradores ben�volos externos, de diferentes origen e ideolog�a. Por lo tanto, los administradores de este portal no se hacen responsables de las opiniones vertidas en los art�culos que aqu� se publican.
Copyright © RESPUBLICAE.ORG 2003-2007
Sitio web desarrollado con SPIP, un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Dise�o © Drop Zone City & Respublicae.Org