Publicado en línea el Jueves 5 de enero de 2023, por Caty R

Se está librando una guerra que se calcula que ha costado 600.000 vidas . Sus víctimas han sido testigos de espantosas violaciones a los derechos humanos y, trágicamente, la población civil ha sido blanco de ataques deliberados. Decenas de miles de mujeres han sido violadas. Ha durado dos años y sigue ocurriendo hoy, aunque lo más probable es que usted ni siquiera sepa dónde está esa guerra. A pesar de que ha causado muchas más muertes que la guerra de Ucrania, ha sido en gran medida obviada por los medios de comunicación occidentales.

El 4 de noviembre de 2020, cuando el primer ministro de Etiopía y premio Nobel de la Paz, Abiy Ahmed, anunció una ofensiva militar en el disputado territorio de Tigray, era difícil imaginar lo catastrófica que llegaría a ser. Una población de más de seis millones de personas, sometida a un bloqueo gubernamental, se ha visto empujada a una hambruna masiva, en la que niños pequeños mueren de desnutrición aguda. Tigray se ha transformado en un centro de violaciones convertidas en armas y apagones de Internet que agravan la tortura psicológica a la que se enfrentan las víctimas y familias como la mía, desesperadas por saber de sus seres queridos.

Antes de la guerra, Tigray contaba con 47 hospitales, 224 centros de salud y 269 ambulancias en funcionamiento. Hoy, más del 80% de los hospitales han sido dañados o destruidos a manos de los soldados etíopes y eritreos, y los servicios de ambulancias han desaparecido. Las estadísticas y la magnitud del sufrimiento humano significan que los ojos del mundo deberían estar puestos en Tigray, pero dos años después parece como si nadie estuviera mirando. Lo que resulta especialmente trágico es que la falta de atención no se debe a que la comunidad internacional y los medios de comunicación carezcan de recursos. En 2022 hemos visto lo que es posible cuando el mundo decide que merece la pena preocuparse por un conflicto y por las vidas destruidas por él.

Incomunicados

Mi familia es de Tigray y, desde que empezó la guerra, la comunicación con nuestros parientes ha sido escasa. La última vez que supe de mi tía fue gracias a una breve nota de voz en marzo en la que decía que se habían quedado sin dinero y sin medicamentos, y que la situación era desesperada. No hemos vuelto a saber de ella.

Como la comunicación es limitada en algunas regiones, algunos tigrinos que viven en el extranjero no se enteraron de la muerte de sus seres queridos hasta pasado más de un año. Muchos trigrinos en la diáspora se han resignado a que, cuando se restablezcan por completo las comunicaciones, es probable que se enteren de más pérdidas y sufrimientos.

El 2 de noviembre de 2022, las partes en conflicto firmaron un acuerdo de paz que fue celebrado en silencio. Algunos esperaban que fuera el primer paso hacia la justicia y una paz duradera. Sin embargo, semanas después llegaron noticias de que las tropas eritreas habían saqueado ciudades y desplazado, detenido y asesinado a civiles en Tigray. Sigue sin saberse con certeza cómo se investigará y se llevará ante la justicia a los autores de los abusos contra la población civil , sobre todo teniendo en cuenta que los abusos continúan.

Decidimos no mirar

Para Occidente, esta guerra, que en su mayor parte ha tenido lugar en la oscuridad, plantea importantes interrogantes sobre la forma en que los medios de comunicación informan sobre los conflictos y las crisis humanitarias . Nos recuerda la oscura realidad de que no todos los conflictos ni todas las crisis humanitarias son iguales, sin importar cuán terrible sea el coste humano.

Es una tragedia que Tigray se haya convertido en una catástrofe olvidada. Mientras escribo esto, gran parte de Tigray sigue siendo inaccesible o ilocalizable, la crisis sanitaria es inmensa, y los civiles no tienen acceso a su dinero, pasan hambre y siguen aterrorizados por las milicias y los soldados.

Las preguntas siguen siendo cómo ha podido la comunidad internacional ignorar la muerte de cientos de miles de personas, y qué significa que se permita que ocurran tales injusticias. Al fin y al cabo, nuestra conciencia global debe admitir que, mientras se producía este baño de sangre, decidimos no mirar.

Magdalene Abraha es escritora y editora en Jacaranda Books.

Traducción de Julián Cnochaert

Fuente: https://www.eldiario.es/internacional/theguardian/africa-libra-guerra-brutal-hemos-decidido-no-mirar_129_9829905.html


[ Imprimir este artículo ] [ Enviar a un amigo ] [ Ir a la cabecera ]
 

 
 

   APPS

   ASIA

   DEMOCRACIA

   DERECHOS HUMANOS

   DESARROLLO/GLOBALIZACIÓN

   DIÁLOGO NORTE-SUR

   ECOLOGÍA VS ECONOMÍA

   ENLACES - LINKS

   ESTADÍSTICAS

   EUROPA

   LATINOAMÉRICA

   OLVIDADOS POR LA HISTORIA

   SOLIDARIDAD

   TRIBUNA LIBRE



LISTA DE CORREO


�Desea participar al enrequecimiento de esta p�gina?

�Quiere denunciar alguna situaci�n?

Env�enos su art�culo a esta direcci�n de correo electr�nico:

   webmaster@respublicae.org

[ Mapa del sitio ] [ Ir a la cabecera ]

 


 
En la misma sección

Leer otros artículos :
Las relaciones Cuba-EE.UU.: los retos que se anuncian para Cuba y América Latina (I)
Hambre
¿Dejará Bolsonaro algún bosque en la Amazonia?
El derecho humano al agua es incompatible con su gestión privada
12.4 millones de niñas se reconocen como población indígena y 211.000 como afrodescendientes
Interconectados, entrelazados y amenazados por la crisis ecológica
Litio: nuevo petróleo mexicano
¿El gobierno madrileño manipulando datos? ¡No hay precedentes de algo así!
Nueve de cada diez bolivianos han visto reducidos sus ingresos por el coronavirus
Slither.io el adictivo juego de las serpientes come-bolitas

EN LA RED :
Petro, Alberto Fernández, Mélenchon, Corbyn, Catarina Martins y Belarra firman una declaración por la paz en Ucrania en el primer aniversario de la guerra
La déchéance du sponsor de Volodymyr Zelensky et de Hunter Biden
Podemos alerta sobre el incremento de la violencia en los Territorios Palestinos Ocupados y hace un llamamiento al fin de la ocupación y a un nuevo proceso de paz
Voltaire, actualité internationale, n°25
Deux États de l’Union européenne vers la rupture des relations diplomatiques avec la Russie
La guerre en Ukraine pour maintenir l’Union européenne sous tutelle, par Thierry Meyssan
L’Europe entière est un champ de bataille, par Manlio Dinucci
¿Se puede reparar el motor de arranque del coche?

[ Ir a la cabecera ]
 

Portada En breve Mapa del sitio Redacci�n


Respublicae.Org es un portal abierto que se nutre de los trabajos de muchos colaboradores ben�volos externos, de diferentes origen e ideolog�a. Por lo tanto, los administradores de este portal no se hacen responsables de las opiniones vertidas en los art�culos que aqu� se publican.
Copyright © RESPUBLICAE.ORG 2003-2007
Sitio web desarrollado con SPIP, un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Dise�o © Drop Zone City & Respublicae.Org