Publicado en línea el Martes 11 de octubre de 2022, por Alfredo Iglesias

El domingo a la noche la céntrica avenida Paulista en San Pablo se pobló de una multitud ansiosa por saber si Lula había ganado la presidencia en primera vuelta. Miles de camisetas rojas identificadas con el PT se agolparon frente a la pantalla gigante que había instalado la cadena de noticias CNN para seguir el conteo oficial minuto a minuto. Como en el antiguo teatro griego cada vez que Bolsonaro sumaba un punto aparecían las máscaras del drama y la tragedia. Por el contrario, a medida que Lula mejoraba, afloraban las máscaras de la alegría.

Inducidos en gran medida por algunas encuestas que pronosticaban una victoria en primera vuelta gran parte del electorado de Lula pensaba que efectivamente esto sucedería. De allí el juego de las máscaras en más de una persona y la dificultad para valorar en su justa medida el 48,4 por ciento obtenido por Lula en la primera vuelta, a décimas de conseguir un rotundo triunfo. Las emociones tapaban la mirada equilibrada frente a una votación extraordinaria.

Producto de la multiplicidad de ofertas electorales y la crisis de los grandes partidos tradicionales, en los últimos años en muy pocos países de la región (y otras latitudes) se logra un triunfo en primera vuelta, y mucho menos se obtiene el 48 por ciento de los votos. Desde ya que hay casos excepcionales como Andrés Manuel López Obrador en México (53,1 en 2018), Alberto Fernández en Argentina (48,2 en 2019), Luis Arce en Bolivia (55,1 en 2020) o Xiomara Castro en Honduras (51,1 en 2021). Está muy lejos de ser la regla, ya que cada vez es más difícil conseguir una alta votación en primera vuelta. Así lo comprobaron Andrés Aráuz en Ecuador (32,7 en 2021), Pedro Castillo en Perú (18,9 en 2021), Gabriel Boric en Chile (25,8 en 2021) y el mismo Gustavo Petro en Colombia (40,3 en 2022).

Para poner en valor la extraordinaria votación de Lula hay que analizar el contexto de esta candidatura presidencial. Desde su surgimiento como líder obrero Lula fue perseguido y demonizado. Gobernó durante ocho años y sufrió el desgaste lógico de cualquier gobernante. Su sucesora, Dilma Rousseff, fue destituida en 2016 en un juicio político amañado y donde un ignoto diputado -Jair Bolsonaro- reivindicó a quien la había torturado. El objetivo del establishment político, empresarial, judicial y mediático era claro: impedir que Lula regresara al poder el 1 de enero de 2019 y completara 20 años seguidos del PT en el poder (2003-2023). No estaban dispuestos a aceptarlo. Por eso, para sacarlo de la carrera presidencial, poco después de la destitución de Dilma, fue condenado a 12 años de prisión. En abril de 2018, a seis meses de la elección presidencial, entró a la cárcel donde estuvo casi dos años. El PT, de apuro, tuvo que elegir un reemplazante y Fernando Haddad consiguió apenas el 29,2 por ciento de los votos en la primera vuelta. Amén de la condena pública y humillaciones que sufrió, en el camino perdió a su compañera de más de cuarenta años y a uno de sus pequeños nietos.

Su regreso, aunque nunca se fue, muestra la vigencia de la figura política más importante del Brasil en los últimos 50 años. Como nos dijo Djalma Bom, compañero de Lula desde sus comienzos en el sindicato y el PT, “Lula es muy intuitivo y perseverante”. Bom, seguro del triunfo de Lula en segunda vuelta ya prepara la máscara de la alegría para salir a festejar en las calles el 30 de octubre. Sabe que Brasil lo necesita.

Pedro Brieger es sociólogo, docente universitario, analista internacional, director de NODAL y colaborador del Centro Latinoamericano de Análisis Estratégico (CLAE).

Fuente: https://www.nodal.am/2022/10/la-columna-de-pedro-brieger-brasil-alegria-o-desilusion/


[ Imprimir este artículo ] [ Enviar a un amigo ] [ Ir a la cabecera ]
 

 
 

   APPS

   ASIA

   DEMOCRACIA

   DERECHOS HUMANOS

   DESARROLLO/GLOBALIZACIÓN

   DIÁLOGO NORTE-SUR

   ECOLOGÍA VS ECONOMÍA

   ENLACES - LINKS

   ESTADÍSTICAS

   EUROPA

   LATINOAMÉRICA

   OLVIDADOS POR LA HISTORIA

   SOLIDARIDAD

   TRIBUNA LIBRE



LISTA DE CORREO


�Desea participar al enrequecimiento de esta p�gina?

�Quiere denunciar alguna situaci�n?

Env�enos su art�culo a esta direcci�n de correo electr�nico:

   webmaster@respublicae.org

[ Mapa del sitio ] [ Ir a la cabecera ]

 


 
En la misma sección

Leer otros artículos :
Podemos – En Comú Podem – En Marea exige el cierre de los CIE en su visita a todos los centros del país
Ana Pastor debe asumir la responsabilidad de su cargo, por las pruebas de selección en la convocatoria de empleo temporal en el grupo Aena
Los derechos humanos y la renta básica
La Enmienda XIII (2016): La esclavitud nunca se ha ido
Desaparecidas siete mujeres al día este año
Siria inicia recuento de votos tras elecciones legislativas
"Unos océanos sanos, un planeta sano"
El Sindicato de Estudiantes anuncia huelga los días 13 y 14 de abril
Adrián Vaíllo (objetor electoral): "No reconozco ninguna legitimidad moral a esta condena"
68 asesinatos en 69 días del año

EN LA RED :
David Brock, le spécialiste d’agit-prop des Clinton, au secours des Biden
Libye : le cri des esclaves étouffé par les ONG au Festival des Droits Humains
Seule la pluralité de l’information peut prévenir la guerre, par Serge Marchand, Thierry Meyssan
Le gouvernement Netanyahu renoue avec le « sionisme révisionniste »
Le numéro 16 de « Voltaire, actualité internationale » est paru
Zelensky piégé par Moscou et Washington , par Thierry Meyssan
La nouvelle guerre mondiale de l’Occident, par Manlio Dinucci
Las mejores escenas sobre apuestas en la televisión

[ Ir a la cabecera ]
 

Portada En breve Mapa del sitio Redacci�n


Respublicae.Org es un portal abierto que se nutre de los trabajos de muchos colaboradores ben�volos externos, de diferentes origen e ideolog�a. Por lo tanto, los administradores de este portal no se hacen responsables de las opiniones vertidas en los art�culos que aqu� se publican.
Copyright © RESPUBLICAE.ORG 2003-2007
Sitio web desarrollado con SPIP, un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Dise�o © Drop Zone City & Respublicae.Org