Publicado en línea el Viernes 29 de julio de 2022, por Franck Gaudichaud

Estas son una serie de afirmaciones que son falsas al hablar sobre la propuesta de nueva constitución a plebiscitarse el próximo 4 de septiembre. Muchas de ellas clasificadas de ““Fake News””, o sea noticias falsas, elaboradas para generar un círculo de desinformación y creencias equivocas sobre un hecho determinado o un escrito, como es el caso del documento constitucional.

Si bien los “Fake News” no es un tema nuevo, existiendo desde principios de la historia de las comunicaciones y el periodismo, son principalmente las redes sociales las que han facilitado la difusión de contenido engañoso, falso o fabricado; toda vez que permiten que los usuarios sean productores y consumidores de contenidos a la vez. Es a través de las redes sociales que se genera un circuito vicioso, replicando miles de veces un discurso de desinformación en cuestión de minutos; situándonos en un contexto de posverdad, en donde los hechos objetivos son menos importantes a la hora de modelar la opinión pública, que las apelaciones a la emoción o a las creencias personales, instalando los temores y miedos enfrentados al voto informado.

Sobre lo mismo, días atrás un panelista de televisión advertía sobre los peligros que traía la nueva constitución, al contra preguntarle donde estaba escrito lo que afirmaba, decía abiertamente que no estaba, pero lo que ellos tenían era miedo. Cabe preguntarse entonces, si ¿es en realidad el miedo que puede tener a sus supuestos, o es el miedo que quieren imponer en la población votante?.

La articulación de falsedades para que sean percibidas como una verdad, llevan consigo una colusión de intencionalidades que pretenden instaurar ideas erróneas en los elementos de base con las que se toman decisiones; teniendo una claridad que muchas veces tomamos decisiones sobre los temores que pesan sobre nuestras necesidades más básicas, pero también sobre la seguridad que tenemos sobre ellas. Es así como el foco de la desinformación nos guía directamente a nuestros miedos y temores, a la inseguridad de perder lo poco y nada que hemos obtenido, por ello al terror que significaría esa nueva constitución, basada en falsedades, que nos quieren instaurar. No es más que un ataque mediático terrorista de las “Fake News”.

No enfrentamos a un pauteo de elementos discursivos, que son repetidos constantemente por diferentes personeros y figuras de connotación publica, que dejan instaladas las dudas una y otra vez. Se permiten realizarnos una interpretación de lo que muchas veces no esta escrito, sino en las intencionalidades supuestas y de los puntos en los que le interesa dejar para sembrar esas dudas y temores; enfocados directamente en la sensación de seguridad, pero también en la pertenencia e identidad.

El terrorismo mediático de las “Fake News”, se ha instalado en la discusión cotidiana, en el seno de nuestras familias y en los círculos de amistades. Las argumentaciones basadas en lo que escuche, lo que dice la tele o el twitter de alguien desconocido, son más fuertes que lo que dice el documento mismo que se somete a votación. El terror impuesto en la discusión lleva a mayores divisiones dentro de la sociedad, que aquellas que dicen que traerá la propuesta constitucional. Se infunde el terror con la plurinacionalidad, con el reconocimiento de los pueblos originarios, así como con las diversidades y disidencias, que siempre han estado relegadas y invisibilizadas dentro de nuestra sociedad. El verdadero temor que imponen es que aquellos que siempre han sido relegados por la sociedad, ahora sean reconocidos e incluidos dentro de la misma y sean participes de las diferentes instancias del Estado. El temor es a la construcción de nuevas vías de democracia representativa, que rompan con la dicotomía de los partidos políticos elitistas y dominantes en los últimos años. Es un terror impuesto a que se contemplen y resguarden los derechos sociales, acabando con el paradigma de un estado subsidiario, que privilegia a algunos cuantos.

El llamado al voto informado causa temor en los voceros de los discursos mediáticos falsos, ya que busca a que la gente se haga su propio criterio sobre el documento constitucional y no dejarse llevar por lo que dicen simplemente los medios. La toma de decisiones y el voto, debe de ser informado, sin darle tregua a los ataques terroristas de los “Fake News”.

*Francisco Ramírez Varela es Trabajador Social, Dr. en Cultura y Educación en América Latina. Académico Universidad de las Américas.


[ Imprimir este artículo ] [ Enviar a un amigo ] [ Ir a la cabecera ]
 

 
 

   APPS

   ASIA

   DEMOCRACIA

   DERECHOS HUMANOS

   DESARROLLO/GLOBALIZACIÓN

   DIÁLOGO NORTE-SUR

   ECOLOGÍA VS ECONOMÍA

   ENLACES - LINKS

   ESTADÍSTICAS

   EUROPA

   LATINOAMÉRICA

   OLVIDADOS POR LA HISTORIA

   SOLIDARIDAD

   TRIBUNA LIBRE



LISTA DE CORREO


�Desea participar al enrequecimiento de esta p�gina?

�Quiere denunciar alguna situaci�n?

Env�enos su art�culo a esta direcci�n de correo electr�nico:

   webmaster@respublicae.org

[ Mapa del sitio ] [ Ir a la cabecera ]

 


 
En la misma sección

Leer otros artículos :
La centralidad del capital financiero en la solución europea a la crisis
Conoce el perfil del político de izquierda
Derecho a réplica
Las mpymes y su circunstancia en Cuba
El inmigrante número 1
Mónica García Prieto recibió el “Anguita Parrado”
La escuela austríaca y la apología del capitalismo
TeleSur a los emancipados lo que CNN a los imperialistas
Diez circunstancias que nos abocan a una nueva pandemia
Amor a la guerra

EN LA RED :
La Turquie souhaite adhérer à l’OCS
La Russie offre 300 000 tonnes d’engrais aux pays en voie de développement
5 claves para divertirte responsablemente con juegos de azar
En España pronto requerirá el DNI o biomarcadores que demuestren la edad del jugador
Cómo hacer compost en casa
Cómo hacer compost en casa
La Pologne entre en guerre contre la Russie
La tecnología avanzada detrás de los casinos online

[ Ir a la cabecera ]
 

Portada En breve Mapa del sitio Redacci�n


Respublicae.Org es un portal abierto que se nutre de los trabajos de muchos colaboradores ben�volos externos, de diferentes origen e ideolog�a. Por lo tanto, los administradores de este portal no se hacen responsables de las opiniones vertidas en los art�culos que aqu� se publican.
Copyright © RESPUBLICAE.ORG 2003-2007
Sitio web desarrollado con SPIP, un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Dise�o © Drop Zone City & Respublicae.Org