Publicado en línea el Miércoles 13 de octubre de 2021, por Alfredo Iglesias

Brasil, el país más poblado y con mayor territorio de América Latina y el Caribe, ha sido conducido por el gobierno de Jair Bolsonaro hacia el abismo geopolítico y hacia la pérdida de sus posibilidades de convertirse en una potencia mundial al dar la espalda a los procesos de integración de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), el Mercado Común del Sur (MERCOSUR) y la Unión de Naciones Sudamericanas (UNASUR) que, en el periodo 2003-2016, le abrieron las puertas para convertirse en un jugador estratégico internacional.

Durante los gobiernos del Partido de los Trabajadores (PT) con Lula da Silva y Dilma Rousseff, Brasil no solamente tuvo un proceso de crecimiento y desarrollo económico y social como nunca antes, sino que se posicionó, enarbolando los postulados de la integración regional, como un importante interlocutor de la política internacional conformando el Acuerdo Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica (BRICS) marcando las políticas y los rumbos de la humanidad.

Por el contrario, en la actualidad con el díscolo Bolsonaro, con posiciones ultraconservadoras, neoliberales y de fanatismo religioso, se ha convertido en uno de los países que marcha a la deriva como lo muestra su performance económica con caídas continuas de su economía, sus políticas erráticas para enfrentar la pandemia de la covid-19, sus posiciones racistas contra los pueblos indígenas y negros y favorables a los grandes terratenientes y su emulación a Donald Trump acompañada de su sometimiento a las políticas intervencionistas de Estados Unidos en la región.

Coincidió con Mauricio Macri de Argentina, Sebastián Piñera y Lenin Moreno de Ecuador en destruir UNASUR bajo la influencia de Washington, que aprovechó para fortalecer a la Organización de Estados Americanos (OEA) y crear el Grupo de Lima para debilitar a los países con políticas nacionalistas, bolivarianas y antiimperialistas e inclusive respaldar y coordinar los golpes de Estado y las intervenciones diplomáticas, económicas y militares. El caso más nítido fue la participación del embajador de Brasil en Bolivia, Octavio Henrique Dias, en el golpe de Estado de noviembre de 2019 y el reconocimiento inmediato al gobierno de facto.

El fracasado intento de anular políticamente a Lula da Silva con un juicio apócrifo y luego de haberlo detenido durante diecinueve meses (2018-2019) y la ejecución del Golpe de Estado contra la presidenta Dilma Rousseff en 2016, el dirigente del PT y antiguo dirigente metalúrgico ha vuelto a las lides políticas y tiene un amplio respaldo popular que lo presenta como favorito de ganar las elecciones presidenciales del próximo año y dar pasos para que Brasil salga fortalecido de la encrucijada.

Este hecho permitirá retomar el proyecto integracionista bolivariano del que él fue parte desde 2004 junto a Hugo Chávez de Venezuela, Fidel Castro de Cuba, Evo Morales de Bolivia, Rafael Correa de Ecuador, Daniel Ortega de Nicaragua, José Mujica de Uruguay y Néstor Kirchner de Argentina, entre otros, y posicionar nuevamente a Brasil como líder regional con proyecciones históricas sobre la base de la unidad de la Patria Grande de los pueblos y gobiernos de América Latina y el Caribe.

Más aún en las actuales condiciones en las que la CELAC, presidida por el gobierno de México, encabezado por Andrés Manuel López Obrador, en su Sexta Cumbre Presidencial del pasado 18 de septiembre ha determinado profundizar la integración regional, denunciar el bloqueo y la intervención de Estados Unidos en Venezuela y Cuba, reivindicar la soberanía de Argentina en las islas Malvinas, demandar la independencia de Puerto Rico de su condición de colonia estadounidense y luchar conjuntamente contra la pandemia de la covid-19.

Se abren posibilidades importantes para que, con los nuevos liderazgos de Luis Arce de Bolivia, Pedro Castillo del Perú, Alberto Fernández de Argentina, Nicolás Maduro de Venezuela, Miguel Díaz Canel de Cuba, los de los países del Caribe y los procesos populares que avanzan en Chile y Colombia, la posición de la región tenga mayor fuerza para dialogar y negociar en mejores condiciones con China, Rusia, Estados Unidos o la Unión Europea, impulsando la integración de la Patria Grande.

Eduardo Paz Rada es sociólogo boliviano y docente de la UMSA.


[ Imprimir este artículo ] [ Enviar a un amigo ] [ Ir a la cabecera ]
 

 
 

   APPS

   ASIA

   DEMOCRACIA

   DERECHOS HUMANOS

   DESARROLLO/GLOBALIZACIÓN

   DIÁLOGO NORTE-SUR

   ECOLOGÍA VS ECONOMÍA

   ENLACES - LINKS

   ESTADÍSTICAS

   EUROPA

   LATINOAMÉRICA

   OLVIDADOS POR LA HISTORIA

   SOLIDARIDAD

   TRIBUNA LIBRE



LISTA DE CORREO


�Desea participar al enrequecimiento de esta p�gina?

�Quiere denunciar alguna situaci�n?

Env�enos su art�culo a esta direcci�n de correo electr�nico:

   webmaster@respublicae.org

[ Mapa del sitio ] [ Ir a la cabecera ]

 


 
En la misma sección

Leer otros artículos :
Coronavirus: Cambios en la demanda de transporte
Se nos fue el gran cronista y desmitificador de la Transición
La resistencia zapatista al saqueo y destrucción energética
Matemática e imaginación
El silenciamiento de Telesur en Argentina es una afrenta a la libertad de expresión regional
La pérdida de naturaleza, principal motor de las pandemias
“Escribo novelas para contar que el pasado no pude ser propiedad de nadie”
Des armes de destruction massive iraquiennes aux armes chimiques syriennes, par Thierry Meyssan
Equo: "Los ayuntamientos cobran a los vecinos por recogida de residuos que podrían ser gratis"
"Tooth & Nail", Billy Bragg. La mirada crepuscular de un rebelde

EN LA RED :
Trump lève 1 milliard de dollars pour Truth Social
Explosions dans la base US d’Al-Tanf
Macron apporte la tête de Cordahi à MBS
La candidature de Saïf el-Islam Kadhafi rétablie
Discours d’Emmanuel Macron à l’occasion du 4ème Sommet des chefs d’Etat et de gouvernement de l’Agence panafricaine de la Grande muraille verte, par Emmanuel Macron
Déclaration du Ministère russe des Affaires étrangères concernant les plans états-uniens d’organiser un "sommet pour la démocratie"
Jack Dorsey viré de Twitter
Où nous conduit l’axe Rome-Paris, par Manlio Dinucci

[ Ir a la cabecera ]
 

Portada En breve Mapa del sitio Redacci�n


Respublicae.Org es un portal abierto que se nutre de los trabajos de muchos colaboradores ben�volos externos, de diferentes origen e ideolog�a. Por lo tanto, los administradores de este portal no se hacen responsables de las opiniones vertidas en los art�culos que aqu� se publican.
Copyright © RESPUBLICAE.ORG 2003-2007
Sitio web desarrollado con SPIP, un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Dise�o © Drop Zone City & Respublicae.Org