Publicado en línea el Miércoles 14 de julio de 2021, por Alfredo Iglesias

Las luchas internas en la izquierda son duras. Pero las disputas personales son amargas y a menudo brutales. Tenemos que hablar sobre el porqué de las luchas por la dirección en nuestras organizaciones. Ciertamente, se apoyan en la defensa de las ideas. Pero hay que admitir que también hay rivalidades personales, por los más variados factores. Uno de ellos son los conflictos generacionales.

Hay muchas razones por las que cada uno de nosotros se compromete en la lucha socialista. Las personas son muy diferentes entre sí. Hay quienes luchan porque no pueden evitar resistir. Hay quienes perseveran porque son idealistas. A algunos les mueve, sobre todo, la indignación y la rabia, a otros la esperanza y la solidaridad.

Están los que luchan por los suyos, los que luchan por los demás, los que odian la injusticia, los que se enamoran de una idea, los que temen la catástrofe medioambiental o el peligro de las guerras. Unos no son mejores que otros. El mejor impulso es el que más dura.

¿Por qué algunos de nosotros aceptan el reto de asumir tareas de conducción? Cada uno de nosotros debe plantearse esta pregunta de forma radicalmente honesta. Al igual que la decisión de organizarse como militante, hay muchas y muy buenas razones para asumir el liderazgo. Pero es indispensable una voluntad apasionada de hacer la diferencia. No sirve el autoengaño en la forma disfrazada de desapego, desprendimiento o humildad que, a menudo, es el miedo a la responsabilidad. Militancia y riesgos

La militancia debe ser un compromiso de vida, no una carrera. La lucha política requiere experiencia, pero no puede ser un proyecto personal. No es ilegítimo tener aspiraciones personales, pero el arribismo es inaceptable. Imaginar que la izquierda sería invulnerable al arribismo, al personalismo y al individualismo sería pura ingenuidad.

La ambición degenera fácilmente en prestidigitación y, en su forma más exaltada, en mesianismo. La izquierda no necesita líderes “salvadores”, “elegidos”, “redentores”, “elegidos”. Este peligro no es irrelevante, en un país como Brasil, porque la tradición del caudillismo, por diversas razones, es inmensa. La trampa de idealizar los liderazgos es fatal. No sólo el dinero corrompe. El apetito de poder también deforma el carácter.

El peor modelo de funcionamiento es el que se apoya en la autoridad de un jefe incuestionable. La grandeza del gran líder es siempre una ilusión óptica. Nadie es infalible. La alternativa no tiene por qué ser un triunvirato en el papel de árbitro. El liderazgo colectivo es más complejo y lento, pero más fuerte y equilibrado.

Ya tenemos un amplio repertorio de experiencia en modelos de sucesión. Las transiciones, los cambios pueden ser naturales o artificiales, democráticos o manipulados, construidos o caóticos, planificados o turbulentos, consensuados o conflictivos, transparentes o palaciegos, justos o injustos. Siempre es complicado, y errar es común, por tanto. Sobre la militancia, la organización, el grupo social y el aparato

Los conflictos generacionales son ineludibles. El respeto, la lealtad y la confianza son fundamentales. La convivencia intergeneracional en las organizaciones de izquierda no es ni sencilla ni fácil. Hay potencialmente dos peligros. La primera es la fuerza inercial de la autoridad de los viejos. Puede convertirse en un obstáculo para el crecimiento de los más jóvenes. Una gerontocracia no puede ser el modelo principal de una corriente socialista.

La segunda es la ruptura generacional, el relevo brusco y, como consecuencia, la desmoralización de los veteranos. La ruptura del hilo de continuidad puede precipitar una deriva e incluso una fragmentación.

¿Cuál de los dos peligros es mayor? Depende de la historia y el contexto de cada corriente. Las presiones conservadoras para preservar los liderazgos más experimentados y prestigiosos son inexorables. También lo es la necesidad que sienten los cuadros más jóvenes de ser respetados.

La lucha interna es inevitable en cualquier agrupación política. Pero cuando el diseño de las disputas por los cargos coincide con una fractura generacional, se abre una peligrosa etapa de lucha por el liderazgo. La mayor responsabilidad está en manos de los mayores. Los jóvenes tienen derecho a ser temerarios, precipitados, atrevidos.

Hay tres factores que merecen ser examinados: (a) la dirección más fuerte es la más representativa del colectivo, la tradición y la renovación, la reputación y la lealtad; (b) la experiencia no debe confundirse con la capacidad; (c) la voluntad no debe confundirse con la fuerza.

Dos modelos son peligrosos: (a) no se prepara la sucesión y los viejos siguen siendo intocables; (b) se establece una solución legal para un problema político con límites de duración inflexibles, y se excluye a los viejos.

El reto de construir instrumentos de lucha estables y útiles es una apuesta por un proceso que tiene dimensiones históricas y supera la escala de los años. Hay que pensar en la escala de las largas duraciones. Una medida que va más allá del papel que, individualmente, ninguna persona puede cumplir. La formación de nuevos liderazgos es el reto de cualquier dirección. Esta es la fuerza de los colectivos.

Juntos no sólo somos más fuertes. Podemos ser mejores.

Fuente: https://jacobinlat.com/2021/07/09/lucha-por-la-direccion-y-conflictos-generacionales-en-la-izquierda/


[ Imprimir este artículo ] [ Enviar a un amigo ] [ Ir a la cabecera ]
 

 
 

   APPS

   ASIA

   DEMOCRACIA

   DERECHOS HUMANOS

   DESARROLLO/GLOBALIZACIÓN

   DIÁLOGO NORTE-SUR

   ECOLOGÍA VS ECONOMÍA

   ENLACES - LINKS

   ESTADÍSTICAS

   EUROPA

   LATINOAMÉRICA

   OLVIDADOS POR LA HISTORIA

   SOLIDARIDAD

   TRIBUNA LIBRE



LISTA DE CORREO


�Desea participar al enrequecimiento de esta p�gina?

�Quiere denunciar alguna situaci�n?

Env�enos su art�culo a esta direcci�n de correo electr�nico:

   webmaster@respublicae.org

[ Mapa del sitio ] [ Ir a la cabecera ]

 


 
En la misma sección

Leer otros artículos :
La disciplina del engaño
“Ellos no son patriotas”
La pedagogía de la solidaridad
Dónde hallar nuestro lugar
La Russie dénonce la dyarchie à l’Onu et aux États-Unis, par Thierry Meyssan
Superar el dogma de la democracia
Alrededor de 150 artistas, raperos, tuiteros, periodistas y políticos han sido condenados por delitos de opinión
El poder de las ideas hoy en Cuba
Otra vez el Tribunal israelí le niega la visita a la esposa del periodista al-Qiq, mientras este sigue al borde de la muerte
L’État français s’arroge un pouvoir de censure administrative

EN LA RED :
Deseo, vínculos e imaginarios: vías de fuga del canon occidental | Cursos de verano de la UCM
Noelia Vera en los cursos de verano de la UCM
Isa Serra en los cursos de verano de la UCM
Yolanda Díaz en los cursos de verano de la UCM.
Irene Montero en los cursos de verano de UCM
Mesa inaugural del curso de verano de la UCM de El Escorial: Alba González y Juan Carlos Monedero.
Reunión del Grupo Parlamentario de Unidas Podemos-En Comú Podem-Galicia en Común
Reunión del Grupo Parlamentario de Unidas Podemos-En Comú Podem-Galicia en Común

[ Ir a la cabecera ]
 

Portada En breve Mapa del sitio Redacci�n


Respublicae.Org es un portal abierto que se nutre de los trabajos de muchos colaboradores ben�volos externos, de diferentes origen e ideolog�a. Por lo tanto, los administradores de este portal no se hacen responsables de las opiniones vertidas en los art�culos que aqu� se publican.
Copyright © RESPUBLICAE.ORG 2003-2007
Sitio web desarrollado con SPIP, un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Dise�o © Drop Zone City & Respublicae.Org