España

Publicado en línea el Miércoles 5 de noviembre de 2003, por Oswaldo Roses

Las guerras no las deciden los pueblos, sino las deciden determinantemente los gobiernos. La gente lo que exige más bien es un bienestar y unos derechos de libertad, no exige la fabricación de armas, ni el apartarse del mundo cultural y económicamente, ni el rechazar la solidaridad necesaria, ni el tapar -para una imagen falsa de bienestar al exterior- sus verdaderos problemas de convivencia.

La gente, en resumidas cuentas, está demasiado pisoteada por
los "cabreos" de los políticos, por sus caprichos del algastar
el dinero en justificaciones de inseguridad extrapolada a las delimitaciones más cercanas a ella -su calle, su vivienda, su aeropuerto, etc.-, como si quisieran atar todos los cabos sueltos de la inseguridad de todo el mundo, aumentando las filas del ejército, interviniendo, invadiendo, consternando, enloqueciendo, consiguiendo que estalle al fin una animadversión sin salida.

Bush dice que hay más seguridad en el mundo; eso no se lo cree
él mismo ni tras dormir tres días seguidos. EE.UU., antes de
que Bush reinara en la política, había conseguido dar por zanjada la "guerra fría" favoreciendo excelentes relaciones internacionales, había conseguido una postura más dialogante sobre desarme y descontaminación, y había conseguido distender algo el conflicto de Oriente Próximo.

Aznar también dice que hay más seguridad en el mundo; pero
España, antes de él, sólo era compromisaria -junto a lo que tenía más cerca y junto a la ONU- de los asuntos internacionales con una postura mucho más neutral y... sensata, sin verse obligada a meterse -como lo ha hecho- en "la boca del lobo" de los conflictos más graves prácticamente por obsesión de poder o por ansia de protagonismo.

En Colombia los políticos que gobiernan siguen una línea inamo
vible, y no se dan plenamente por "enterados" de que su problema se está culturizando demasiado -en atavismo- y, además, es divisorio generacionalmente de la sociedad colombiana.
Por eso, la solución no está en seguir en lo mismo ni en exterminar a los miles de personas que forman el otro frente que utiliza las armas, sino en crearles o acercarles a un marco político en donde se integren social y políticamente, en pedir colaboración a los países limítrofes, en difundir internacionalmente que el problema existe, en subvencionar y proteger a los que dejan el negocio de la "coca", en cederles cierta autonomía que los motive, en la culturización por medio de misioneros y de ONGs de las zonas de la guerrilla tras convenios humanitarios o de no-agresión con sus líderes, en compensar a los que abandonan las armas, en incentivar debates y foros para la convivencia, etc.
Aquí cabe mucho más, pero no mucho menos en una atención
más viva y más flexible frente los problemas.

En fin, los políticos no pueden desentenderse de lo que pasa,
de lo que verdaderamente importa, o dar el ultimátum por la fuerza para huir de sus propias incoherencias o miedos.


[ Imprimir este artículo ] [ Enviar a un amigo ] [ Ir a la cabecera ]
 

 
 

   APPS

   ARGENTINA

   BOLIVIA, golpe de estado

   COLOMBIA

   DEMOCRACIA

   DERECHOS HUMANOS

   DESARROLLO/GLOBALIZACIÓN

   DIÁLOGO NORTE-SUR

   ECOLOGÍA VS ECONOMÍA

   ECUADOR

   ENLACES - LINKS

   ESPAÑA

   EUROPA

   GUATEMALA

   HONDURAS

   MÉXICO

   OLVIDADOS POR LA HISTORIA

   PUEBLOS INDÍGENAS DE AMÉRICA

   SOLIDARIDAD

   TRIBUNA LIBRE

   VENEZUELA



LISTA DE CORREO


�Desea participar al enrequecimiento de esta p�gina?

�Quiere denunciar alguna situaci�n?

Env�enos su art�culo a esta direcci�n de correo electr�nico:

   webmaster@respublicae.org

[ Mapa del sitio ] [ Ir a la cabecera ]

 


 
En la misma sección

Leer otros artículos :
Carta abierta a Manuela Carmena
La cause possible de l’accident du Tupolev-154 à Sotchi, par Valentin Vasilescu
EEUU opuesto a clasificar a los aliados de Al Qaida como terroristas
Comunicado del PCE-EPK sobre actuación del Rector de la UPNA y la Policía Foral
Pesadilla mordiéndose la cola
El 1 de mayo se cierran las inscripciones para participar en el Festival Protesta
Participa espera el archivo del proceso contra Cristina Honorato y PAH Coria tras retirar el Santander los cargos
Europa Laica exige medidas de laicidad a los partidos para después dle 26J
Suman 272 muertos por el terremoto en Ecuador
Venezuela en la encrucijada

EN LA RED :
¿Qué es la inteligencia financiera y para qué sirve?
Emiliano Zapata: el hombre detrás del mito
¿Qué fue el Plan Marshall?
Coalición progresista. Un nuevo acuerdo para España
Le gouvernement libyen de l’Onu appele à l’aide, par Thierry Meyssan
Onu : la Chine et la Russie opposent leur 7ème et 8ème veto à la guerre contre la Syrie
Les deux France, par Thierry Meyssan
La Guerra Civil española

[ Ir a la cabecera ]
 

Portada En breve Mapa del sitio Redacci�n


Respublicae.Org es un portal abierto que se nutre de los trabajos de muchos colaboradores ben�volos externos, de diferentes origen e ideolog�a. Por lo tanto, los administradores de este portal no se hacen responsables de las opiniones vertidas en los art�culos que aqu� se publican.
Copyright © RESPUBLICAE.ORG 2003-2007
Sitio web desarrollado con SPIP, un programa Open Source escrito en PHP bajo licencia GNU/GPL.
Dise�o © Drop Zone City & Respublicae.Org